EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

OPINION

EL BAJÓN DE DIOS

EL BAJÓN DE DIOS

Supongamos que Dios y tú sois “cosas distintas” (Que por tanto, estáis en lugares distintos). Supongamos que queréis reuniros. Tu voluntad es que Dios baje a tu nivel. Su voluntad es que subas al suyo. Su voluntad es que sepas cómo vive Dios. Tu voluntad es que sepa cómo vives tú. Su deseo es pues que vivas “como Dios”. ¿Es tu deseo que viva él como un humano?

Si ves opción, significa que tienes libre albedrío. Si ves que puedes elegir entre subir o hacerlo bajar, significa que el libre albedrío existe, que no es ninguna teoría absurda. El libre albedrío se evidencia en la posibilidad de elegir entre la ascensión de la humanidad o el descenso de la divinidad. A la primera posibilidad podemos llamarla “el camino ascético”. A la segunda, por oposición, lo llamamos “el camino diabólico”. Para ascender, el humano tiene que expandir su consciencia, pero opta por pedirle a Dios que se comprima y se materialice ante sus ojos. Utilizando un símil: Dios quiere que el humano aumente de volumen, como un gas y el humano quiere que Dios se densifique, para poderlo ver, tocar ¿Y matar?

¿Qué otra razón puede haber para que el humano elija el descenso de Dios? ¿No se supone que se está mejor arriba? ¿Por qué elegir? Si te digo que elijas entre un jamón de bellota y uno “normalito” ¿Por cuál te decantarás? ¿Puedes decir que tienes verdadera libertad de elección o es, tan solo, una ilusión? El diabólico es el que se empeña en responder que sí, que puede elegir entre uno u otro jamón. ¿Y cómo puede convencer y convencerse de que tiene ese “poder”? Pues comiéndose el jamón “normalito”. Si fuera práctico diría “A mí que me vayan dando bellota” pero el diabólico prefiere elegir.

El diabólico es capaz de provocar su propio mal por pura tozudez, de comerse el peor jamón pudiéndose comer el mejor; y siendo capaz de elegir lo peor para sí mismo ¿Cómo no va a elegir lo peor para los demás? Es pues la tozudez, el orgullo, la causa de todo mal. ¡El famoso ego! Es la defensa del derecho a tener una opinión distinta a la de Dios la aspiración máxima del diabólico. ¿Cuántas veces le has ofrecido a alguien “lo mejor” y ha elegido “lo peor” solo por hacer valer su opinión?

El diabólico cuestiona a Dios. Le dice -Baja y verás la porquería de mundo que creaste- (Si bien nunca tiene en cuenta cómo han podido influir las porquerías que ha hecho él). Su intención es humillar a Dios, en el mal sentido de la palabra. Quiere que reconozca que es un mal creador, un chapucero, aunque para demostrarlo, deba convertirse, él mismo, en una mala obra. –Mira lo que hiciste- Le increpa, mientras se daña y daña a los demás. ¿Qué es el diablo sino un tipo que se cansó de comer “jamón del bueno” y se puso a fabricar “jamón del malo”, para poder elegir? Al empezar a fabricarlo, estableció dos opciones donde solo cabía una; y habiendo dos opciones ¿No se hizo necesario distinguirlas, calificando la una como “buena” y la otra como “mala”?

Fue a partir de ese momento, en el que el humano empezó a fabricar su propio jamón, que se hizo posible elegir  “arriba o abajo” cuando antes solo se podía estar arriba. Fue a partir de ese instante, que pudo “ver dos” donde ante era imposible. ¿Qué es lo que hace evidente que “hay dos”? Pues el hecho de que haya dos voluntades distintas: La de Dios que quiere que subas y la tuya que quiere hacerlo bajar.

El quid de la cuestión es pues ¿Por qué se cansa uno de lo bueno? Si tuvieras la opción de sentir un orgasmo eterno, tan solo pulsando un botón ¿Lo pulsarías? Fíjate que, si es eterno, significa que es para siempre, que nunca podrás dejar de sentir ese orgasmo, que nunca lo podrás detener. ¿Imaginas que el cielo puede ser mejor que un orgasmo? Pero da miedo pensar que, al pulsar el botón, acabarías con tu libertad de poder elegir ¿No? ¿La elección es orgasmo o libertad?

Sin duda, elegiríamos orgasmo si tuviéramos la opción “plural”, es decir, no un orgasmo continuo sino muchos, uno detrás de otro (Y aquí alguien añadirá -Y si esa “fila de orgasmos” los tuviéramos con una “fila de personas”, sería ya miel sobre hojuelas-). Pero el caso es que, si cortas un orgasmo eterno en muchos orgasmos temporales, necesariamente debes insertar, entre ellos, periodos de ausencia de orgasmo, necesariamente tienes que alternar periodos de placer y de displacer. Es en uno de esos momentos de dolor cuando el diabólico increpa a Dios y le dice –Mira que porquería has creado-.

José Miguel Ruiz Valls

Suscríbete
Notificar sobre
guest
3 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Dr.fin
Dr.fin
1 mes

La Solución para esta extraviada Especie pasa por acercar Tierra y Cielo; Somos puentes…

Hacer del Cielo un lugar menos aburrido y de la Tierra un lugar menos inmundo y más Celestial… aquí.

¿Parece difícil?… pues está chupao.

José Miguel Ruiz Valls
José Miguel Ruiz Valls
1 mes
Respuesta a  Dr.fin

Ciertamente, está chupao, pero eso solo se piensa después de pasar por la experiencia. Aunque también es verdad que siempre se puede aprender de la experiencia ajena En cualquier caso: Felicidades.

Dr.fin
Dr.fin
1 mes

A ti por tu Sabiduría y por tus 100… siempre es un Placer leerte.

Mil Gracias

error: Content is protected !!
5
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x