EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

MUNDO

Polémico Golpe de Estado contra el gobierno de Pakistán: ¿Quién está detrás?

Escrito por Ejaz Akram (vía mpr21)

Tras la humillante derrota en Afganistán y la pérdida de credibilidad en Ucrania, la era de la unipolaridad estadounidense parece entrar en su fase final, marcada por feroces ofensivas en todas las direcciones. La más reciente de estas ofensivas tuvo lugar la semana pasada, cuando el gobierno pakistaní afirmó que Washington estaba tratando de fraguar un cambio de régimen en Islamabad.

Esta vez a Estados Unidos le sorprendieron con las manos en la masa. La afirmación no fue hecha por un filtrador o un observador marginal, sino por el propio Primer Ministro de Pakistán, Imran Khan. Aunque el Departamento de Estado estadounidense ha negado cualquier implicación, el drama político no ha hecho más que empezar.

Tras una reunión crucial de los vecinos de Afganistán, el principal diplomático de China atacó públicamente el comportamiento de Washington. El ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi, afirmó que China no permitirá que Estados Unidos arrastre a las naciones pequeñas a un conflicto y criticó duramente la “mentalidad de guerra fría de Estados Unidos”. Pekín está decidido a no permitir que Estados Unidos saque a Pakistán de su círculo de socios asiáticos clave, que ahora incluye a Rusia, Irán y Afganistán, entre otros.

El miércoles, cuando un socio de coalición del [partido] gobernante de Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI) anunció que sus siete miembros se pasarían a la oposición, Khan perdió esencialmente su mayoría en la Asamblea Nacional de 342 miembros. Más de una docena de miembros de su partido también han amenazado con cruzar el pasillo político.

La oposición pakistaní había creído erróneamente que en cuanto consiguiera la mayoría numérica necesaria en el Parlamento, el Primer Ministro dimitiría o renunciaría. Pero eso no es lo que parece estar ocurriendo.

Por el contrario, en las próximas 24 horas se iniciará la votación en el parlamento para contabilizar los números reales. Muchos analistas consideran que se trata del fin del gobierno de Khan en Pakistán; otros creen que el Primer Ministro se consolidará en el poder y que la oposición y sus socios extranjeros sufrirán un golpe.

Si los tribunales acceden a la petición del gobierno de examinar los casos de injerencia extranjera y corrupción, Khan podría tener más tiempo para elaborar una respuesta judicial completa. En pocos días, Khan ya ha hecho una modesta demostración de su poder en la calle. El estado de ánimo y el sentimiento en todo el espectro de las redes sociales en este momento es en gran medida a favor del primer ministro. Una gran parte de la población se ha unido a él como portavoz de sus aspiraciones, mientras que los líderes de los partidos de la oposición son tachados de corruptos que quieren derrocar a un gobierno elegido.

Los principales partidos de la oposición del país son la Liga Musulmana de Pakistán-N (PML-N) y el Partido Popular de Pakistán (PPP), dos grupos dinásticos que gobernaron durante décadas hasta la promesa de la campaña de Khan de acabar con la corrupción y el amiguismo rampantes que han plagado la política pakistaní durante años.

Una carta amenazante

Millones de pakistaníes acudieron al discurso del Primer Ministro Khan el 27 de marzo, cuando afirmó que “las potencias extranjeras están planeando un cambio de régimen en Pakistán”. Sacando una carta del bolsillo de su abrigo, Khan amenazó con revelar amenazas directas y escritas contra Pakistán y contra él mismo.

Los miembros del gabinete [ministro de Planificación, Desarrollo, Reformas e Iniciativas Especiales] Asad Umar y [el ministro de Información] Fawad Chaudhry celebraron una rueda de prensa conjunta en la que revelaron más detalles de la polémica carta. A continuación, Khan invitó a varios miembros de su gabinete, a los medios de comunicación y a la comunidad de seguridad pakistaní a ver el documento de primera mano.

Los opositores al gobierno rechazaron de plano las acusaciones de Khan, mientras que una gran dosis de arrogancia y fanfarronería no tardó en llegar. El dirigente de la oposición pakistaní, Shahbaz Sharif (aspirante a Primer Ministro), proclamó que abandonaría el barco y se uniría a Imran Khan si la carta era cierta y el Primer Ministro decía la verdad. Asimismo, Saleem Safi, un famoso presentador de televisión contrario al establishment, dijo que si la carta era cierta, renunciaría a su puesto y dejaría los medios de comunicación por completo.

Pero a las pocas horas se presentó una misteriosa petición ante el Tribunal Superior de Islamabad (IHC) y el presidente del Tribunal Supremo, Athar Minallah, emitió un dictamen jurídico según el cual Imran Khan no podía hacer pública la carta debido a su juramento de confidencialidad. Una decisión tan rápida no podía venir de la máxima autoridad judicial de Pakistán sobre una carta falsa, ¿verdad?

Al día siguiente, se reunió el Comité de Seguridad Nacional (CSN) del país. Estuvieron presentes el Primer Ministro pakistaní, el jefe del ejército, el jefe del Estado Mayor Conjunto, los jefes de la fuerza aérea y de la marina pakistaní, el asesor de seguridad nacional (NSA) y varios otros funcionarios importantes.

Los miembros de la oposición boicotearon la reunión, pero los participantes acordaron unánimemente reprender a Estados Unidos por sus acciones y asegurarse de que Pakistán no deje escapar a las autoridades estadounidenses tan fácilmente. Posteriormente, el Ministerio de Asuntos Exteriores llamó al embajador de Estados Unidos en funciones y le reprendió, algo que no pudo hacerse con el pretexto de una carta falsa.

Estados Unidos advierte de la moción de censura

Según las declaraciones de Khan en la reunión del NSC, altos funcionarios del Departamento de Estado de Estados Unidos (incluido un subsecretario de Estado, al parecer) enviaron la carta el 7 de marzo a través de Asad Majeed Khan, embajador de Pakistán en Washington.

En el documento se dice que pronto se presentará una moción de censura contra el Primer Ministro, que Khan debe saber que es inminente y que no debe resistirse a la moción sino someterse a ella. Si intenta resistirse, continúa la carta, Khan y Pakistán se enfrentarán a horribles consecuencias.

La carta menciona el NCM unas ocho veces. Al día siguiente, 8 de marzo, se anunció efectivamente una moción de censura. Según Khan, tiene información de la agencia de seguridad sobre cómo se produjo la compraventa ilegal de votos entre los parlamentarios paquistaníes en aquella época. Luego, el 9 de marzo, la cúpula militar del país se declaró “neutral” entre los partidos de la oposición y el Primer Ministro.

Khan criticó a los militares por adoptar una postura neutral, afirmando que una institución vital del Estado no debería mostrar “neutralidad” hacia quienes son utilizados abierta y deliberadamente como instrumentos de cambio de régimen, orquestados por los adversarios de Pakistán. Pero tras el regreso del ministro de Asuntos Exteriores, Shah Qureshi, de Pekín, los militares parecen ahora favorecer la posición de Khan. Parece que una llamada telefónica o un mensaje vino directamente de Pekín.

Consecuencias de la desestabilización de Estados Unidos

Si el caso de injerencia extranjera es un a priori de la moción de censura, es posible que Khan reciba un alivio legal y que los acusados de colaborar, ayudar e instigar una conspiración de cambio de régimen externo sean acusados. Entre ellos estarían los miembros de los partidos políticos de la oposición y personalidades de los medios de comunicación paquistaníes que supuestamente entraron y salieron de la embajada de Estados Unidos en los días, semanas y meses previos a la moción, que ahora se someterá a una votación decisiva el domingo. Si esto se demuestra en los tribunales, muchos dirigentes de la oposición podrían acabar entre rejas.

Según la principal oficina de seguridad nacional de Pakistán y a juzgar por el dictamen del IHC, parece claro que la carta era legítima y que Estados Unidos es culpable de interferir en los asuntos internos de Pakistán. Pero no estamos en 2001, cuando el ex presidente pakistaní, el general Pervez Musharraf, capituló ante los estadounidenses tras recibir una simple llamada telefónica. El Pakistán de hoy tiene una identidad propia más fuerte después de dos décadas de sacrificios agotadores y no reconocidos por la fallida guerra contra el terrorismo de Washington. Del mismo modo, ahora entienden que Estados Unidos es una potencia en declive.

A la mayoría de los pakistaníes ya no les importan las sanciones de Estados Unidos, sobre todo al ver que otros países las eluden con nuevos aliados. El estado de ánimo y el sentimiento de la opinión pública es el de rechazar las amenazas de sanciones, reconociendo que habrá consecuencias por parte de Pakistán que podrían llevar a la expulsión de los diktats estadounidenses de la región Af-Pak-Irán.

En su entrevista del 1 de abril en la televisión nacional (PTV), Imran Khan instó a la nación pakistaní a rechazar la alianza de los partidos corruptos y los medios de comunicación respaldados por Occidente. Dijo que el siguiente paso de Occidente sería quitarle la vida. El ministro de Información de Pakistán había dicho lo mismo un día antes.

Si Khan no tuviera la capacidad de aglutinar a la calle, podrían habérselo ahorrado, pero su actual popularidad y su obstinada resistencia a las tácticas de intimidación de Estados Unidos lo convierten en un objetivo principal para el asesinato. La mayoría de los pakistaníes han considerado durante mucho tiempo que el asesinato de dirigentes como Liaquat Ali Khan, Z.A. Bhutto, Zia al Haq y Benazir Bhutto fue obra de la inteligencia estadounidense. Para estos ciudadanos, cualquier amenaza percibida contra la vida del Primer Ministro Imran Khan es un peligro real e inminente. Rápidamente, la seguridad que le rodeaba se reorganizó y se tomaron nuevas medidas para proporcionarle protección adicional.

La retórica de Khan sobre la injerencia de Estados Unidos ha cobrado mucha fuerza en la última semana. El escenario es el de dos bandos que se enfrentan en un momento crítico de la historia del país: por un lado, una alianza indo-estadounidense, los corruptos partidos de la oposición pakistaní, los medios de comunicación corporativos del país y un puñado de liberales de estilo occidental. En el otro lado, un Primer Ministro popular y aguerrido elegido legalmente, respaldado por la alianza ruso-china y por una abrumadora mayoría de pakistaníes.

Con estas probabilidades, puede ser política y legalmente imposible que el ejército pakistaní mantenga su ostensible posición de neutralidad, por mucha presión que ejerza Estados Unidos. El tiempo puede estar del lado de Khan.

Suscríbete
Notificar sobre
guest
2 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Giap
Giap
8 meses

Los chinos no permitirán un golpe de estado en Pakistan. Viva Imran Khan!

Paco Martínez soria
Paco Martínez soria
8 meses

Los pakistaníes lo tienen claro, habla con cualquiera fuera de su país.
Querían hacer tratos comerciales con China pero al tío Sam (que siempre defeca fuera de casa) no le parece bien.
Ponen un títere (como en Sudamérica y ahora en Europa) y empiezan su guerra.
Le roban sus recursos, lo reconstruyen y se quedan con todo.
Nada nuevo en estos de la agenda .
Aquí van camino de ello con la quiebra económica del país.
Que bueno es Mr Marshall.

error: Content is protected !!
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x