EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

OPINION

“NO (como derecho y deber)” – Olga Ordóñez

  • La opinión de Olga Ordóñez
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión, tanto en euskera como en castellano, podéis enviarlos a info@euskalnews.com

NO (como derecho y deber)

¿Dónde están esas gentes cuando se las necesita, a las que se les llena la boca con el “no es no”? Yo les voy a decir dónde: escondidas en sus madrigueras porque ahora no conviene, ya que el tamboril que tocan sus gerifaltes está en silencio; y la flauta suena al son del ¡sí, sí, mi amo! ¿Y, dónde está ese feminismo combativo? Como mujer me siento indignada con su silencio ante lo que está aconteciendo.

¿Dónde la defensa de nuestros derechos? Esos derechos por los que lucharon las primeras sufragistas, dignas de admiración; el derecho al voto (que otorgaba a las mujeres su mayoría de edad, negada indignamente durante generaciones y que ahora nos parece tan normal), el derecho a la educación, a heredar, a nuestra sexualidad, a comprar y a vender, a manejar nuestros bienes, a nuestra libre circulación y un largo etcétera. El derecho a decidir los engloba a todos ellos, ése que se nos está negando ahora como si la población, en su conjunto, fuera menor de edad.

¿Dónde está en estos momentos esa reivindicación sobre el derecho a elegir con respecto a nuestro propio cuerpo? Ese derecho inalienable que ha de ser también el de los demás, pues nada tiene valor si no se convierte en universal, si no se hace extensivo al resto de los seres humanos.

En la situación en la que estamos se ve claramente, al igual que en otras ocasiones, cómo lo que tenemos es un feminismo de cartón piedra, de pandereta, que se entretiene en memeces mientras le roban por la trastienda.

Nunca he compartido eso de que el feminismo es lo contario del machismo (afirmación usada por desconocimiento, o por intencionalidad malsana), pues mi feminismo es el universal, con principios universales, que se nos deben a todos los seres humanos libres e iguales en dignidad y derechos.

Y, ¿qué derecho hay más notable que el de velar por nuestra salud, cuando pretenden obligarnos a inocularnos unas substancias experimentales que ya están dañando a mucha gente, mientras muchos que deberían manifestarse callan?

Estas inoculaciones que los esbirros de este régimen del terror llaman hipócritamente “no obligatorias” (porque saben que es ilegal ponerlas contra la voluntad de alguien), pero que están imponiendo (usando como herramienta sus “pasaportes” de pega) mediante chantajes de todo tipo, quitándole a los ciudadanos, entre otros muchos, hasta el derecho al trabajo, el derecho a ser atendido en los centros hospitalarios en igualdad de condiciones y el derecho a proteger a sus hijos de medicamentos experimentales que no necesitan en absoluto. No puede haber nada más abyecto, nada más inmoral.

Al hecho de forzar la intimidad corporal de una persona, sin su consentimiento, se le llama violación. Parece ser que, en este caso, a las pseudofeministas, no les preocupa.

El decir NO a los abusos que se están cometiendo contra la población en estos momentos, no sólo es un derecho; sino un deber moral.

No es no. ¿Qué parte no han entendido?

Suscríbete
Notificar sobre
guest
2 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Aurora
Aurora
3 meses

Completamente de acuerdo. Fantástico artículo. Gracias.

Em
Em
3 meses
Respuesta a  Aurora

Me cuesta aludir a feministas, aun así, estoy de cuerdo con este artículo en cuanto a que toda persona que sufra discriminación debe ser amparada, aquí estamos sufriendo una persecución continua, para empezar, se nos tilda de antivacunas, ¡qué tipo de encasillamiento / insulto es este! Esto ocurre en el mejor de los casos, cuando no se recurre a difamarnos con un ¡NEGACIONISTAS!, siempre acompañado de ese tono que va entre el desprecio y la burla.
Siempre he apoyado a grupos que sufren discriminación, incluyéndoles de distintas formas posibles. Hoy no me siento apoyada por ninguno de ellos. No es el apoyo a mi y a mi grupo de no vacunados, es el apoyo a toda la sociedad, a lo que se nos viene encima si seguimos sumisos.
Disfrutando del “privilegio” del “pasaporte de la vergüenza” solo se pierden derechos… Es la marca de la discriminación más pura, la marca del que castiga, del que coacciona.
Utilizando tu pasaporte de la vergüenza, estás
reforzando el crear un nuevo grupo de exclusión, un grupo en el que puedes entrar en cualquier momento si no cumples las normas que están por venir…

error: Content is protected !!
1
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x