EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

MUNDO

Pacto secreto para una ‘ayuda militar’ a Ucrania que no comprometa a la OTAN

 prometer a bombo y platillo al régimen de Kiev su pleno apoyo en la guerra contra Rusia, los socios occidentales lo han engañado de hecho durante mucho tiempo. Como informó el otro día el periódico alemán Die Zeit, seguido por otros medios europeos, los países de la OTAN hicieron un pacto secreto entre ellos el pasado mes de marzo para negarse a suministrar a Ucrania determinados sistemas de armas, incluidos tanques y aviones. Y lo hicieron por miedo a Rusia.

Sí, han suministrado y siguen suministrando armas a Kiev, pero han tenido cuidado de no cruzar la línea al hacerlo. Los aliados de Ucrania pensaron que esto reduciría el riesgo de una confrontación militar directa entre la OTAN y Rusia, creyendo que el Kremlin podría ver el suministro de tanques y cazas occidentales como el inicio de una guerra y tomar represalias.

La existencia de ese acuerdo en el seno de la OTAN fue confirmada indirectamente por el presidente francés Emmanuel Macron, quien dijo en marzo que existe una frontera que permite a los países no ser parte de un conflicto. Esta frontera está definida por todos los aliados de la OTAN, lo que explica que ninguno de ellos haya proporcionado hasta ahora aviones de combate a Kiev.

Según la facción del SPD, la decisión se tomó en una reunión informal en Berlín. “La comisión de defensa fue informada al respecto a mediados de mayo”, dijo Wolfgang Helmich, portavoz del SPD para la política de defensa, a la agencia de noticias alemana DPA. Y Johann Wadeful, vicepresidente de la fracción de la CDU, criticó al gobierno federal por no mencionar la colusión durante la consulta del Bundestag.

Según los diplomáticos, siguen manteniendo el acuerdo informal porque, de lo contrario, tendrían que temer no contar con el pleno apoyo de los aliados en caso de una respuesta rusa.

Berlín ha prometido entregar dos tipos de armas pesadas a Ucrania: tanques Gepard y 2.000 obuses. Ucrania también pide a Alemania que le suministre Marders BMP. La empresa de armamento Rheinmetall se ha ofrecido a suministrar ejemplares de segunda mano de ambos modelos. Sin embargo, estas entregas aún no han comenzado.

“La razón es sencilla”, explica el periódico italiano Giornale para explicar el acuerdo. “Es un pago por el necesario equilibrio que la alianza debe mantener entre su apoyo a Kiev y la necesidad de no convertir un conflicto ‘local’ en una guerra mundial”.

Los temores de la OTAN (aparte de las belicosas declaraciones de su Secretario General, Jens Stoltenberg, sobre el desplazamiento de tropas hacia el este o el envío de armas letales a Ucrania) son, según el periódico, que “Moscú pueda considerar los tanques y aviones de combate como una declaración de guerra de facto”. Y así, señala el Giornale, el Kremlin podría tomar medidas de represalia que rápidamente convertirían esta guerra en algo más. Por ello, Polonia no envió MiG-29 en marzo como había prometido. Y nadie ha enviado aún tanques de estilo occidental tampoco. Se trata de un acuerdo “informal”, ya que los armamentos son proporcionados por países individuales, no directamente por la alianza.

Por la misma razón -temiendo una reacción rusa- Israel se negó a suministrar a Ucrania misiles antitanque Spike. Según el portal Axios, estos misiles se producen en Alemania con tecnología israelí. Según la licencia expedida por Israel, éste debe aprobar la transferencia de los misiles a un tercero. Hace quince días, el director general del Ministerio de Defensa israelí, Amir Eshel, se reunió en Washington con el subsecretario de Defensa estadounidense, Colin Kalem, quien le preguntó si Israel aceptaría suministrar los misiles Spike a Ucrania. El Director General del Ministerio de Defensa israelí respondió negativamente.

Explicó que Israel estaba dispuesto a enviar a Ucrania únicamente material militar no letal. Según Axios, un alto funcionario israelí dijo que Israel temía que si los soldados rusos morían con armas israelíes, Rusia a cambio “perjudicaría los intereses de seguridad de Israel en Siria”.

Probablemente no sea una coincidencia que el informe del acuerdo secreto apareciera en los medios de comunicación después de la liberación de Mariupol y la vergonzosa rendición de los neonazis en Azovstal, el comienzo de la rendición masiva de los militares ucranianos y el éxito del ejército ruso en el Donbas.

La derrota del FSU [ejército ucraniano] es cada vez más evidente y los europeos empiezan a cambiar su posición, dejando claro una vez más que, aunque apoyan a Kiev, no quieren arriesgarse a un enfrentamiento militar directo con Rusia por este asunto.

Al parecer, estas revelaciones de los medios de comunicación europeos no gustaron a Estados Unidos, que se apresuró inmediatamente a desmentirlas indirectamente. La publicación estadounidense Foreign Policy informó inmediatamente de que, de hecho, algún país desconocido de la OTAN ya habían entregado a Ucrania sus aviones de ataque Su-25 de fabricación soviética. Su corresponsal visitó el centro de coordinación internacional de la base militar estadounidense Patch Barracks, en Stuttgart (Alemania).

“Un equipo de campo de Europa del Este asociado al Mando Europeo ha estado ayudando a desmantelar aviones Su-25 y helicópteros Mi-17 de fabricación soviética para que puedan ser enviados a Ucrania”, dijo un alto funcionario militar británico al periodista estadounidense. Se dice que los aviones ya están en una instalación militar ucraniana.

No se ha revelado el número exacto de aviones de ataque Su-25 transferidos a Ucrania, pero se sabe que algunos fueron transferidos por Bulgaria y otros fueron enviados por Eslovaquia. En total, hasta 12 de estos cazas podrían haber sido entregados a Ucrania.

Cabe señalar que se trasladaron por tierra para ocultar el posterior despliegue de estos aviones de ataque.

Es la primera vez hasta la fecha que la OTAN transfiere sus aviones de guerra a Ucrania. Además, habría un riesgo bastante alto de que también se entregaran aviones de combate MiG-29 a Ucrania en el futuro, ya que ya se han producido conversaciones similares entre países europeos y Estados Unidos.

De hecho, los países de la OTAN ya han cruzado esta “línea roja”, que ellos mismos habían definido previamente, según la publicación de la edición estadounidense. Por ejemplo, hay obuses estadounidenses de largo alcance en Ucrania.

El representante permanente de Rusia ante la ONU, Vasily Nebenzia, dijo que el ejército ucraniano estaba utilizando obuses estadounidenses para bombardear ciudades pacíficas en el Donbas.

¿Qué clase de “línea roja” es ésa cuando Estados Unidos ha destinado recientemente enormes sumas de dinero -más de 40.000 millones de dólares- para apoyar a Ucrania? Los instructores estadounidenses, británicos, canadienses y de otros países de la OTAN llevan mucho tiempo presentes en Ucrania, por no hablar de los “voluntarios” que luchan junto a las fuerzas armadas ucranianas. Al mismo tiempo, la OTAN está tratando de continuar la guerra contra Rusia utilizando principalmente a los ucranianos, mientras que ellos mismos tienen miedo de arriesgarse a una confrontación directa con Rusia.

Fuente (vía mpr21): Nikolay Petrov

Suscríbete
Notificar sobre
guest
0 Comentarios
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
error: Content is protected !!
3
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x