EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

MUNDO

Rusia no se puede permitir el lujo de dar síntomas de debilidad a ninguno de sus vecinos

Dos helicópteros de ataque Mi-24 “Crocodile” ucranianos despegaron de la región fronteriza de Jarkov y se adentraron en territorio ruso volando a baja altura, según informa mpr21. Llevaron a cabo un ataque con cohetes contra un depósito de petróleo en la la ciudad fronteriza rusa de Belgorod, causando grandes daños a las infraestructuras.

Los helicópteros ucranianos lanzaron sus granadas propulsadas por cohetes sobre los depósitos de combustible antes de regresar a Ucrania. Al parecer, Belgorod no dispone de sistemas de defensa antiaérea de corto alcance, lo cual -por sí mismo- habla muy mal del ejército ruso, sobre todo teniendo en cuenta que en la ciudad había importantes depósitos de combustible.

Después del ridículo, las fuerzas rusas dispararon una andanada de misiles tácticos Iskander M contra objetivos militares en Jarkov. Es una clara señal de frustración. No se esperaban algo así.

A fecha de ayer la Fuerza Aérea ucraniana todavía tenía 59 aviones de ala fija y rotatoria en condiciones operativas. Eso significa que no ha sido neutralizada tras más de un mes de operaciones militares.

La ciudad de Jarkov es la segunda más grande de Ucrania y está junto a la frontera rusa. Es increíble que no esté en poder del ejército ruso y que la zona no haya sido asegurada, no porque hayan encontrado algún tipo de resistencia por parte ucraniana, sino por pura ineptitud del ejército ruso.

Los militares rusos se excusan diciendo que los ucranianos tenían escondidos sus aparatos en instalaciones civiles. Aún siendo cierto, no deja de ser un fallo de inteligencia.

El ataque a Belgorod es el primero en territorio ruso desde 1945. Es una chapuza por parte del ejército ruso, que siembra muchas dudas y da muestras alarmantes de debilidad que, en el otro bando, el de los ucranianos y sus jefes de la OTAN, se traduce por insolencia. El periódico británico Times asegura que el gobierno de Boris Johnson enviará armas de Kiev para preparar una contraofensiva. Entre el equipamiento militar hay cañones automotores AS-90 Vickers.

También el gobierno noruego ha anunciado el envío a Ucrania de 2.000 lanzagranadas antitanque M72 de fabricación estadounidense. Desde 1945 es la primera vez que Noruega aprueba una venta de armas en medio de una guerra, lo cual puede tener consecuencias muy inesperadas.

Un portavoz del Kremlin ha dicho que el ataque a Belgorod anula las perspectivas de conversaciones de alto el fuego. En efecto, así es, pero hay que aclarar que si Ucrania emprende cualquier tipo de contraataque es porque la OTAN no cree en las negociaciones de alto el fuego. Como se ha repetido tantas veces, no le interesa la paz sino la prolongación de la guerra, lo que obligaría a Rusia a una escalada militar de proporciones mucho mayores de la que ha puesto en marcha hasta ahora.

Cualquiera que sea el resultado de dichas conversaciones, la Guerra de Ucrania no devolverá a nadie al punto de partida. Rusia puede obtener importantes concesiones por parte del gobierno de Kiev y de sus amos de la OTAN. Pero los rusos lo tienen muy complicado si no dan muestras claras de firmeza. En los miles de kilómetros de fronteras tienen muchas “ucranias” dipuestas a hacer lo mismo, como los países bálticos, Rumanía, Polonia, Bulgaria, Finlandia y Georgia.

La OTAN no va cejar en su empeño de armar e instalar bases militares en torno a Rusia, porque tienen a varios secuaces dispuestos a ello. A Rusia no le basta con neutralizar a Ucrania. No puede dar ningún síntoma de flaqueza. En Ucrania tiene que demostrar que hará lo mismo con cualquier clase de provocación dirigida desde sus vecinos.

Suscríbete
Notificar sobre
guest
1 Comentario
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Aitor Hernandez
Aitor Hernandez
1 mes

Asi es. Puesto que haga lo que haga está claro que Estados Unidos y sus caniches han decidido que los rusos son no solo culpables, sino verdaderos monstruos, Putin debería quitarse los guantes y emplear una mayor parte del potencial ruso en nazicrania, porque hasta ahora no creo que hayan empleado ni el 10 por cien de sus fuerzas convencionales. La guerra no se puede hacer a medias porque la acabas perdiendo.
Rusia tiene que dar duro, y meterles el miedo en el cuerpo a sus enemigos, especialmente a esos polacos resentidos, que andan loquitos porque la OTAN se meta militarmente en el ajo.

error: Content is protected !!
4
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x