EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

POLITICA

Los PCR se volvieron en su contra

EL FRAUDE DE LOS TEST PUSO AL DESCUBIERTO EL FRAUDE DE LA “VACUNA”

La llamada primera ola de muertes adjudicada oficialmente a la presunta enfermedad de la COVID-19 , fue causada en realidad por el abandono y sedación de centenares de miles de ancianos en residencias y geriátricos en toda Europa y EEUU.

Tras esta primera ola, las restantes se erigieron en base a test PCR positivos; los cuales contribuirían a consolidar la pandemia.

El oficialismo usó la censura para ocultar a la población mundial que los test PCR no sirven como prueba de diagnóstico; es decir, como herramienta para definir si una persona está o no enferma. No en vano nuestro organismo está conformado por un número mucho mayor de virus endógenos que de células y los test PCR dan positivo, indistintamente, a muchos de estos últimos.

Mientras la verdad respecto a los test era censurada, los medios de comunicación se ocuparon de propagar la idea de que una persona positiva, aun siendo ésta asintomática, era una persona infectada por el virus del Sars-Cov2; así como también la de que una persona positiva fallecida por cualquier causa, era una persona fallecida por causa de la infección del Sars-Cov2.

El mayor fraude del siglo XXI, si no acaso de la historia de la humanidad, estaba servido. Una pandemia creada en base a centenares de millones de test PCR positivos que nunca fueron (ni tan siquiera uno solo de entre todos ellos) confirmados con cultivos en células humanas sanas. Esto significa que, pese a la creencia popular producto del engendro nacido del connato entre la censura y la manipulación mediática, no existe un solo laboratorio en el mundo que albergue evidencia científica alguna de la existencia del Sars-Cov2 como virus patógeno y exógeno al ser humano.

Con la psicosis persecutoria respecto a un virus asesino profundamente instalada en la mente de la mayor parte de la población mundial, llegaría la presunta solución al problema: la terapia génica en fase experimental a la que solo por cuestiones de merchandising denominarían “vacuna” (resultaba predecible que la población aceptase inocularse una vacuna, que no una terapia génica en fase experimental).

Iniciado el proceso de “vacunación”, el fraude de los test se tornó un arma de doble filo para el oficialismo. Al dar positivos totalmente aleatorios, la única manera de erradicarlos y legitimar así la efectividad de la “vacuna”, pasaba por dejar de realizarlos. Y lo único que hubiese justificado tal decisión, era reconocer la ineficacia de aquellos mismos test sobre los que se había consolidado la existencia de la pandemia.

El oficialismo se había acorralado a sí mismo, ya que los resultados de los test que no podían frenar demostraron que las “vacunas” no inmunizaban ni al Tato.

Si bien la metedura de pata había sido mucho mayor. La presión a la que había sido sometida la población mundial para realizarse continuos test, no contribuyó sino a un incesante aumento de positivos. Y a mayor número de positivos… ¡Mayor debacle de la “vacuna”!

El fraude de la pandemia entró en un bucle del que sus propios perpetradores ya no sabrían cómo salir. Basta con echar un breve vistazo a las gráficas de contagios de países como Israel, EEUU, España o Alemania para comprobar que, tras haber inoculado a la mayor parte de su población, el número de contagios no ha hecho sino que multiplicarse respecto a aquellos tiempos en los que la tasa de “vacunación” era menor, e incluso a aquellos otros en los que ni tan siquiera había dado comienzo la propia campaña.

La historia bien pudiera resumirse diciendo que el espejismo de la pandemia trajo consigo al de la “vacuna”, sin que sus propios artífices pudieran evitar que el fraude de los test con el que dieron credibilidad al primero de estos delirios, desacreditase completamente al segundo.

Suscríbete
Notificar sobre
guest
7 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
tronchacadenas
tronchacadenas
3 meses

Ahora los medios oficialistas mantienen un perfil bajo sobre vacunas y pandemia, porque las cifras no les interesan, en mayo-junio, cuando se retiren los virus estacionales, volveran a vender el “exito y necesidad” de “estas sustancias”, mientras no se garantice por ley el acceso de la población, a una información “veraz, contrastada y sin manipular”, no creo que cambie nada.

Karlo
Karlo
3 meses

Más aún:
“el espejismo de la p(l)andemia trajo consigo al de la ‘vacuna”,
SI, pero también la puesta en evidencia de los deliros transhumanoides!

Fernando
Fernando
3 meses
Respuesta a  Karlo

Es que la plandemia sí es real, el espejismo es el de la pandemia

Aitor
Aitor
3 meses

Si, todos hemos aprendido mucho estos dos años sobre la debilidad de nuestras democracias y el talante totalitario de los politicos y el servil de los medios de comunicación.

Pedro
Pedro
3 meses

La plandemia ha sido tal exito que esto no va a parar. O bien sen inventan nuevas variantes asesinas o bien nos vienen con otra plandemia (marburg, ebola, gripe aviar, gripe porcina, plandemio climatico, etc, etc, etc) y la gran mayoria de dormidos se lo tragará todo todito.

Los grafenados se merecen desaparecer del mundo. Sin esta gran legión de tontos obedientes no habría habido plandemia, arresto, prohibición de respirar, etc.

Aitor
Aitor
3 meses
Respuesta a  Pedro

Gripe porcina lo dudo. Su vacuna fue prohibida em 1976 después de que se comprobase su relacion directa con 36 muertes. Y el ebola es demasiado peligroso. Yo apuesto por la cosa climatica, que según la ONU mata a más de 5 millones de personas al año…

.

Jotace
Jotace
3 meses
Respuesta a  Pedro

Pero también se han caído “caretas” de mucha gente, unos cercanos y otros menos, demócratas de medio pelo, tragacionistas y borregos,….

error: Content is protected !!
4
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x