EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

MUNDO

MANIFIESTO POR LA LIBERTAD 

  • La opinión de Alejandro Roselló Nadal
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión, tanto en euskera como en castellano, podéis enviarlos a info@euskalnews.com

MANIFIESTO POR LA LIBERTAD FreedomAlcoy2022 

El próximo sábado 12 de marzo el grupo Freedom Alcoy 2022 ha convocado una concentración con mesas informativas en el Paseo de Cervantes de Alcoy (Alicante) de 11.30 a 13.30 bajo el lema “POR LA LIBERTAD”. En ella se leerá un manifiesto y diversos intervinientes darán su opinión y testimonio a nivel individual (habrá espacio de micro abierto para el que quiera expresar libremente su opinión) y a nivel colectivo (Policías por la VerdadAcción Legal AlicanteElche Despierta). También habrán varias mesas donde se repartirán fotocopias informativas que tienen como punto de unión el lema “Por la libertad”: censura e infoxicación; asistencia legal por efectos adversos de las “vacunas”; inoculación infantil; Nueva Ley de Seguridad Nacional, que permite confiscar servicios, negocios y hasta los bienes privados de cualquier ciudadano ante un estado de “emergencia” de cualquier tipo que sea (sanitario, climático, etc.) en un nuevo giro de tuerca totalitario del lenguaje, y de los derechos y las libertades. En definitiva, nos reuniremos para compartir información con el que pase por allí y/o esté interesado. ¿Y para qué? Para compartir experiencias y testimonios, para suscitar preguntas y convidar a la ciudadanía a que haga uso de su libertad de criterio y de información. Nada nuevo bajo el sol, no? Así que, por la presente, invitamos a la ciudadanía de Alcoy y alrededores a que se acerque ese día a la concentración de personas y energía que el sábado 12 marzo tendrá lugar en el Paseo de Cervantes para nutrir en la medida que sea esa curiosidad de niño sin prejuicios ni complejos, esa chispa de espíritu libre crítico que todo ser humano Lleva dentro… Gracias, Amor. Tú me enseñas… Y como ya dijo el propio Miguel de Cervantes en boca de Don Quijote: “POR LA LIBERTAD, querido Sancho, uno puede y debe jugarse la vida pues ser esclavo… eso es lo peor que le puede pasar al ser humano”. Así que, por la libertad… nos vemos en Cervantes la mañana del sábado!! 

Uno podría preguntarse, ¿y por qué hay que reivindicar la libertad en estos tiempos de guerra? Bueno, ¿acaso es posible la paz sin libertad? ¿Y acaso haciendo la guerra a la guerra se llega a una paz verdadera? ¿Por qué saltan ahora todas las alarmas hacia otro lado y vuelve el miedo mediático cuando hace nada había un pasaporte de la infamia y todavía algunos llevan la marca del bozal en su cara!? Claro que hay guerra, joder, antes y ahora, y en diferentes partes del mundo que no salen en la caja boba: Afganistán, Etiopía, Haití, Irán, Yemén, Congo, Mozambique, Israel y Palestina. ¿Y tú ahora pensando en acoger en tu casa a una niña ucraniana? Vengaaaaa… ¿Por qué ahora Ucrania? ¿Es que Putin no era ya un loco peligroso cuando invadió ese país en marzo del 2014? ¿Qué cambia ahora? Bueno, en los dos últimos años han cambiado bastantes cosas, y algunos querrán ver en esta vieja guerra la nostalgia de una vieja normalidad. Pero, ¿no tratará todo esto más bien de otra cosa?, ¿y de nuevo apelando al “buenismo” y a la “solidaridad”, al igual que han hecho con el experimento farmacéutico convirtiendo las escuelas en vacunódromos infantiles, entre otras putas barbaridades de ingeniería lingüística-social? ¿Tan lejos queda esto ya cuando sigue pasando ahora mientras hablamos? Otra cortina de humo más en una guerra informativa a nivel global que es, en última instancia, una guerra psicológica individual. Y si estamos en guerra, ¿qué nos estamos jugando al fin y al cabo sino nuestra propia alma o esencia humana representada por encima de todo por esa palabra a menudo tan mangoneada de “libertad”? Sartre decía que estamos obligados a ser libres, y a elegir en cada momento. Así que mirar para otro lado, no tomar una decisión, es ya una decisión. Y muchos de los que han estado mirando antes para otro lado siguen mirando ahora a nuevos frentes mediáticos con el corazón acongojado mientras los casos de efectos adversos de las denominadas “vacunas” se multiplican y disparan, y aún estamos en el corto plazo…  Así, ante nuevos posibles apagones y desabastecimientos, miedos nucleares y otros más ancestrales, distrae al espectador con sus juegos de manos el prestidigitador desviando el foco de atención, como hace cualquier aprendiz de mago con sus trucos de percepción. Puedes comprobarlo tú mismo enchufando la tele: en las noticias de la caja tonta cada vez parece más cutre la ilusión de la magia y más evidente el juego de dedos. Si te fijas podrás ver el truco y, con él, la tomadura de pelo. Y es que cada vez son más los que ven el conejo…

Sea como fuere, algunos creen que la libertad es hacer lo que te apetezca en cada momento sin que nada ni nadie se oponga a tus deseos. Pero, ¿qué pasaría si sucediera eso? Otros creen que tu libertad termina donde empieza la del otro y que hay que poner límites y control a la libertad para poder vivir con los demás en sociedad y no en una jungla de cristal. Pero entonces, ¿quién pone los límites?, ¿quién decide qué es eso del “bien general” por el que limitar y controlar la libertad individual? En su libro Sobre la libertad J. S. Mill ya advertía sobre los peligros del libertinaje animal pero también, y sobre todo, de la llamada “tiranía de la mayoría” que tanta presión ejerce sobre el individuo. Muchos han vivido eso recientemente de forma cruda y bestial, con la coacción y discriminación de los que no han querido pasar por el aro y meterse en vena un chute experimental de unas chungas farmacéuticas que no resisten la hemeroteca. De hecho, ¿cuántos se habrán pinchado por miedo y presión? ¿La libertad es un derecho de nacimiento, es innata, se aprende, se conquista, se puede hipotecar? ¿La libertad se puede comprar, vender, regalar, robar? ¿Es la libertad el poder hacer lo que quieras a tu conveniencia o más bien la capacidad de actuar en consecuencia? ¿Y qué es la libertad de conciencia? Bueno, ¿tú obedecerías una ley injusta? ¿Hasta qué punto la libertad sin restricciones sería autodestructiva para el colectivo? Dependería en todo caso del sentido común de sus individuos, con todo -repito- el más común de los sentidos.  Lo que sí que está claro es que las obligaciones y deberes sin libertad de pensamiento y decisión serían pura obediencia ciega y fría, dejar de ser humanos y vivir de forma mecánica, automatizada, robotizada, digitalizada, idiotizada. Un primer reflejo de esa transhumanización tecnológica que ya pregonan los nuevos falsos profetas como la próxima panacea.

La libertad de expresión permite no sólo dar tu opinión, sea la que fuere, sino también recibir la información que desees. La censura a esta libertad a nivel mundial en tiempos de planmierda ha sido brutal y con nuestro actual gobierno marioneta va a más con la Nueva Ley de Seguridad Nacional, que en tiempos de guerra nos van a colar como si nada por el forro de la chistera… claro, así evitamos que se declare inconstitucional confinamientos parciales o las medidas totalitarias que sean ante un nuevo escenario virtual de emergencia.  ¿Y quién determina que lo sea un “estado de emergencia”? La censura ahora en nuestro país es brutal bajo el pretexto de “fake news” y desinformación, esto es, cualquier testimonio o narrativa que se desmarque del discurso oficial del tragacionismo popular. El pasado jueves 3 de marzo Twitch cerró 26 canales disidentes. Telegram palidece. ¿Cómo puede haber tanta censura y represión en la Era de la Información? Invierten el relato y los de arriba -donde no hay que mirar- acusan a los de abajo de lo que hacen ellos, a veces sin ni siquiera saberlo, los zopencos… O dicho aún más claro: salen más “fake news” y desinformación en la tele que en cualquier otro lado. Y es esa otra libertad que hay que reivindicar, la libertad de prensa, la que también permite que los individuos puedan organizarse para crear un medio de comunicación que no sea censurado ni controlado por el poder dominante. ¿Dónde están los verdaderos periodistas en este país? No en telecirco, desde luego… ¿Y dónde está el discurso crítico de esos intelectuales y profesores en su libertad de cátedra? Algunos pocos sí que dan la cara… Es la libertad de movimiento y circulación la que permite que cada uno vaya donde quiera y no necesite un pasaporte de la vergüenza para coger un avión, sentarse en un restaurante o ir a ver a tu santa madre o a tu recién difunta abuela, muerta sola en un residencia… Es la libertad de asociación y reunión la que nos permite convocar esa concentración “Por la libertad” y reunirnos el sábado 12 de marzo en el Paseo de Cervantes. Y es la libertad de decisión sobre mi cuerpo y mi salud la que está por encima de cualquier otro “bien común”: yo puedo hacer con mi cuerpo lo que quiera; libertad sexual, por supuesto, pero también de fe y de creencia. Yo creo y tengo fe en el espíritu humano. Y si en mi libertad de pensamiento y de conciencia decido no meter en mi cuerpo un ensayo clínico en período de prueba pues… ni una madre ni un hijo, ni un amigo o un vecino, ni un viejo gobierno ni un Estado Mundial, vamos, ni el mismísimo diablo me pueden obligar a hacer lo que no quiero. Y no hay más. Esta es mi libre voluntad.

Algunos dicen que la libertad tiene que tener sus limitaciones porque el ser humano no puede volar como un pájaro ni rodar como una pelota: la naturaleza física determina y condiciona a la naturaleza humana. Pero es justo al revés, no es falta de libertad no poder hacer lo que no puedo hacer, eso es una falacia lógica y una extrapolación poco decorosa. Y digo que es al revés porque lo que el espíritu de la naturaleza humana dicta y reivindica es la voluntad del ser humano como absoluta y soberana, y en este sentido no-físico, ilimitada. En efecto, es la libre voluntad, absoluta y soberana, que todo ser humano tiene: y desde ahí nada ni nadie me puede obligar a hacer nada. Sí, me pueden engañar, persuadir, convencer, coaccionar, amenazar, torturar, matar, a mí y a mis seres queridos, es cierto, pero si yo no quiero, nadie me puede obligar a ponerme un suero experimental en mi cuerpo o a ir a una guerra o a lo que sea… Nadie. Y eso es gracias a otra libertad que tenemos, más escondida y recóndita, la LIBERTAD INTERIOR, que es la mayor y más importante de todas las otras libertades -exteriores- que circunstancias y personas sí me pueden limitar y quitar… No pasa lo mismo con esta libertad interior que tienes ahora mismo mientras lees esto: nadie te la puede quitar…

Esta libertad interior, que no es sino la idea, el valor, el espacio donde nuestra voluntad humana experimenta su propio poder soberano, es tan irreductible como invulnerable. Pero, lo siento, esta libertad no es un derecho de nacimiento, no, es algo que se conquista trabajando sobre uno mismo y luego, por añadidura, se expande al resto por pura resonancia. Y aquí ya no hay puta jungla de cristal que valga. A esta libertad se refería Nietzsche cuando decía que nadie puede ser libre por ti y que la libertad no es un regalo que se pueda hacer: miedo ancestral, pereza mental, autocomplacencia animal, pura y cómoda inercia vital, son los trabajos internos que cada cual tendrá que por su cuenta realizar… Mientras, siempre será más fácil obedecer (a otro) que mandar (sobre uno mismo). Nos da miedo darnos cuenta que somos los responsables de nuestra vida y que si no somos felices es porque no queremos y no porque no nos dejan. Seguir la corriente, sentirse más inmune en el rebaño, delegar, procrastinar… son formas sutiles de eludir esa responsabilidad que tenemos cada uno con nosotros mismo en todo momento. Otros, simplemente, proyectan fuera o culpan al otro. “Yo sólo cumplía órdenes”- decían los altos cargos nazis en los juicios mediáticos posteriores. Y es que en realidad no nos damos cuenta cabal que estamos eligiendo a cada momento. Ahora mismo también, mientras lees esto… Entonces, ¿por qué tenemos miedo a nuestra propia libertad? Porque somos los únicos responsables de la experiencia de nuestra existencia. ¿Y qué haces tú entonces con esa responsabilidad? El compromiso con uno mismo empodera…como tú ya sabrás. ¿Quién la Lleva?

Para acabar, recordar que el 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer conmemorando a todas esas mujeres valientes y libres que dieron su energía, su sangre y su vida a la lucha por un desarrollo íntegro como persona. Sólo desde 1933 las mujeres pueden votar en España. Para llegar aquí muchas mujeres han sufrido abusos, violencia y humillaciones, y lo siguen haciendo hoy en día. El machismo va en contra de los Derechos Humanos y de las libertades más básicas. La Declaración Universal de los Derechos Humanos proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en París en 1948 no deja de ser un ideal común deseable que de facto no es más que papel mojado: no es cierto que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, en todas partes hay desigualdades sociales no naturales, vivimos en una pirámide y cuánto más rico y más arriba estés más derechos y libertades tienes. Así de triste y cierto es. Mira por ejemplo a nuestro queridísimo rey emérito… ¿Y hasta cuándo todo esto? Para cada vez más gente es hora ya de darle la vuelta a esta pirámide de mierda, o deconstruirla en otra figura geométrica social más equidistante a los recursos y al conocimiento. La punta de este sistema viejo, cada vez más alta y estrecha como ya supo ver Marx en su libro El Capital, ya no se sostiene más, más pronto que tarde por su propio peso caerá. ¿Tú qué vas a hacer mientras? Mientras… suben los precios, aumenta el control/distracción y nuevos egregores bélicos pretenden meter más miedo a la penya, ya en cerebro de supervivencia… Bueno, acabo ya, perdón por el manifiesto, te dejo en paz, en tu libertad has decidido hasta aquí llegar, pero si es el miedo lo que nos hace esclavos y con lo que cedemos el poder absoluto y soberano de nuestra libre voluntad, entonces ¿qué harías tú ahora mismo si no tuvieras miedo con todo ese poder que Llevas dentro?

 Alejandro Roselló Nadal

Suscríbete
Notificar sobre
guest
0 Comentarios
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
error: Content is protected !!
1
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x