EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

OPINION

¿Qué es la locura y qué es la cordura? – Yolanda Azkuenaga

  • La opinión de Yolanda Azkuenaga, colaboradora habitual de #EuskalNews
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión, tanto en euskera como en castellano, podéis enviarlos a info@euskalnews.com

Estas líneas las quiero dedicar a todas las personas que, por los motivos que sean, se han visto en la necesidad de tener que ingresar en algún hospital psiquiátrico, y a sus familiares y amigos que, semana tras semana, no les queda otra que tener que lidiar con ciertos protocolos burocráticos obsoletos que dificultan el buen flujo de las visitas, y que impiden que puedan establecerse las condiciones óptimas que garanticen la interacción de calidad y calidez que, tanto pacientes como allegados merecen.

Alguna de estas personas que han vivido situaciones de alteraciones psíquicas o mentales de las que directa o indirectamente he sido testigo, me han llevado a la reflexión de que, en cuanto a la gestión de la salud mental se refiere, se está en las antípodas de lo que se podría considerar un buen sistema de salud. Un sistema que debería de tener como principal objetivo el de proteger a los pacientes y el de establecer unas bases reales y sólidas que aseguren y garanticen el bienestar y el equilibrio entre la salud física, emocional y mental de los pacientes y la de sus allegados; ya que, las consecuencias de los efectos colaterales que sufren todas las partes involucradas en el tema de las llamadas enfermedades mentales en cuestión, abarcan mucho más de lo que a simple vista pueda parecer. Y es que, todo aquel que experimenta algún suceso o situación que, desde el desconocimiento, la ignorancia y desde lo meramente racional se es incapaz de comprender, lleva a la estigmatización social, a la exclusión y al rechazo, puesto que lo que no se comprende y se considera que se sale de lo “normal”, se mete en el saco de lo anómalo, insólito, inverosímil o raro, y es catalogado de locura.

Sin embargo, algunos de nosotros sabemos que muchas de esas experiencias que se catalogan como cuadros esquizoides, en realidad son más bien experiencias relacionadas con lo místico y lo espiritual mal entendidas, que se viven de forma traumática y que llevan a desconcierto de quien las vive, ya que desde la mente racional no se le puede dar una respuesta lógica para poder comprender la verdadera naturaleza de estas. Por otra parte, y sin entrar en campos que no me conciernen, tengo la impresión de que desde la medicina alopática (que se centra en la sintomatología), se carece del conocimiento necesario para tratar ciertas cuestiones desde un sentido más profundo, trascendental e integral teniendo en cuenta los cuatro aspectos que interactúan en la salud: el cuerpo físico, el emocional, el mental y el energético o espiritual. A todo esto, hay que añadirle que, desde el paradigma cientifista y reduccionista, lo místico y espiritual carece de sentido y está meramente vinculado a las religiones y a lo eclesiástico. Desde ese paradigma, todo lo relacionado con lo energético, lo intangible y lo sutil se rechaza, puesto que no se llega a poder explicarlo ni a demostrarlo y, lo que carece de una explicación lógica y racional y no se demuestra, no existe (excepto el virus de marras). Así que, a ver quién es el valiente que se atreve a hablar de estas experiencias abiertamente, desde la tranquilidad de no sentirse juzgado y sin el miedo al rechazo y a que se le cuelgue el cartel de loco.

En un mundo que parece haberse vuelto completamente loco y en el que la cordura brilla por su ausencia, cuanto menos, me resulta paradójico que los locos seamos todos los que, por alguna razón, nos salgamos de lo establecido como “normal”. Suena bastante absurdo que los pirados seamos los que no nos dejamos doblegar ni embaucar por falsas creencias que, la gran mayoría las acepta como verdaderas desde la fe ciega. Es bastante anómalo que lo auténtico sea considerado como loco, y lo verdaderamente loco se aplauda, se venere y se perpetue, y a los cuerdos se les excluya desde el sinsentido, el abuso y la violencia. Es profundamente inverosímil que a seres de luz se les tenga atados y atiborrados de pastillas para que ni sientan ni padezcan y que, todos esos que pertenecen a ciertas logias oscuras y que son una verdadera amenaza para la humanidad, estén sueltos y campen a sus anchas prediciendo futuros pronósticos apocalípticos desde la desfachatez y desde la arrogancia de unas mentes completamente enfermas de codicia, de poder y de maldad.

El único antídoto que se me ocurre contra la locura mundana es dar visibilidad y hablar sin tapujos de lo que ocurre desde la expansión de la conciencia. Aprender a ponerse en el lugar del otro mediante la empatía, desde la comprensión y el afecto y desde la escucha sin juicio. Tenemos mucho que aprender de todos ellos, nos lo debemos a nosotros, se lo debemos a ellos y a todos los ancestros que por algún motivo fueron excluidos y tachados de locos.

Yolanda Azkuenaga

Suscríbete
Notificar sobre
guest
2 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Alan
Alan
3 meses

Eres una crack. Brillante y necesaria tu reflexión.

Fon
Fon
3 meses

Me jubilaron en 2008 x contar mis experiencias

error: Content is protected !!
2
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x