EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

POLITICA

Think Tanks: Tanques de manipulación, instrumentos de adoctrinamiento

  • La opinión de Aitziber Mondéjar, colaboradora habitual de #EuskalNews
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión, tanto en euskera como en castellano, podéis enviarlos a info@euskalnews.com

Think Tanks: Tanques de manipulación, instrumentos de adoctrinamiento.

Think tank se traduce como tanque de pensamiento. Son organizaciones sin ánimo de lucro, formadas por supuestos expertos que analizan, investigan y reflexionan sobre todo tipo de temas: desde economía hasta alimentación, pasando por la energía o el ámbito militar.

Sus investigaciones son fuente de consulta para periodistas, profesores y divulgadores de todo rango, quienes, apoyándose en el supuesto estatus de estas organizaciones, difunden sus investigaciones y sus conclusiones, como si fueran “palabra de dios”.

Asociados en un comienzo a instituciones académicas, militares, grupos políticos e incluso empresas privadas, este modelo estadounidense de construcción de ideas influyentes se multiplica como las setas. El objetivo de todas ellas es generar un impacto social con sus investigaciones.

No es un secreto que este modus operandi ha servido para legitimar las narrativas y políticas de los regímenes de turno o los movimientos de oposición, ofrecer un rol de auditor de los actores públicos y canalizar fondos a movimientos y otros actores políticos” (Wikipedia).

Tampoco hace falta devanarse los sesos para deducir que estas organizaciones sin ánimo de lucro deben tener algún otro ánimo y ser muy rentables, puesto que sólo en España, desde 2014, año en el que se registraban 66 think tanks, hemos alcanzado la cifra de 95 organizaciones de este tipo en 2021, todas financiadas por “no se sabe bien quién”. Y es que, aunque oficialmente todas estén vinculadas a alguna institución, la financiación de casi todas tiende a ser bastante oscura.

En 2014, según una investigación realizada por Transparify (financiada por Open Society Foundation, que todos sabemos a quién pertenece), sólo 21 de 169 think tanks consultados a nivel global, daban cuentas claras de quiénes eran sus financiadores. De esas 21 organizaciones, consideradas transparentes, solo una era española (FRIDE).

El informe sobre transparencia de 2018 ponía a la española CIDOB (Barcelona Centre for International Affairs)i en los primeros puestos de transparencia del ranking mundial. Por otro lado, en la lista de Global Go To Think Tank de 2020, CIDOB aparece en el octavo puesto de los mejores think tanks independientes. Su página web demuestra que todos sus proyectos son financiados casi exclusivamente por instituciones públicas: Diputaciones y Ayuntamientos catalanes, Gobierno Español, Comisión europea, Parlamento europeo y en varios casos, también La Caixa.

Llegados a este punto, a nadie le sorprenderá que el CIDOB haya sido considerado uno de los mejores think tanks del mundo en su respuesta a la pandemiaii, ni que su director Gonzalo Fanjul, haya reconocido el vínculo entre ciencia y política y la necesidad de hacer un gran esfuerzo para divulgar las investigaciones de estos organismos.

Por su lado, el secretario de Estado para la España global del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Manuel Muñiz enfatizaba recientemente la necesidad de adoptar soluciones tecnológicas para hacer frente al auge de los populismos y el creciente descrédito de los expertos y las instituciones. ¿Se referiría con esto a las nuevas medidas censoras adoptadas el 31 de diciembre de 2021?

El señor Muñiz también enfatizaba en la necesidad de reforzar el vínculo entre estas instituciones y la administración pública. ¡Cómo si no estuviese ya suficientemente reforzada la cosa!

Si nos bajamos a un nivel de andar por casa y nos acercamos a nuestras think tank regionales, nos encontramos con que toda universidad que se precie (que tienden a ser privadas y caras) cuentan con su propio think tank, que sus expertos investigadores suelen ser jovencitos/as que han estudiado mucho pero no han puesto un pie en el mundo real. Así, una vez terminan sus pomposos doctorados entran directamente a engrosar las filas de expertos investigadores. Estos jóvenes firman siempre contratos de confidencialidad sobre sus investigaciones, pero como entre familia y amigos todavía podemos hablar, nos contamos cosillas, como que sus investigaciones están, en su mayor parte, financiadas por empresas multinacionales, que solicitan estudios para las conclusiones que a ellos les interesan. Si estos grandes expertos no consiguen hacer un informe que justifique los intereses y las conclusiones de la empresa, el informe se guarda en un cajón. Así que la misión primordial consiste, como en toda empresa, en mantener contento al cliente y decirle lo que quiere oír, a él y al mundo, porque estas empresas que pagan sí tienen ánimo de lucro.

Por eso, los resultados de estas investigaciones forman parte de congresos, simposiums y otros grandes eventos que van configurando los cerebros de los estudiantes universitarios, que después se convertirán en expertos y defenderán sus conocimientos a capa y espada, ¡que para eso han pasado su vida estudiando y pagando un montón de dinero por ello! Pero también rellenarán artículos de prensa y de ciencia y serán fuentes de información para casi todo el mundo.

Hasta aquí la información relativa a los expertos fantasmas que asesoran a nuestros gobiernos a tomar las medidas que limitan y condicionan nuestras vidas. Ahora me voy a lanzar a hacer de pitonisa, porque es un oficio muy en auge, que también se ha puesto de moda en los últimos dos años. Yo, como los pitonisos modernos (Bill Gates liderando el equipo), cuento con información “privilegiada” que leo en internet. De ahí deduzco lo que va a suceder… Tengo que reconocer, llegados a este punto, que no tengo los recursos para hacer que mis predicciones se conviertan en realidad. Por eso Bill, que sí los tiene, es el que lidera y yo solo soy una aprendiz.

Resulta que existe un think tank vasco llamado BC3 (Basque Centre for Climate Change), que fue considerado en 2021 el segundo más influyente del mundo en el ámbito de la economía y la política del cambio climático.

La institución que le ha otorgado esta consideración en el ranking mundial es ICCG (International Centre for Climate Change Governance)iii y declaraba que “la finalidad de este ranking es evaluar el impacto real de cada uno de estos Think Tanks en la orientación de las diferentes políticas de cambio climático en todo el mundo”iv

ICCG, nacida en 2009 y financiada por el Ministerio de Medioambiente italiano y el Centro para el Cambio Climático Euro-Mediterráneo, está vinculada a dos fundaciones ubicadas en la Isla de San Giorgio Maggiore de Venecia y por si sola ya merecería una investigación en profundidad, sobre su financiación, sus orígenes… pero no sirve para este propósito.

Retomando ahora a BC3, think tank fundado en 2008 y gestionado por Ihobe, Ikerbasque y la UPV/EHU, con sede en Leioa, es financiado por el Gobierno Vasco a través de su programa BERCv (un fondo de 42 millones de euros cada 4 años) y su misión oficial es aportar sus capacidades al desarrollo sostenible “dirigiendo la ciencia del cambio climático hacia la coproducción de nuevos conocimientos y al diseño conjunto de políticas, en colaboración con otras partes interesadas y mediante un enfoque sólido y transdisciplinar”vi.

Formado por unos pocos investigadores seniors, varios expertos en gestión de procesos de tomas de decisión colectiva y muchos investigadores juniors en formación doctoral, este centro de investigación se ha convertido, en poco más de 10 años ¿en uno de los más influyentes a nivel mundial en investigación sobre el cambio climático?

Mi bola de cristal me dice que tenemos en casa el nuevo nido de expertos fantasmas que ya están redactando el guión de los próximos eventos mediáticos que justifiquen las siguientes políticas a implementar en la configuración de la agenda 2030 para la lucha contra el cambio climático. Aunque mi olfato me dice que trabajarán en colaboración con otros muchos expertos de otros think tanks, con quienes compartan financiadores comunes. Pero yo soy una pitonisa sin recursos y sin influencias, así que me podría equivocar.

i https://www.cidob.org/es/noticias/lineas_de_investigacion_tematicas/cidob/cidob_mejora_su_posicion_entre_los_mejores_centros_de_pensamiento_del_mundo_en_el_ranking_global_go_to_think_tank_2020

ii https://www.cidob.org/actividades/lineas_de_investigacion_tematicas/geopolitica_global_y_seguridad/los_think_tanks_la_pandemia_y_la_recuperacion_de_europa

iii https://www.greengrowthknowledge.org/organization/international-center-climate-governance-iccg

iv https://www.bizkaiatalent.eus/influyente-politica-climatico/

v https://www.euskadi.eus/ayuda_subvencion/2017/berc/web01-tramite/es/

vi https://www.bc3research.org/mision_y_vision.html

Suscríbete
Notificar sobre
guest
0 Comentarios
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
error: Content is protected !!
1
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x