EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

OPINION

“Yo NO soy médico” – Alberto García Freire

  • La opinión de Alberto García Freire
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión, tanto en euskera como en castellano, podéis enviarlos a info@euskalnews.com

YO NO SOY MÉDICO

“Yo no soy médico”. En estos tiempos esta frase podría ir acompañada de: “y doy gracias por ello”. Es una frase que se repite bastante en las conversaciones pandémicas. Seguramente nuestra imagen de la profesión médica esté bastante influenciada por las series de televisión. Los médicos son trabajadores de una empresa y su remuneración depende del cumplimiento de las normas y protocolos que se indiquen. Hay quienes se atreven a cuestionar lo impuesto por sus superiores, por ello se enfrentan al descrédito y a ser sancionados duramente. El castigo ejemplar.

Al decir “yo no soy médico” descargamos la presión de la necesidad de conocimiento: “no tengo que saber, para eso están otros”. Lógicamente, para tener la experiencia clínica de un profesional de la medicina hay que ejercer como tal… pero para tener conocimientos sobre un tema concreto basta con buscar la información adecuada y estudiarla. A no ser que en las facultades de medicina utilicen técnicas secretas para que los alumnos asimilen conocimientos que para el resto de los mortales están vetados. Claro, buscar información y estudiarla nos roba el valioso tiempo que dedicamos a ver nuestras series favoritas. Y aprovecho este punto para sugerir a los fanáticos de la “verdad científica” si no les habrán cambiado el banco de la iglesia frente al púlpito por el sofá frente a la televisión.

Aceptemos la frase del comienzo y cambiemos al plural:

No somos médicos. Quizá por eso, cuando entramos en un hospital debemos tener confianza ciega en los protocolos y en el personal que nos atiende. Y no preguntemos mucho, que se pueden ofender. ¿Será que no saben que responder?

No somos médicos. Quizá por eso, nos carguen con la culpa de la evolución de la pandemia, convirtiéndonos en criminales por juntarnos con familiares y amigos. Ni que la gente se hubiera pensado que las vacunas protegen. ¿Quién ha dicho eso?

No somos médicos. Quizá por eso, mientras los fabricantes de medicamentos no pueden dar a conocer los datos completos de los estudios de seguridad y eficacia, ni los datos completos de la composición de los viales, amparados por el secreto comercial de sus patentes… a los ciudadanos nos presionan para compartir y mostrar nuestros datos médicos privados como condición para viajar y acceder a locales públicos.

No somos médicos. Quizá por eso, ante las dudas o preocupaciones sobre la salud de nuestros hijos, acudíamos a los pediatras. Y es lo que deberíamos seguir haciendo. Ante un tratamiento nuevo con autorización condicional, debemos consultar al pediatra, pedirle que nos dé por escrito todas sus recomendaciones y que nos dé una prescripción del medicamento, si se atreve.

¿Debemos aceptar que sean los políticos y los fabricantes de medicinas los que decidan sobre la salud y los tratamientos de nuestros hijos?

Somos personas, y como tales debemos mantener y fortalecer nuestra identidad y nuestro amor propio. No podemos ser rebaño. Tenemos que ser una comunidad, una red de personas que se respetan y se ayudan. Tanto si se impone la agenda del cambio social como si no, nos esperan tiempos difíciles, en nuestra mano está intentar afrontarlos de la mejor forma posible.

Alberto García Freire

Suscríbete
Notificar sobre
guest
0 Comentarios
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
error: Content is protected !!
1
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x