EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

MUNDO

Al menos una empresa de Estados Unidos falsificó las pruebas PCR y manipuló los datos de manera sistemática

Una empresa de “pruebas” de detección del supuesto “COVID” con sede en Illinois que opera en al menos 13 centros en el estado de Washington ha sido acusada de falsificar, retrasar o no proporcionar los resultados de las pruebas, mentir a los pacientes y almacenar indebidamente las muestras de las pruebas, según una demanda presentada en el Tribunal Superior del Condado de King por el Fiscal General del Estado de Washington, Bob Ferguson de la que se han hecho eco nuestros compañeros de mpr21.

El demandado es el Centro para el Control del Covid, que se ha expandido a unos 300 centros en todo Estados Unidos, aprovechando que los residentes tenían una gran demanda de pruebas frecuentes de coronavirus.

“El Centro para el Control del Covid contribuyó a la propagación del covid proporcionando resultados negativos falsos”, dijo Ferguson en un comunicado, y añadió que “estos centros de pruebas falsos amenazaron la salud y la seguridad de nuestras comunidades”.

El Centro de Control del Covid almacenó las pruebas en bolsas de basura durante más de una semana, en lugar de refrigerarlas adecuadamente; antedató las fechas de recogida de las muestras para que pudieran seguir procesándose las muestras caducadas; e instruyó a sus empleados para que “mintieran a los pacientes a diario” cuando los ciudadanos de Washington solicitaban información sobre los resultados tardíos.

El fiscal citó a Akbar Syed, Aleya Siyaj y el Doctors Clinical Laboratory en la querella. Syed y Siyaj, que están casados, cofundaron la empresa de pruebas y viven en Illinois. El laboratorio Doctors Clinical también tiene su sede en Illinois y analiza muestras tomadas en el estado de Washington, aunque no está registrado en la oficina del Secretario de Estado de Washington.

En las últimas semanas, clientes de todo el país se han quejado del retraso o la ausencia de los resultados de las pruebas, lo que ha llevado a las autoridades sanitarias de varios estados, como California e Illinois, a abrir investigaciones.

Según la oficina del fiscal general de Washington, la empresa no tiene licencia para operar en el estado de Washington (a excepción de Yakima) y tiene previsto presentar una orden judicial preliminar para detenerla pronto.

Un antiguo trabajador de Illinois dejó el Centro de Control de Covid después de ver “bolsas de basura de pruebas apiladas y que [su] equipo recibía órdenes de mentir a los pacientes a diario”.

La empresa se retrasó cada vez más en el procesamiento de las muestras y se vio inundada de llamadas solicitando resultados, lo que provocó tiempos de espera de varias horas. A continuación, se indicó al personal que dijera a los pacientes que esperaran los resultados en 24 horas, aunque no hubiera información sobre la muestra en cuestión, o los resultados no fueran concluyentes, lo que obligaba al paciente a someterse a otra prueba.

Hasta el lunes, la empresa también había facturado al gobierno federal 124 millones de dólares por pruebas para pacientes “no asegurados”.

“La empresa marcaba con frecuencia a los pacientes como ‘no asegurados’, aunque lo estuvieran”, dijo la fiscalía. “Los trabajadores tenían instrucciones de marcar a los pacientes como ‘no asegurados’ si el paciente no proporcionaba la información de su seguro en el momento de la prueba o si su compañía de seguros no aparecía en el formulario de entrada de datos de la empresa”.

Suscríbete
Notificar sobre
guest
1 Comentario
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Theodoro
Theodoro
3 meses

“Presuntamente”

Por aquello del rigor periodístico…

error: Content is protected !!
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x