EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

POLITICA

¿SOMOS DEMÓCRATAS?

  • La opinión de José Miguel Ruiz Valls, escritor y colaborador habitual de euskalnews.com
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión, tanto en euskera como en castellano, podéis enviarlos a info@euskalnews.com

¿SOMOS DEMÓCRATAS?

¿Despreciarías a un ser humano solo por el hecho de haber nacido hombre o mujer? ¿Y por haber nacido con un tono de piel no idéntico al tuyo? ¿Y por haber nacido en otro lugar y haber aprendido otras lecciones? A mí, personalmente, me encanta viajar porque supone conocer personas, lugares, probar nuevos manjares, escuchar nuevas músicas y bailar nuevas danzas. La cuestión es: Más allá de esas diferencias folclóricas, ¿Crees que, en esencia, todos los seres humanos somos iguales y, por tanto, merecemos el mismo trato?

Si eres cristiano, creo que puedo adivinar tu respuesta. Me dirás que Jesús trató con publicanos y con prostitutas; y que lavó los pies a sus discípulos; y que todo eso lo hizo para apoyar su mensaje de que, todos somos, igualmente, hijos de Dios. Si eres musulmán, sabrás que la igualdad es uno de los pilares fundamentales del Islam. Lo mismo si eres hinduista y si eres budista ya ni te cuento… La revista de divulgación científica “Muy Interesante” estimó que las diferentes confesiones cristianas suman unos 2.100 millones de creyentes en todo el mundo, los musulmanes suman otros 1.300 millones, los hinduistas 870 millones y los budistas 380 millones. Aún no teniendo en cuenta otras sectas, podemos estar seguros de que hay 4.650 millones de creyentes en la igualdad y eso es más de la mitad de la población del planeta.

Si no eres creyente… Bueno, si eres racionalista, sabrás que el lema de la república francesa, acuñado por los racionalistas, incluye la igualdad como una de las tres columnas de la sociedad, al lado de la libertad y la fraternidad, y así fue copiado en la Constitución de nuestro país. La Declaración de Derechos Humanos de la ONU también considera esencial la igualdad y no discriminación. En fin, aunque solo seas demócrata, sabrás aquello de “un hombre, un voto”.

En cualquier caso, es evidente que la mayoría de los habitantes del planeta somos partidarios de la igualdad, que democráticamente hablando, el planeta Tierra está a favor de la igualdad entre todos los seres humanos. ¿Cómo es posible pues que, en un planeta que cree en la igualdad, haya tanta desigualdad? Porque los que nos gobiernan nos están engañando. Nuestros gobiernos aseguran que son democráticos, herederos de las antiguas democracias griegas, pero eso es una mentira, una falsificación histórica. En la antigua Grecia sabían que el sistema de “partidos políticos” lleva irremediablemente a la corrupción generalizada, y la corrupción es, obviamente, desigualdad. Es por eso que preferían la elección por sorteo. Su método era muy sencillo: Entre todos los ciudadanos que deseaban ejercer determinado cargo se elegía uno, al azar, y se le otorgaba el cargo por un año improrrogable. Así evitaban que los políticos se convirtieran en una “casta”. Así conseguían que todo el pueblo se implicara en los asuntos públicos pues ¿cómo podemos pretender que nuestras cosas vayan bien si no nos ocupamos de nuestras cosas?

Puede que te haya escandalizado leer esto; pues puede que no supieras lo que era, en verdad, la democracia; o puede que seas uno de los pocos habitantes del planeta que no cree en la igualdad y aún no habías caído en ello. La Real Academia de la Lengua define la igualdad como “el principio que reconoce la equiparación de todos los ciudadanos en derechos y libertades” y también “La correspondencia y proporción que resultan de muchas partes que, uniformemente, componen un todo”. Piensa esto con calma pues sabes que el enfado nubla la mente: Si somos todos iguales ¿qué más da que gobierne uno u otro? Si todos somos iguales, ¿Qué puede garantizar más la igualdad de trato que la elección por sorteo?

Entender la igualdad es entender la humildad -Y lo que no es humildad es egoísmo, es ego-; es entender lo que es todo ser humano, en esencia, antes del “pecado original” y lo que puede volver a ser (Inocente); es entender el verdadero amor, ese que no discrimina -Y lo que no es amor es violencia-. Entender la igualdad lleva a la ausencia de conflictos, a la paz, a perder el miedo -Y lo que no lleva a la paz lleva a la guerra-. Somos una inmensa mayoría los que, bien por ser creyentes, bien por racionalismo, nos pusimos de parte de la igualdad. La cuestión es: Si es verdad que tantos la entendemos ¿Cómo nos dejamos engañar?

Suscríbete
Notificar sobre
guest
3 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Alberto García
Alberto García
1 mes

Una reflexión muy interesante.
Yo pienso que cada ser humano tiene una personalidad y unas características propias. No me gusta considerarnos iguales, prefiero considerarnos como hermanos que deberían respetar sus diferencias.
No creo que tengamos que ser iguales ante la ley si no que es la ley la que debe ser igual para todos. Son los derechos los que deben ser iguales para todos.
En fin, es una opinión.
Gracias por la suya!

José Miguel Ruiz Valls
José Miguel Ruiz Valls
1 mes
Respuesta a  Alberto García

Decir iguales ante la ley o ley igual para todos es decir lo mismo. Es cierto que, superficialmente, pueden verse diferencias entre los seres humanos pero, cuanto más profundizas, menos diferencias ves.

José Miguel Ruiz Valls
José Miguel Ruiz Valls
1 mes

¿No es conocerse a uno mismo la mejor manera de conocer a los demás?

error: Content is protected !!
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x