EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

TV / REDES

3×1: La bióloga Almudena Zaragoza escribe un artículo para responder a la réplica del escritor Jesús García Blanca a un artículo del biólogo Fernando López-Mirones

La muerte del biólogo y Premio Nobel Luc Montagnier, abre viejas y nuevas heridas y reaviva el debate sobre la farsa de los virus patógenos

El 8 de febrero de 2022 falleció Luc Montagnier, el biólogo ganador en 2008 del Premio Nobel en Fisiología / Medicina, por ser considerado el coodescubridor del Virus de la Inmunodeficiencia Adquirida o VIH. Su carrera ha sido controvertida y digna de atención en el tiempo que vivimos. Por un lado, por ser una persona profundamente encajada en la ciencia más ortodoxa de los virus patógenos y las instituciones al servicio de las farmacéuticas. Testigo de esta estapa de su vida, es el hecho de que fuese director del Instituto Pasteur, el Centro para la Investigación Científica (CNRS) o el Centro de Biología Molecular y Celular del Queens College.

Sin duda, y con los conocimientos que tenemos hoy en día sobre los virus y su funcionamiento, este Nobel debía haber sido retirado puesto que el VIH es un retrovirus endógeno humano no patógeno, que tiene su sitio de inserción en los linfocitos CD4, vitales para que la respuesta inmune del organismo funcione correctamente. Este virus endógeno, sólo se expresa cuando el organismo está en una situación de depresión del sistema inmunológico, causado por una grave agresión ambiental, u otros factores. Siendo éste, consecuencia de la situación biológica del organismo y no causa de ninguna enfermedad.

El mismo Montagnier llegó a asegurar, que las personas diagnosticadas con la enfermedad llamada SIDA (Síndrome de la Inmunodeficiencia Adquirida), podrían curarse si su sistema inmunológico se reforzase. Afirmación por la que recibió las más agresivas críticas de sus colegas más oficialistas.

Esta y otras afirmaciones, le otorgaron la más férrea agresión de los medios de comunicación que ni siquiera publicaron su fallecimiento hasta días después de su muerte y redactando artículos donde la frase más repetida es que su crítica a las vacunas y su apuesta por la medicina homeopática y natural, había dilapidado su prestigio profesional. Montagnier había hecho declaraciones en favor por ejemplo de las propiedades medicinales de ciertas plantas, como utilizar la papaya fermentada para el tratamiento del Parkinson. Se sabe que esta fruta, posee potentes propiedades antioxidantes que refuerzan el sistema inmune y se aconseja como complemento para tratar enfermedades cardiacas y neurodegenerativas.

La psicótica negación de los medios regados con dinero de las farmacéuticas a obviar las propiedades medicinales de las plantas, que forman parte del conocimiento milenario de la Humanidad, roza el ridículo más absoluto. Ya que todos sabemos que cientos de fármacos se basan en las propiedades y principios de la botánica.

El hecho es que Montagnier no dejó indiferente a nadie, ya que muchos críticos con la farsa del VIH como virus patógeno, esperaban por su parte declaraciones más contundentes al respecto, ya que este virus del que las farmacéuticas y sus científicos a sueldo nos cuentan proviene de monos africanos, sirvió de excusa para matar a miles de personas con fatídicas medicaciones antirretrovirales, como el AZT o azidotimidina, estigmatizándolas con el cuento de la transmisión sexual.

Hoy en día se sabe que el genoma humano contiene un 8% de retrovirus endógenos, entre ellos el VIH, no es ningún patógeno y al igual que los coronavirus, es protagonista culpado y condenado, de una enfermedad, que tiene otras causas, pero que supone un negocio redondo para muchas bocas agradecidas a las que no les importan las muertes que inyecciones génicas y medicaciones antivirales causen, con tal de seguir con su apreciado «prestigio científico».

Desde nuestro colectivo, hicimos un cariñoso comentario en el grupo de Telegram acompañado a un texto de nuestro compañero biólogo Fernando López Mirones, para contrarrestar el férreo ataque de los medios y su silencio ante la muerte de Montagnier. Días después recibimos una réplica del escritor Jesús García Blanca, por no comentar la farsa del VIH de la que habla en su libro «La Sanidad contra la Salud. Autogestión». Ambos textos se adjuntan a esta publicación.

Que el lector juzgue si Montagnier debe ser un ejemplo de redención por su actitud al final de su vida contraria a las terapias génicas o simplemente otra persona más que perteneció al oficialismo y contribuyó con el relato de la muerte y el terror, sin mojarse demasiado.

DESCANSE EN PAZ MAESTRO. LAS PERSONAS BUENAS DE MENTE CRÍTICA, NO TE OLVIDAREMOS. 

LA SANGRE DE OTROS.

Fernando López Mirones.
El silencio de los medios de comunicación colaboracionistas acerca del fallecimiento del biólogo Luc Montagnier, Premio Nobel de Fisiología y experto mundial en virus debería ser suficiente para que mucha gente que todavía no ha despertado se haga preguntas.

El que eliminen de la conciencia colectiva a todos los que ellos llaman “negacionistas” que en realidad sólo somos gente que se ha molestado en investigar, leer y contrastar, es una de las mayores afrentas de este siglo; algo difícil de digerir en un mundo que presume de libertad de expresión y respeto a la ciencia.

No siguen a la ciencia los que ocultan el fallecimiento de alguien tan importante solo porque tuvo el inmenso valor de decir la verdad, de no dejarse comprar, de no tener miedo y de ser un hombre honesto y honrado. 

Todos los periodistas que están callando la muerte del biólogo deberían morirse de vergüenza por estar actuando como unos miserables a cambio de sus puestos de trabajo y su dinerito. 

Hubieran hecho lo mismo cuando los alemanes entraron en Hungría, habrían actuado igual en el Paris ocupado, hubieran sido esos cobardes delatores, los colaboradores necesarios con su silencio cómplice.

¿Tenéis conciencia? Sabéis lo que sois, pero si no os quita el sueño es que además no tenéis la mínima conciencia.

Estáis colaborando con la mega industria farmacéutica que son empresas privadas que han introducido sus productos causando miles de muertes en la población que os cree, que se pinchó veneno e incluso se lo puso a sus hijos porque vosotros en las radios y las televisiones no paráis de mentir veinticuatro horas.

¿Tras dos años no habéis podido leer ni escucha a los miles de biólogos y médicos que lo estamos diciendo?

Sois cómplices de la mayor tragedia de la historia de la humanidad, de la muerte de inocentes, y además lo hacéis por egoísmo.

Dais cuenta de lo que sois, y la próxima vez que veáis una película con miserables colaboracionistas no oséis identificaros con el héroe interpretado por Cruise o Pitt, no, vosotros sois los villanos, los cobardes, los arribistas a los que el sufrimiento de la gente no os importa nada mientras mantengáis vuestra sección en ese programa, vuestro papel en esa serie o vuestra columna en ese periódico.

No, ya no podéis decir que no lo sabíais, ni que era una emergencia, ni que era el “consenso científico”, ni que decíais lo que os mandaban.

La muerte del gran Montagnier debería ser noticia de primera plana. Me dais asco, pero también pena porque teniéndolo todo elegisteis el camino de la oscuridad, de lo peor del ser humano.

Fingís descaradamente actuar por el bien de la salud mientras promocionáis sustancias génicas no aprobadas, que no inmunizan en absoluto ni tampoco hacen que se enferme con menor gravedad; inyecciones que están matando y enfermando a la gente. 

Como periodistas e influyentes deberíais al menos fomentar el debate, tendríais que molestaros en ver los datos oficiales, las cifras de muertos, la coincidencia con las campañas de las vacunas.

Os compadezco, debe ser horrible saberse una mala persona, tiene que ser muy duro estar en vuestro pellejo de sucios lacayos sin conciencia.

La muerte del Profesor Luc que silenciáis será vuestra losa porque la gente os está descubriendo. Siempre hubo tipos como vosotros en la historia de la humanidad.
Algún día vuestros hijos os preguntarán ¿y tú qué hiciste mamá?, puede que entonces veáis vuestro auténtico rostro podrido desde la seguridad de vuestra casa comprada con sangre de otros. Un aullido.
Biólogos por la verdad.🌾🌾https://t.me/biologosporlaverdad

RÉPLICA AL TEXTO “LA SANGRE DE LOS OTROS” (Fernando L. Mirones. Biólogos por la Verdad).

Jesús García Blanca.

Querido profesor Mirones, amigos de Biólogos por la Verdad:

Vaya por delante –por si alguien tiene dudas– mi respeto y admiración por la labor que estáis haciendo y por vuestra honestidad y valentía en esta agresión global contra la humanidad.

Ese es el motivo de mi estupefacción ante el texto difundido en la cuenta de Telegram de Biólogos por la Verdad titulado «La sangre de otros» firmado por Fernando López Mirones y dedicado a Luc Montagnier con estas palabras: «Descanse en paz Maestro. Las personas buenas de mente crítica no te olvidaremos».

Es precisamente la gravedad de la agresión que estamos sufriendo y que acertadamente calificas de «la mayor tragedia de la historia de la humanidad» lo que nos obliga a ser rigurosos. Y no me refiero al fallecimiento de Montagnier, que se puso en duda debido al retraso de los medios en dar la noticia. Me refiero al papel que Montagnier ha jugado en la ya larga historia de fabricación de falsas epidemias y pandemias y que creo que es imprescindible conocer para tener una perspectiva completa del asunto.

Solo ignorando ese papel se puede caer en el error de subir a Montagnier a los altares como si de un líder de la resistencia se tratara o, peor aún, poniéndolo como ejemplo de científico honesto que se enfrenta sin miedo a esa élite que ha montado el fenómeno Corona/COVID.

Los que llevamos décadas en esta lucha (la lucha contra los mecanismos de poder en el terreno de la sanidad) sabemos muy bien quién es Luc Montagnier y nos produce auténticos escalofríos morales ver descrito a este personaje con estas palabras: «tuvo el inmenso valor de decir la verdad, de no dejarse comprar, de no tener miedo y de ser un hombre honesto y honrado».

En 1983, Montagnier y su equipo afirmaron en un artículo publicado en Science haber aislado un nuevo virus, que denominaron LAV y que posteriormente pasó a llamarse VIH. En 2008, Montagnier recibió el premio Nobel de Medicina (compartido) por ese «descubrimiento».

Sin embargo, entre esas dos fechas sucedieron algunas cosas. Mencionaré las más relevantes:

— En 1997, en una entrevista concedida al periodista Djamel Tahí en el Instituto Pasteur, Montagnier dijo: «El análisis de las proteínas del virus requiere producción masiva y purificación», y a continuación, hablando de su trabajo de 1983 reconoció: «repito, no purificamos». Preguntado si Robert Gallo lo hizo, contestó: «No sé si realmente purificó. No lo creo». Preguntado por qué no había publicado micrografías del «VIH», Montagnier dijo que «incluso después de un esfuerzo de romanos» no habían podido ver partículas con «morfología de retrovirus».

— En 2001, el mismo periodista entrevistó en el Centro de Investigación Luminity al profesor Jean-Claude Chermann, segundo autor del artículo de Montagnier de 1983.  Al preguntarle si la purificación era necesaria para identificar el VIH y extraer su genoma, el profesor Chermann respondió: “Absolutamente”. Y al preguntar Tahí por qué no publicaron entonces imágenes de su VIH purificado respondió: “Porque no tenía interés”.

— En 2004,  Tahí entrevistó a otro miembro del equipo de Montagnier, Charles Dauget, el especialista en microscopía electrónica del Instituto Pasteur que también firmó el artículo de Science. Tahí volvió a preguntar por qué no habían publicado micrografías del VIH purificado; Dauget contestó: “Nunca hemos visto partículas virales purificadas. Lo que hemos visto siempre fueron restos celulares, no partículas virales”.

Entretanto, una serie de científicos independientes habían venido planteando críticas al trabajo de Montagnier (y al de Gallo y a otros que pretendían igualmente haber aislado el VIH) y publicado trabajos contundentes en diversas revistas, entre los que destaca por su rigor y exhaustividad, el artículo firmado por la biofísica Eleni Papadopulos-Eleopulos y colaboradores y titulado «Isolation of HIV: Has it really been achieved? The Case Against.

Desprestigiado Robert Gallo después de tres investigaciones oficiales en las que se puso de manifiesto su conducta fraudulenta y anticientífica, Montagnier se convirtió en el sostén de la versión oficial del SIDA y del falso aislamiento del VIH. Ese papel se volvió aún más difícil cuando la periodista Janine Roberts hizo públicos en 2008 los borradores del equipo de Gallo en el que se podía ver cómo había tachado las frases en las que su colaborador, el doctor Popovic admitía no poder encontrar el virus y las había sustituido por las afirmaciones contrarias. Ese mismo año, se reforzó a Montagnier concediéndole un cuarto del Nobel de Medicina por el descubrimiento que nunca había hecho.

Efectivamente, “las personas buenas de mente crítica” no olvidaremos el papel que Montagnier ha tenido en el Montaje VIH/SIDA y sentando las bases para posteriores falsas epidemias y pandemias, incluyendo por supuesto la actual.

Y ánimo a Biólogos por la Verdad y al profesor Mirones a que profundicen en estos hechos y nos ayuden desde su experiencia y sus conocimientos a exponerlos públicamente y a combatirlos para evitar que se sigan utilizando como trampa en la actual falsa pandemia –ya se han sacado de la manga una «variante del VIH» para tapar los problemas de autoinmunidad que están causando las falsas «vacunas COVID»– y en las que nos tengan preparadas en adelante.

Para detalles sobre lo aquí apuntado, referencias y bibliografía, y para conocer a fondo toda la investigación crítica sobre el Montaje VIH/SIDA: García Blanca, J. «La Sanidad contra la Salud. Autogestión», Ediciones i, 2015.

Suscríbete
Notificar sobre
guest
5 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Álvaro
Álvaro
3 meses

Por lo que leo, Montagnier se dejó llevar por el torrente de la Big pharma, pero es evidente que no por su participación ideologica, y si fuera así mayor mérito tendría su retirada de tal mentira epidemiologica en esta plandemia. Las tesis son compatibles. Lo que no tiene sentido es negar su lucha contra la actual situación.
Por otro lado, creo que el silencio de 3 días de la ignominia de la prensa, tiene algo de divino, respeto silencioso a la vida de un científico trabajador, como si esperarán una reacción desde Black Rock para saber cómo reaccionar. Luego vino la avalancha de infames acusaciones de paria. Pero ya él estuvo aplaudido por la tierra con 3 días de silencio atronador.

Alan
Alan
3 meses

Todo es información… y habla por sí misma, que cada uno la interprete como quiera, crea o deba.

Muy interesante. Gracias.

JESÚS
JESÚS
3 meses
Respuesta a  Alan

Retirada? A qué retirada te refieres?
Yo no he visto que devolviese el premio Nobel o pidiese perdón a las innumerables víctimas de su engaño…

Karl
Karl
3 meses

Montagnier participó en el fraude del VIH / SIDA y jugó su baza para conseguir dinero y poder. Muchos años después se fué desvinculando del tema y últimamente parece que los remordimientos de conciencia le llevaron a enfrentarse al fraude COVID. El típico científico corrompido por como está montado el sistema de investigación institucional. Normal…

Estrella
Estrella
2 meses

Por favor una PREGUNTA para ALMUDENA ZARAGOZA, ¿PUEDES POR FAVOR INDICAR EL ESTUDIO QUE DICES HA DEMOSTRADO LA FALSEDAD DE LAS DIRECCIONES MAC en humanos?, simplemente soy buscador de la verdad y quiero leer

error: Content is protected !!
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x