EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

ECONOMIA

La “pandemia” es un bote salvavidas lanzado a una economía que se ahogaba

Las ovejas se pasan la vida temiendo al lobo, pero acaban siendo devoradas por el pastor
(Proverbio popular)

A estas alturas debería estar claro que la covid-19 es, esencialmente, un síntoma de que el capital financiero está desbocado. Más ampliamente, es un síntoma de un mundo que ya no es capaz de reproducirse aprovechando el trabajo humano, por lo que depende de una lógica compensatoria de dopaje monetario perpetuo. Mientras la contracción estructural de la economía basada en el trabajo infla el sector financiero, la volatilidad de este último sólo puede contenerse a través de las emergencias globales, la propaganda masiva y la tiranía de la bioseguridad. ¿Cómo podemos salir de este círculo vicioso?

Desde la tercera revolución industrial (la microelectrónica en los años 80), el capitalismo automatizado se ha dedicado a abolir el trabajo asalariado como sustancia propia. Ahora hemos superado el punto de no retorno. Debido al creciente avance tecnológico, el capital es cada vez más impotente frente a su misión de exprimir la plusvalía de la fuerza de trabajo. Con el desencadenamiento de la inteligencia artificial esto se convierte realmente en una misión imposible: se acabó el juego.

Esto significa que los fundamentos de nuestro mundo ya no residen en el trabajo socialmente necesario contenido en mercancías como los coches, los teléfonos o la pasta de dientes. Más bien, residen en especulaciones altamente inflamables apalancadas en deuda sobre activos financieros como acciones, bonos, futuros y, especialmente, derivados, cuyo valor se tituliza indefinidamente. Sólo la creencia religiosa de que la masa de estos activos produce valor nos impide ver el abismo que se abre bajo nuestros pies. Y cuando nuestra fe disminuye, la providencia divina interviene enviándonos a una hipnosis colectiva a través de relatos apocalípticos de contagio y sus correspondientes narraciones de salvación.

Sin embargo, la realidad es tozuda y sigue llamando a nuestra puerta. A medida que el tumor financiero se extiende por el cuerpo social, el capital opta por desatar su doble leviatánico, un vampiro que se alimenta de las emergencias globales y de los modelos de negocio anclados en la tecnología digital con el potencial de asegurar la totalidad de la vida en la tierra. La escritura está en la pared, una “dictadura blanda” ya nos está mirando. Hoy, resistir la marea significa defender la dimensión inviolable de la dignidad humana, punto de partida innegociable para la construcción de un proyecto social alternativo. Todavía estamos a tiempo, pero necesitamos conciencia crítica, coraje y despertar colectivo.

Pandexit en el país de los unicornios

¿Estamos cerca del Pandexit? El siguiente extracto de un reciente artículo de Bloomberg tiene la respuesta más probable: “Para cualquiera que espere ver la luz al final del túnel de Covid-19 en los próximos tres a seis meses, los científicos tienen malas noticias: prepárense para más de lo que ya hemos pasado”. Para desentrañar esta afirmación, supongamos que nuestro futuro se caracteriza por los siguientes acontecimientos 1. Los bancos centrales seguirán creando cantidades desmesuradas de dinero, en su mayoría destinadas a inflar los mercados financieros; 2. La narrativa del contagio (o similar) continuará hipnotizando a poblaciones enteras, al menos hasta que los Pasaportes Sanitarios Digitales estén totalmente implantados; 3. Las democracias liberales serán desmanteladas, y eventualmente reemplazadas por regímenes basados en un panóptico digitalizado, un Metaverso de tecnologías de control legitimadas por un ensordecedor ruido de emergencia.

¿Demasiado oscuro? No, si tenemos en cuenta que la montaña rusa de la crisis sanitaria (cierres seguidos de aperturas parciales que se alternan con nuevos cierres provocados por mini-olas) se parece cada vez más a un juego de roles global, en el que los actores se pasan la pelota para asegurarse de que el fantasma de la emergencia sigue circulando, aunque debilitado. La razón de este escenario depresivo es sencilla: sin el virus que justifica el estímulo monetario, el sector financiero apalancado por la deuda se colapsaría de la noche a la mañana. Sin embargo, al mismo tiempo, el aumento de la inflación unido a los cuellos de botella en la cadena de suministro (especialmente en los microchips) amenaza con una recesión devastadora.

Este círculo vicioso parece imposible de superar, por lo que las élites no pueden dejar de lado la narrativa de la emergencia. Desde su perspectiva, la única salida parece implicar la demolición controlada de la economía real y su infraestructura liberal, mientras los activos financieros siguen inflándose artificialmente. Esto último incluye trucos cínicos de lavado verde financiero como la inversión en valores ESG, una laguna legal disfrazada de medio ambiente para legitimar una mayor expansión de la deuda. Con el debido respeto a las Greta Thunberg de nuestro entorno, esto no tiene nada que ver con salvar el planeta.

Más bien, estamos asistiendo a la disolución acelerada del capitalismo liberal, que ya está obsoleto. El panorama es objetivamente deprimente. Los intereses financieros y geopolíticos mundiales estarán asegurados por la recolección masiva de datos, los libros de contabilidad en cadena de bloques y la esclavitud por medio de aplicaciones digitales que se venden como innovación potenciadora. En el centro de nuestro predicamento se encuentra la despiadada lógica evolutiva de un sistema socioeconómico que, para sobrevivir, está dispuesto a sacrificar su marco democrático y abrazar un régimen monetario apoyado por la ciencia y la tecnología de propiedad corporativa, la propaganda de los medios de comunicación y las narrativas de desastre acompañadas de un nauseabundo filantrocapitalismo pseudohumanitario.

Al apelar a nuestro sentimiento personal de culpa por “destruir el planeta”, los próximos bloqueos climáticos son la continuación ideal de las restricciones de Covid. Si el Virus fue el aperitivo aterrador, ya se está sirviendo una generosa porción de ideología de la huella de carbono mezclada con la escasez de energía como comida principal. Uno a uno se nos está convenciendo de que nuestro impacto negativo en el planeta merece ser castigado. Primero aterrorizados y regimentados por Virus y ahora avergonzados por dañar a la Madre Tierra, ya hemos interiorizado el mandato medioambiental: nuestro derecho natural a vivir debe ganarse mediante el cumplimiento de los diktats ecológicos impuestos por el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial, y ratificados por los gobiernos tecnócratas con su policía. Este es el realismo capitalista en su forma más cínica.

La introducción de los Pasaportes Sanitarios Digitales (¡hace sólo un año ridiculizados como teoría de la conspiración!) representa una coyuntura crítica. El etiquetado de las masas es crucial para que las élites se ganen nuestra confianza en una estructura de poder cada vez más centralizada que se vende como una oportunidad de emancipación. Tras cruzar el Rubicón de la identificación digital, es probable que la represión continúe suave y gradualmente, como en la famosa anécdota de Noam Chomsky: si arrojamos una rana a una olla de agua hirviendo, saldrá inmediatamente con un salto prodigioso; si, por el contrario, la sumergimos en agua tibia y aumentamos lentamente la temperatura, la rana no notará nada, incluso disfrutará de ella; hasta que, debilitada e incapaz de reaccionar, acabará hirviendo hasta morir.

La predicción anterior, sin embargo, debe contextualizarse en un escenario conflictivo y profundamente incierto. En primer lugar, ahora hay pruebas (aunque muy censuradas) de una auténtica resistencia popular a la pandemia psico-op y al Gran Reajuste en general. En segundo lugar, las élites parecen estar estancadas y, por lo tanto, confusas en cuanto a la forma de proceder, como lo demuestra el hecho de que varios países hayan optado por desescalar la emergencia sanitaria. Merece la pena reiterar que el enigma es, fundamentalmente, de naturaleza económica: cómo gestionar la extrema volatilidad financiera mientras se mantienen los capitales y los privilegios. El sistema financiero mundial es un enorme esquema Ponzi. Si los que lo dirigen perdieran el control de la creación de liquidez, la explosión resultante haría estallar todo el tejido socioeconómico de abajo. Simultáneamente, una recesión privaría a los políticos de toda credibilidad. Por ello, el único plan viable de las élites parece consistir en sincronizar la demolición controlada de la economía (colapso de la cadena de suministro global que da lugar a una “escasez de todo”), con el despliegue de una infraestructura digital global para la toma de posesión tecnocrática. El tiempo es esencial.

Adicción de emergencia

Con respecto a una posible recesión, el analista financiero Mauro Bottarelli resumió la lógica de los vasos comunicantes de la pandeconomía de la siguiente manera: “es preferible un estado de emergencia sanitaria semipermanente a un desplome vertical del mercado que convertiría el recuerdo de 2008 en un paseo por el parque”. Como intenté reconstruir en un artículo reciente, la “pandemia” fue un bote salvavidas lanzado a una economía que se ahogaba. Estrictamente hablando, es un evento monetario destinado a prolongar la vida de nuestro modo de producción impulsado por las finanzas y enfermo terminal. Con la ayuda del virus, el capitalismo intenta reproducirse simulando unas condiciones que ya no existen.

He aquí un resumen de los fundamentos económicos del covid. El rescate de septiembre de 2019 del sector financiero -que, tras once dichosos años de Quantitative Easing, estaba de nuevo al borde de un ataque de nervios- supuso una expansión sin precedentes del estímulo monetario: la creación de billones de dólares con la varita mágica de la Reserva Federal. La inyección de esta cantidad desmesurada de dinero en Wall Street sólo fue posible apagando el motor de Main Street. Desde el punto de vista del topo capitalista miope, no había alternativa. No se puede permitir que el dinero creado por ordenador en forma de bytes digitales caiga en cascada sobre los ciclos económicos sobre el terreno, ya que esto provocaría un tsunami inflacionista a la manera de los años 20 de Weimar (que dio paso al Tercer Reich), sólo que mucho más catastrófico para una economía estancada y globalmente interconectada.

Inevitablemente, la (cautelosa) reapertura de las transacciones basadas en el crédito en la economía real ha provocado un aumento de la inflación, lo que ha supuesto un mayor empobrecimiento sobre el terreno. El poder adquisitivo de los salarios se ha visto mermado, al igual que los ingresos y el ahorro. Vale la pena recordar que los bancos comerciales se sitúan en la interfaz entre el mundo mágico del dinero digital de los Bancos Centrales y el páramo arrasado por la emergencia que habita la mayoría de los mortales. Por lo tanto, cualquier expansión salvaje de las reservas de los Bancos Centrales (dinero creado de la nada) desencadena la inflación de los precios tan pronto como los bancos comerciales filtran el efectivo (es decir, la deuda) a la sociedad.

El propósito de la “pandemia” era acelerar la macrotendencia preexistente de expansión monetaria, a la vez que se posponían los daños inflacionarios. Siguiendo a la Reserva Federal, los banqueros centrales del mundo han creado océanos de liquidez, devaluando así sus monedas en detrimento de las poblaciones. Mientras esto continúa, el turbo-capital transnacional de las élites sigue expandiéndose en la órbita financiera, absorbiendo aquellas pequeñas y medianas empresas que ha deprimido y destruido. En otras palabras, no existe el almuerzo gratis (para nosotros). La máquina de imprimir dinero del Banco Central sólo funciona para el 0,0001% – con la ayuda de Virus, o una amenaza global de igual tracción.

En la actualidad, parece que los banqueros centrales se están entregando al noble arte de la procrastinación. El consejo de la Fed se reunirá de nuevo a principios de noviembre de 2021, y se anuncia que el taper (reducción del estímulo monetario) comenzará en diciembre. Sin embargo, con la burbuja de Covid que se está desinflando, ¿cómo van a afrontar las élites los tipos de interés cero y la financiación directa del déficit? En términos más explícitos: ¿qué nuevo “evento contingente” o “intervención divina” les sacará del apuro? ¿Serán los extraterrestres? ¿Un ataque ciberterrorista al sistema bancario? ¿Un tsunami en el Atlántico? ¿Juegos de guerra en el sudeste asiático? ¿Una nueva guerra contra el terrorismo? La lista de la compra es larga.

Mientras tanto, los ciudadanos de a pie están atrapados en un doble vínculo asfixiante. Si el crédito debe ponerse a disposición de las empresas, los Bancos Centrales deben contener la inflación, lo que sólo pueden hacer… ¡drenando el crédito! La inflación galopante sólo puede evitarse conteniendo los efectos perturbadores de la creación excesiva de dinero; es decir, poniendo de rodillas a las sociedades basadas en el trabajo. La mayoría de nosotros acabamos aplastados entre la inflación de los precios de los bienes esenciales y el drenaje deflacionario de la liquidez a través de la pérdida de ingresos y la erosión de los ahorros. Y en una economía estancada con una inflación fuera de serie, cada transacción comercial suprimida se canaliza hacia los activos financieros.

Una herramienta que impide que la liquidez llegue a la economía real es el mecanismo de reposiciones a la inversa a un día (RRP) de la Reserva Federal. Mientras sigue inundando los mercados financieros con dinero recién impreso, gracias a los repos la Reserva Federal absorbe cualquier exceso de ese mismo efectivo que bombea a Wall Street. Efectivamente, un juego de suma cero de dar y recibir: por la noche, los operadores financieros depositan su exceso de liquidez en la Reserva Federal, que entrega como garantía los mismos bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas que drena del mercado durante el día como parte de sus compras de QE. En agosto de 2021, el uso de la Reserva Federal de RRP superó el billón de dólares, lo que llevó al Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) a duplicar el límite de RRP a 160.000 millones de dólares, a partir del 23 de septiembre de 2021.

Aquí, pues, está el elefante en la habitación: ¿cómo cuadrará el taper de la Fed con repos inversos de esta magnitud astronómica? ¿Es posible la tan esperada reducción del estímulo monetario con una burbuja financiera mundial alimentada por el apalancamiento a tipos de interés cero y el endeudamiento estructural? Pero, al mismo tiempo, ¿cómo pueden los banqueros centrales seguir ampliando su balance, cuando el doble golpe de estancamiento y aumento de la inflación (estanflación) está a la vuelta de la esquina?

La lógica de este mecanismo monetario es perversa. La “danza loca” solipsista del capital financiero se ha descontrolado mucho más allá de su locura habitual, y el día del ajuste de cuentas se acerca rápidamente. ¿Se puede evitar una recesión devastadora? La respuesta política actual parece movilizar la antigua sabiduría de que “tiempos extremos requieren medidas extremas”, lo que se traduce en que no se puede descartar ningún crimen contra la humanidad cuando se niega tan obstinadamente la implosión sistémica. ¿No es esto lo que la historia nos ha enseñado siempre?

La crisis que estamos viviendo no es epidemiológica. En primer lugar, se trata de ocuparse de la exposición financiera potencialmente catastrófica al riesgo tóxico y de la gestión asociada de la inflación. Basta con señalar que los banqueros centrales no consiguen aumentar los tipos de interés al 2%, cuando en los años 70 los subieron al 20% para combatir la inflación. Sin embargo, como nos recuerda Covid, las acrobacias financieras de la magnitud actual sólo funcionan bajo una cobertura de emergencia: bloqueos, cierres, restricciones, etc. El objetivo del encubrimiento es doble: 1. Ocultar el hundimiento del Titanic (la “sociedad del trabajo” impulsada por las finanzas); 2. Coordinar la aplicación de un colosal reseteo monetario basado en la depresión económica y el control centralizado de la vida de las personas.

Fascismo digital

Las consecuencias del capitalismo de emergencia son enfáticamente biopolíticas. Tienen que ver con la administración de un excedente humano cada vez más superfluo para un modelo reproductivo ampliamente automatizado, altamente financiarizado e implosivo. Por ello, el “pasaporte vírico”, la “vacuna” y el “pase covídico” son la Santísima Trinidad de la ingeniería social. Los “pasaportes de virus” están destinados a entrenar a las multitudes en el uso de carteras electrónicas que controlan el acceso a los servicios públicos y el sustento personal. Las masas desposeídas y redundantes, junto con los incumplidores, son los primeros en ser disciplinados por los sistemas digitalizados de gestión de la pobreza supervisados directamente por el capital monopolista. El plan es tokenizar el comportamiento humano y colocarlo en los libros de contabilidad de la cadena de bloques gestionados por algoritmos. Y la propagación del miedo global es el palo ideológico perfecto para conducirnos hacia este resultado.

Mientras los debates públicos son silenciados por la censura y la intimidación, estamos siendo escoltados hacia una distopía biotecnocapitalista cuyo carácter infernal probablemente se manifestará plenamente con la próxima crisis global. Esto justificaría el despliegue de las Monedas Digitales de los Bancos Centrales (CBDC), que, en palabras de Agustín Carstens (director general del Banco de Pagos Internacionales), otorgarán “un control absoluto sobre las normas y regulaciones que determinarán el uso de ese pasivo del Banco Central [es decir, el dinero], y tendremos la tecnología para hacerlo cumplir”. El dinero digital vinculado a la identidad digital es la abreviatura de la servidumbre monetaria de alta tecnología, que se extenderá primero a los desempleados (por ejemplo, los beneficiarios del UBI), y potencialmente a la mayoría de nosotros. Cuando Larry Fink (director general de BlackRock) dice que “los mercados prefieren los gobiernos totalitarios a las democracias”, será mejor que le creamos.

Separar a la población en función de su estado de vacunación es un logro de época propio de los regímenes totalitarios. Si la resistencia es sofocada, se introducirá un DNI digital obligatorio para registrar la “virtuosidad” de nuestro comportamiento y regular nuestro acceso a la sociedad. Covid era el caballo de Troya ideal para este avance. La Alianza ID2020, respaldada por gigantes como Accenture, Microsoft, la Fundación Rockefeller, MasterCard, IBM, Facebook y la omnipresente GAVI de Bill Gates, lleva tiempo planeando un sistema global de identificación digital basado en la tecnología blockchain. A partir de aquí, es probable que la transición al control monetario sea relativamente suave. Los CBDCs permitirían a los banqueros centrales no sólo rastrear cada transacción, sino especialmente cerrar el acceso a la liquidez por cualquier razón que se considere legítima. El proyecto de “digitalización de la vida” también incluye un “pasaporte de Internet” que, sujeto a revisiones periódicas, excluiría de la red a cualquiera que se considere indigno. En caso de que la puntuación de crédito social caiga por debajo de cierto nivel, encontrar un trabajo, viajar u obtener préstamos dependería de someterse voluntariamente a “programas de rehabilitación”. Es de suponer que habrá un mercado negro para los marginados.

Una de las piedras angulares del fascismo histórico fue la industria controlada por el gobierno sin dejar de ser de propiedad privada. Es bastante sorprendente que, a pesar de la abrumadora evidencia de las puertas giratorias sistemáticas entre el sector público y el privado, la mayoría de los intelectuales públicos no se hayan dado cuenta todavía de que es hacia donde nos dirigimos. El escritor italiano Ennio Flaiano dijo una vez que el movimiento fascista está formado por dos grupos: los fascistas y los antifascistas. Hoy en día, cuando la mayoría de los autoproclamados antifascistas están apoyando silenciosamente o con entusiasmo el giro autoritario medicalizado, esta paradoja es más relevante que nunca.

De la teoría de la conspiración a la paranoia exitosa

La epistemología de la teoría de la conspiración impulsa gran parte de la propaganda actual como retórica de la exclusión. El rechazo a priori del “pensamiento paranoico” deja a la narrativa oficial como única portadora de la verdad, independientemente de la verificación empírica. Por lo tanto, como argumenta Ole Bjerg, “la verdadera patología emerge del lado de las reacciones de la corriente principal contra los llamados teóricos de la conspiración […] en forma de un estado epistémico de excepción, que amenaza con socavar el funcionamiento del debate público y la crítica intelectual” (1). En otras palabras, la paranoia califica la posición de esos Torquemadas modernos cuyos tribunales de inquisición silencian cualquier pensamiento ‘herético’ que se atreva a apartarse de los dogmas del capitalismo de emergencia. La acusación generalizada contra los “negacionistas paranoicos” y los “antivacunas” es sintomática no sólo de la disolución del vínculo democrático, sino sobre todo de un contagio de enfermedad ideológica nunca antes experimentado a escala mundial.

Como sostenía Jacques Lacan en los años sesenta, el poder capitalista funciona desapareciendo, haciéndose secreto e invisible, disimulando así no sólo su autoridad sino también su impotencia. Todo parece funcionar espontáneamente en el capitalismo, como si nadie diera ni obedeciera órdenes, sino que se limitara a seguir sus deseos espontáneos: “Lo que llama la atención, y lo que nadie parece ver, es que en virtud del hecho de que se han aireado las nubes de la impotencia, el significante maestro sólo parece aún más inexpugnable […] ¿Dónde está? ¿Cómo se puede nombrar? ¿Cómo localizarlo, si no es a través de sus efectos asesinos, por supuesto?” (2). ¿Debemos alistar a Lacan en el ejército de los teóricos de la conspiración? Mientras que el amo tradicional se apoya en la autoridad simbólica, el amo capitalista delega la autoridad en la objetividad intangible de su modus operandi. Tal y como ha puesto de manifiesto el neoliberalismo, se renuncia oficialmente al dominio, pero simultáneamente se reafirma en su forma renunciada, por ejemplo como “liderazgo”. Y el punto de Lacan es que esta estratagema abre el espacio para formas más profundas e insidiosas de manipulación.

Al igual que los medios de comunicación corporativos, hoy en día a muchos lacanianos les encanta ridiculizar a los “teóricos de la conspiración”. Típicamente, lo hacen citando el lema de Lacan de que “no hay tal cosa como un gran Otro”, así que, en última instancia, nadie puede estar conspirando detrás de las cortinas. O, citando un artículo reciente de Slavoj Zizek, “no hay necesidad de inventar pandemias y catástrofes climáticas, ya que el sistema las produce por sí mismo”. Pero estos argumentos no dan en el blanco, pues pasan por alto cómo el poder funciona precisamente ocupando la inconsistencia ontológica del gran Otro, manipulándola a su favor. Dicho de otro modo: si hay un inconsciente, la conspiración y la manipulación son inevitables. El éxito de cualquier estructura de poder depende de su capacidad para armar el estatus autocontradictorio de su universo de sentido contra las masas neuróticas.

A pesar de todo su hegelianismo, aquí Zizek pasa por alto el carácter especulativo del poder (capitalista): las contradicciones sistémicas son el fundamento mismo y la sangre vital de cualquier edificio de poder. La artimaña especulativa elemental del poder es que convierte la inconsistencia ontológica en condición de posibilidad. Esto es claramente visible en el “giro autoritario” del capitalismo contemporáneo, que se basa en el uso ideológico de las emergencias. En última instancia, estas emergencias son reales sólo en la medida en que son emergencias capitalistas, desplegadas en el momento adecuado para promover los intereses del capital. La suposición de que escaparán o subvertirán la estructura de poder existente ignora hasta qué punto ya funcionan para el poder capitalista. Mi lectura de Covid como producto de la volatilidad financiera es coherente con esta postura especulativa: la contingencia pandémica es una necesidad capitalista, y como tal fue apoyada desde el principio por un formidable aparato ideológico.

La retórica de la exclusión que anima el discurso público sobre el covid puede describirse a través de lo que Lacan, tomando prestado a Freud, denominó “paranoia exitosa”, que “bien podría parecer que constituye la clausura de la ciencia” (3). Esencialmente, la “clausura” se refiere a la creencia positivista en la objetividad científica, que se construye sobre el rechazo (la exclusión) del “sujeto del inconsciente” como fuente de cuestionamiento, duda y error. En el contexto de la teoría del discurso de Lacan, la paranoia exitosa se alinea con un sistema de creencias hiper-eficiente asegurado por la “curiosa cópula entre el capitalismo y la ciencia” (4). El poder de lo que hoy se promueve unilateralmente como “ciencia real” (tan real que prohíbe la duda, prohíbe el debate y promueve la censura) se asemeja al poder de una nueva religión, como advirtió Lacan en 1974: “La ciencia está en proceso de sustituir a la religión, y es aún más despótica, obtusa y oscurantista” (5). Y el capitalismo se apoya en la ciencia y la tecnología al igual que capitaliza la salud, uno de los negocios más rentables del mundo.

La “ciencia” que se nos ordena seguir está secuestrada por las élites financieras y sus compinches políticos, funcionando así como una barrera contra la conciencia de que “nuestro mundo” se está desmoronando. La verdadera ciencia, que sigue operando detrás de la espesa cortina de la censura, nunca impondría mandatos dictatoriales como los que siguen vigentes en los países democráticos de todo el mundo. La fe ciega en la “ciencia Covid”, por tanto, delata un deseo desesperado de aferrarse al poder capitalista, incluida su mutación autoritaria. Sin embargo, la historia del progreso científico muestra que la ciencia es, fundamentalmente, un discurso centrado enfáticamente en lo que le falta. Todos los grandes avances científicos se basan en un principio de insuficiencia: la conciencia de que la verdad, como causa del conocimiento, es ontológicamente ausente. O, citando a Lacan “Il n’y a de cause que de ce qui cloche” (“Sólo hay causa en lo que no funciona”)(6) Esta es la ciencia por la que vale la pena luchar.

Mientras que los presupuestos impulsores del sistema (la relación de creación de valor entre el capital y el trabajo) han dejado de funcionar, el señuelo de Covid permite al capitalismo, una vez más, suspender cualquier indagación seria sobre su enfermedad estructural y su transformación en curso. La clínica de la neurosis nos muestra hasta qué punto el neurótico medio quiere un amo, cuya función es asegurarle que su mundo se asienta sobre bases sólidas. Los neuróticos están a menudo tan desesperadamente apegados a su estructura de poder que se convierten en pervertidos para asegurar su funcionamiento, como un masoquista que entrega con entusiasmo el látigo a su dominatrix. La perversión funciona como una orden para disfrutar de la relación de poder, y los sujetos contemporáneos a menudo se someten fácilmente al poder en un intento desesperado por consolidarlo. Por desgracia, las estructuras conservadoras de la neurosis y la perversión suelen ser compartidas por las “mentes progresistas” (incluidos los liberales y los izquierdistas radicales), cuyo compromiso se limita a señalar la virtud o a participar en los juegos de la vergüenza de la teoría de la conspiración.

Sin embargo, no todo está perdido. A pesar de la imparable convergencia de la ciencia y el capitalismo en el establecimiento de un sistema de creencias hermético que excluye la disidencia, nuestro exitoso universo paranoico no logrará totalizar su estructura. Paradójicamente, la actual represión de la humanidad puede ser la mejor oportunidad para una oposición radical al régimen de acumulación capitalista que se avecina y a su implacable chantaje de emergencia.

(1) Ole Bjerg, Conspiracy Theory: Truth Claim or Language Game?, Theory, Culture & Society, 2016, pp. 1-23 (6).
(2) Jacques Lacan, The Seminar of Jacques Lacan, book 17, The Other Side of Psychoanalysis, trans. Russell Grigg, New York: Norton, 2007, pp. 177-78.
(3) Jacques Lacan, Écrits. The First Complete English Edition, trans. Bruce Fink (New York: W. W. Norton, 2006), p. 742.
(4) Lacan, 2007, p. 110.
(5) Jacques Lacan, Freud Forever: An Interview with Panorama, trans. Philip Dravers, Hurly Burly 12, 2015, pp. 13-21 (18).
(6) Jacques Lacan, The Seminar of Jacques Lacan, Book 11, The Four Fundamental Concepts of Psychoanalysis, trans. Alan Sheridan, New York: W. W. Norton, 1998, p. 22.

Escrito por Fabio Vighi en The Philosophical Salon (vía mpr21)

Suscríbete
Notificar sobre
guest
4 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Maria Teresa
Maria Teresa
7 meses

Yo lo resumo en in pis pas. La plandemia es otra maniobra de los de siempre , los AMOS del mundo para mantenernos aborregados , al menos a muchos , no a todos . Mientras van poniendo en marcha el siniestro reseteo , el bueno , o el malo, da igual.Pero a demás es la utilización de la humanidad en todo el planeta como laboratorio , en grandes dimensiones y en vivo. Están probando que toxina y con cuanta posología se elimina o enferma a una gran parte de la población empzando por los ancianos que son nuestra memoria histórica , siguiendo ppr los deviles de salud. Y Ya de paso, terminan de esterilizar a la mayoría de la población. Esto ultimo llevan mucho tiempo haciendolo. Solo teneis que preguntarle a Enric Costa Vercher.

Jabitxu
Jabitxu
7 meses
Respuesta a  Maria Teresa

Excelente artículo, que guardo en mi archivo… y difundo (en la medida de mis posibilidades)

Solo añadir, que la Ciudadanía está sola: no tiene NINGÚN aparato de masas (Partido, Colectivo, Agrupación…) que se desmarque de la Agenda de las Élites.
Por si fuera poco, el nivel de la Ciudadanía… ¡tsk, tsk, tsk!

Karlo
Karlo
7 meses
Respuesta a  Jabitxu

Bai, Jabitxu!

Covadonga
Covadonga
6 meses

¡Bravo,Bravo! Maravilloso ensayo, he sentido pena de terminarlo. Lastima que no alcance a un ingente número de lectores. Ha sido fuente de luz y claridad que me ha disipado las sombras de estos dos obscuros y enigmáticos años que estamos viviendo. Muchas gracias.

error: Content is protected !!
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x