EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

OPINION

“A propósito de la ciencia” – Sonia Saz

  • La opinión de Sonia Saz
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión, podéis enviarlos a info@euskalnews.com

“A propósito de la ciencia”

No soy ni mucho menos la primera en darme cuenta de que vivimos en plena era cientificista, es decir que “la ciencia” ocupa prácticamente el lugar que antaño se reservara a la religión. Convertida en faro que alumbra nuestros pasos, acudimos a ella buscando seguridad, a la hora de conocer y también de decidir.

Lo que vengo a decir no es nada nuevo, pero creo que hay que decirlo, porque en mi día a día me doy cuenta de que entre la población general es algo completamente obviado: eso que llamamos ciencia, en lo que nos instan a depositar nuestra fe, está muy lejos de ser nada más que objetividad, o la verdad manifestada gracias a los medios que nos ha traído el “progreso”. “La ciencia” es un entramado muy complejo.

Por una parte tenemos el método científico que, en cuanto método, ha dado muy buenos resultados. Tiene sus campos de aplicación, especialmente aquellos con objetos reductibles a número y materia, entregando un rendimiento que resulta asombroso. Pero ni es infalible (su historia es la de la corrección de un error tras otro) ni vale para todo. No puede decirnos, por ejemplo, cómo debemos vivir. Ni puede responder tampoco a un sinfín de otras cuestiones que, precisamente por no poder ser reducidas a variables materiales y medibles, quedan fuera de lo que el método puede abordar y solamente por eso ya parecen descartarse: como la ciencia no puede hablarnos certeramente sobre ellas, para qué prestarles atención.

Luego tenemos la institución científica. Una institución humana, cruzada por conflictos de intereses y relaciones de poder palpitando en su seno, lo que significa que el método está siendo condicionado en su aplicación. Se fomentan unas investigaciones y se entorpecen otras, y de ahí surge una imagen del mundo irremediablemente sesgada, que sin embargo tomamos por total y verdadera.

Y, finalmente, están las personas que ponen en práctica el método. Esto es algo que especialmente me interesa señalar, debido a las circunstancias que actualmente atravesamos. Los científicos son personas, no dioses, ni siquiera santos. Por ser científico no se es automáticamente honesto, o valiente, o humanitario. Son personas expuestas a las mismas flaquezas que todas las demás. También ellos pueden sentir temor a perder su trabajo si no siguen ciertas “normas”, también ellos pueden no ver algo claro pero mirar para otro lado porque les resulta más cómodo, también ellos, en fin, pueden ser perfectamente sobornables. De nuevo, son personas, no seres sobrenaturales. No podemos dejar nuestras vidas en manos del criterio de “los expertos”, ciegamente, solo porque se supone que ellos son “los que saben”, ya que incluso con un comportamiento ético intachable ¡también en los distintos campos los expertos se contradicen entre sí!

Personalmente no tengo nada en contra de la ciencia. Muy al contrario: me apasiona el mundo de las ideas y el conocimiento, me intereso por sus aportes, reconozco su valor. Simplemente me gustaría que fuera mucho más patente en nuestra sociedad que “la ciencia” no se reduce a un método que aplicamos y nos entrega la verdad. El método en sí mismo ya tiene sus propias limitaciones, y además se ve condicionado de distintas maneras en su aplicación. Podemos aceptar su mérito y su utilidad, pero ponernos irreflexivamente en sus manos supone renunciar a ejercer el propio discernimiento, atender a la propia visión de la vida y de la existencia… Supone, en fin, renunciar a la propia conciencia. Una cosa es dejarse influenciar por un criterio que consideramos sólido o fundado y otra muy distinta es dejarse dirigir, más aún por una abstracción (en la que caben, por otra parte, potentes proyecciones de una psicología dependiente que rehúsa todavía su madura responsabilidad). Así que, con todo mi reconocimiento a la labor científica, nos invito a todos desde aquí a dejar sus faldas y explorar, a hacernos mayores y libres, a pesar del temor que inspira el no saber qué hay más allá.

Suscríbete
Notificar sobre
guest
4 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Juan
Juan
4 meses

Lo que mosquea y asusta ahora es que no hay debate científico inter pares, hay imposición de una sola versión supuestamente científica, la de las farmacéuticas, y muchos intereses espurios detrás de los que no hablan los políticos, ni los medios comprados. Y esto elimina la ciencia, para dar paso a la pseudociencia.

Carlos Bosch Benítez
Carlos Bosch Benítez
3 meses
Respuesta a  Juan

Creo que si algún día se sale de esta tiranía el papel sacerdotal que hasta ahora han tenido científicos y médicos va a quedar muy tocado…

tronchacadenas
tronchacadenas
4 meses

Esto que están haciendo ahora en nombre de la ciencia, no tiene nada que ver con sus principios, segun la autentica ciencia cualquier medicamento hay que someterlo a pruebas durante varios años para poder administrarlo en la población, incluso con enfermedades que realmente necesitaban un remedio, han tenido que esperar ese tiempo para poder usarlo, en cambio ahora se administran sustancias experimentales en niños que no las necesitan para nada, lo unico que estan haciendo es utilizar el nombre de la ciencia para hacer maldades, lo mismo que utilizaron la religion en epocas pasadas para hacer lo mismo.

Punto
Punto
4 meses

Los científicos no son solo potencialmente sobornables, sino que además, como cualquiera, tienen una ideología propia vital/personal, y eso manejado con habilidad, y dando voz solo a los científicos que ya llevan dentro el discurso y están dispuestos a aplicarlo a su trabajo, esos son más peligroso que los que se venden por dinero. Alguien que se mueve por principios inhumanos, tiene más fuerza que alguien que se mueve por lo material.

No sé si con el tiempo se me pasará, pero cuando oigo en boca de un “periodista” de un medio “prestigioso” la palabra CIENCIA ya me da hasta asco; la asocio a frío y suciedad, a idolatría y a mentira.

error: Content is protected !!
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x