EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

ECONOMIA MUNDO

¿Cómo se burlan las sanciones contra Rusia?

El Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, declaró el viernes de la semana pasada que las sanciones impuestas a Rusia estaban golpeando fuertemente la economía del país, aunque algunos de los efectos no se sentirán durante algún tiempo. Además, añadió, el gobierno ruso ha ocultado las consecuencias.

Sin embargo, el diario Die Welt pintó un cuadro muy diferente de los efectos que las sanciones han tenido hasta ahora en Rusia: “Las estanterías de los supermercados están en su mayoría llenas, los restaurantes y las cafeterías funcionan con normalidad. Y las calles están atestadas de coches como nunca antes. Pero no sólo en la vida cotidiana prevalece el statu quo. Los indicadores económicos también son mejores que hace dos o tres meses y ya no dan la impresión de que el país está en guerra con Ucrania y se ha visto afectado por sanciones sin precedentes de Occidente”.

La cadena de comida rápida McDonald’s es probablemente sólo un ejemplo de las empresas occidentales que han abandonado Rusia total o parcialmente. McDonald’s ha vendido sus 800 restaurantes en Rusia a un antiguo socio comercial. Ahora operan bajo una nueva marca, pero por lo demás poco ha cambiado, ya que los ingredientes y componentes de las hamburguesas se producen localmente.

No es de extrañar que también haya países que no quieran continuar con la espiral de sanciones. Hungría, por ejemplo. El jueves, al margen de una cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, un alto asesor del Primer Ministro húngaro, Viktor Orban, lo expresó de forma sucinta: “En este momento, vemos que cuantas más sanciones aceptamos, peor estamos. ¿Y los rusos? Sí, a ellos también les duele, pero sobreviven. Y lo que es peor, están actuando en Ucrania”.

Los húngaros temen que, al final, la Unión Europea se encuentre en el lado perdedor de la guerra debido a sus propios problemas económicos. Por eso defienden que la Unión Europea debe dejar de imponer sanciones a Rusia y, en su lugar, impulsar un alto el fuego y las negociaciones.

Las sanciones no están funcionando como estaba previsto, en parte porque algunos países simplemente no tienen una imagen completa de qué empresas del país son directa o indirectamente propiedad de los rusos; porque Occidente es inconsistente por interés propio; o porque ha calculado mal. La razón más importante, sin embargo, es probablemente una que los países occidentales se resisten a admitir: ya no son los únicos actores influyentes en el mundo.

1. El carbón ruso pasa por Suiza

Tras el inicio de la Guerra de Ucrania, Suiza impuso un embargo al carbón ruso. Desde el 27 de abril, la importación, venta y prestación de servicios financieros relacionados con el carbón ruso están prohibidos en Suiza. Las disposiciones transitorias expiran a finales de agosto.

Sin embargo, una investigación de la organización suiza Public Eye sugiere que las autoridades del país tendrán dificultades para hacer cumplir la prohibición. La Secretaría de Estado de Economía (Seco) ni siquiera sabe qué empresas tienen su sede en Suiza y quiénes son sus propietarios.

“Sin embargo, Seco no tiene un censo oficial del número de empresas rusas con sede en Suiza. Sin embargo, basándose en un informe de la Oficina Federal de Estadística, estima que el número de estas empresas ‘controladas por los rusos’ es de 14, como confirma la ONU”.

Un estudio de Public Eye descubrió que un número mucho mayor de empresas tiene su sede en Suiza. Hay 240 empresas inscritas en el registro mercantil “que comercian o transportan carbón, coque o combustibles fósiles sólidos u ofrecen servicios financieros relacionados”. Muchos de ellos son propiedad de oligarcas rusos o ricos empresarios rusos.

Aunque el gobierno suizo decidió imponer sanciones a Rusia, no quiso asustar a los oligarcas, como demuestra el caso de la empresa Siberian Coal Energy Company (Suek). Su sede comercial está en el cantón de Zug desde 2004 y es propiedad del oligarca ruso Andrei Melnitschenko.

El día antes de que entraran en vigor las sanciones contra él, nombró a su esposa como propietaria sin más, con el acuerdo de Seco y en referencia al mantenimiento de los puestos de trabajo en Suiza. Luego la esposa de Melnichenko también fue sancionada, liberando a Seco de la vergüenza de supervisar su incumplimiento de enviar dinero a su marido.

Cada año, las empresas mineras rusas venden más de 225 millones de toneladas de carbón en todo el mundo a través de Suiza. Casi el 68 por cien de las necesidades de carbón de Europa se cubren con proveedores rusos.

2. India suministra el petróleo ruso a Europa

Los países occidentales querían conseguir sobre todo una cosa al no utilizar las fuentes de energía rusas: agotar el presupuesto estatal ruso a largo plazo. Pues gran parte de la financiación necesaria procede de la venta de petróleo y gas y sus derivados. Estos ingresos representan alrededor del 40 por cien del presupuesto estatal ruso.

El petróleo es especialmente importante; sólo su venta aporta aproximadamente la mitad de estos ingresos. Entonces, ¿qué podría ser más obvio que introducir sanciones contra el petróleo ruso?

Las necesidades de las naciones occidentales, que ya no pueden ser satisfechas directamente desde Rusia debido al embargo, probablemente seguirán siendo satisfechas indirectamente con petróleo ruso en el futuro.

India se ha convertido en uno de los mayores importadores de crudo ruso. Antes de la guerra de Ucrania, sólo importaba de Rusia el 1 por cien de sus necesidades. Ahora, alrededor de una quinta parte viene de allí.

Sin embargo, India no se queda con la materia prima, sino que la refina y luego la envía a todo el mundo sin sanciones. En consecuencia, las refinerías de petróleo privadas de la India suministran a Estados Unidos -y presumiblemente también a Europa- gasolina y gasóleo, algunos de los cuales se derivan del crudo ruso, sin revelar su origen.

Las exportaciones indias de combustible han aumentado alrededor de un 15 por cien en los últimos cinco meses. Los envíos diarios a la Unión Europea habrían aumentado un tercio en comparación trimestral, y los de Estados Unidos un 43 por cien. Y no son baratos de ninguna manera, lo que alimenta aún más la inflación en los países occidentales.

Las sanciones de la Unión Europea han fallado claramente su objetivo, escribió Zaklin Nastic, diputado del Bundestag. Esta política, que empeora las condiciones de vida, es difícil de comunicar. “Occidente debe revisar de una vez su política de sanciones y darse cuenta cuanto antes de que no está cumpliendo sus objetivos y que está conduciendo al empobrecimiento de una gran parte de la población”, concluyó.

3. La devaluación del rublo

“Esto arruinará a Rusia”, dijo la ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, después de que la Unión Europea adoptara su paquete de sanciones económicas y financieras contra Rusia a finales de febrero. Un indicador de la ruina de la economía rusa debería ser el debilitamiento del rublo.

Al principio parecía que este plan iba a funcionar: el rublo cayó a un mínimo histórico. A veces había que pagar 150 rublos por un dólar. Pero ahora la tendencia se ha invertido. Actualmente, hay que pagar unos 56 rublos por un dólar.

Los expertos en divisas han atribuido la fortaleza de la moneda rusa a las sanciones occidentales, entre otras cosas. “Cuando se sancionan los bienes, parte de la demanda rusa se concentra en los bienes nacionales”, dijo Anja Praefcke, experta en divisas del Commerzbank.

Sin embargo, el tipo de cambio del rublo también se ha visto respaldado por numerosas medidas del Banco Central y del gobierno. El hecho de que los Estados “no amigos” sólo puedan pagar los suministros energéticos rusos en rublos sorprendió a economistas, políticos y empresas, y tuvo su repercusión.

Para Praefcke, el debate sobre si los europeos deben o no pagar en rublos tiene principalmente un efecto psicológico. Desde el punto de vista de las operaciones de pago, poco habría cambiado. Pero se sugirió que ahora se necesitarían más rublos, aunque en realidad no fuera así.

Otra prueba de que la economía rusa está saliendo de la guerra menos debilitada de lo que se esperaba es el recorte del tipo de interés oficial. A principios de junio, el Banco Central ruso bajó por sorpresa el tipo de interés oficial al 9,5 por cien. De este modo, se volvió al nivel de antes de la guerra.

Esto se debe a que la actividad económica cayó menos de lo esperado en el segundo trimestre. La inflación también se debilitó más de lo previsto.

4. El suministro de gas a Alemania

El suministro de gas natural ruso en Europa es cada vez más escaso. La República Federal está recibiendo actualmente menos gas de Rusia de lo esperado; esta semana Gazprom ha estrangulado el flujo a través del gasoducto del Mar Báltico Nord Stream 1 en varias etapas.

El telón de fondo son las sanciones occidentales contra el sector energético ruso. Siemens se encargó del mantenimiento de las turbinas de gas suministradas, que por razones técnicas sólo puede realizarse en Canadá. Pero las sanciones canadienses impiden ahora que las turbinas vuelvan a Rusia.

Por ello, Gazprom anunció el miércoles que reducirá aún más el uso de sistemas Siemens en la estación de compresores de Portovaya, cerca de San Petersburgo. Y esto conlleva otra limitación: sólo se envía a Alemania alrededor del 40 por cien del volumen de entrega previsto.

Para asegurar el suministro durante el invierno, hay que llenar los depósitos de gas. En este momento, sólo están moderadamente llenos, con algo menos del 57 por cien.

En este contexto, el Ministro Federal de Economía, Robert Habeck (Los Verdes), ha declarado el estado de emergencia. Se pide a la industria y a los ciudadanos que sean frugales.

El Bundestag también está deliberando actualmente sobre una ley según la cual las centrales eléctricas de carbón también deben reconectarse a la red si es necesario. Los democristianos, los liberales y la AfD piden incluso que se abandone temporalmente la energía nuclear.

Sin embargo, con la nueva ley, esto también debería costar a los consumidores en Alemania. Porque permite a las empresas energéticas y a las empresas municipales de servicios públicos anular las condiciones contractuales existentes y repercutir los altos precios del gas directamente en el cliente.

Los precios del gas ya son altos. Un hogar medio paga 2.752 euros al año con el nivel de precios actual. El valor se basa en un supuesto consumo de 20.000 kWh. Sin embargo, en comparación con junio del año pasado, esto representa un aumento del 113 por cien.

Es de suponer que los costes seguirán aumentando.

5. Materias primas para la industria del automóvil

La industria del automóvil en Europa ha vuelto a sufrir lo peor. Porque requiere grandes cantidades de aluminio, níquel, cobalto y otros metales, la mayoría de los cuales se importan de Rusia.

La inflación y la política china de covid cero están teniendo un impacto beneficioso en los precios. Dado que la demanda sigue siendo relativamente baja y la oferta está aumentando a corto plazo. La industria parte de la base de que las materias primas no volverán a escasear hasta dentro de unos años.

Otra razón son las sanciones contra Rusia, que sí deberían afectar a los allegados a Putin, pero no se miden con el mismo rasero. Porque algunos de los asesores de Putin no se ven afectados por las sanciones, porque son necesarias.

Por ejemplo, Vladimir Potanin. Es dueño de Norilsk Nickel, que es una importante empresa minera. Extrae alrededor del 5 por cien del níquel producido en el mundo. En el caso del paladio, cubre una cuota de mercado de aproximadamente el 40 por cien. La empresa también extrae cobalto, oro y cobre. Si Potanin también fuera sancionado, los precios de los metales en el mercado mundial podrían dispararse.

Rusia es también uno de los grandes actores del sector de los metales. Alrededor de una quinta parte del níquel de alta calidad que se necesita para refinar productos de acero o que se utiliza en la fabricación de baterías -por ejemplo, para los coches eléctricos- procede de Rusia. En el caso del aluminio, utilizado principalmente para las carrocerías de los automóviles, representa el 6 por cien de la producción mundial.

Si la guerra en Ucrania se prolonga y las sanciones occidentales se endurecen, el paladio también podría escasear. Aproximadamente la mitad de la demanda mundial la cubren Rusia y Ucrania, y cerca del 70 por cien se destina a la industria del automóvil. Es necesario para los convertidores catalíticos y se utiliza en la producción de baterías y pilas de combustible.

Los metales son un punto débil de los países desarrollados occidentales, por lo que hasta ahora han estado dispuestos a hacer excepciones a las sanciones. Pero el gobierno ruso podría utilizarlas como palanca; podría, por ejemplo, imponer sus propias sanciones.

6. Madera, palés y bobinas de cable

Los palés son esenciales para una logística rápida y sin problemas. En Alemania los fabrican principalmente empresas medianas. Hay unas 180 en Alemania y cada una de ellas emplea a una media de 35 personas.

Tienen un problema con las sanciones al acero ruso: el 90 por cien de los clavos para los palés son de acero, que viene casi exclusivamente de Rusia en la calidad requerida. Como anunció en abril la Asociación Federal de Envases de Madera, Palets y Embalajes para la Exportación (HPE), no hay alternativa a corto plazo. El acero bueno tardaría hasta ocho meses en llegar de otros mercados.

Otro problema es que las máquinas de producción alemanas tampoco pueden convertirse a otros clavos. Esto podría significar que pronto faltarán millones de palés en Alemania. Incluso si se quisiera traer los clavos desde el Lejano Oriente, se encontraría con el problema de que no hay suficiente capacidad de carga en esa ruta.

Además de la escasez de palés procedentes de la producción alemana, tampoco se materializarán las importaciones de palés procedentes de Rusia, Bielorrusia y Ucrania. En 2021 se importaron 10 millones de palés de estos países. Esto representó el 14,5 por cien del volumen total de las importaciones de palés alemanes.

Además, el año pasado hubo 9,55 millones de palés procedentes de Polonia y los países bálticos, cuyos fabricantes dependen en gran medida de las importaciones de madera rusa, y esas importaciones también están ahora sujetas a las sanciones de la Unión Europea. El déficit asciende a unos 20 millones de palés. No hay fuentes alternativas de suministro de palés en la Unión Europea, ya que todos los países europeos tienen probablemente el mismo problema de suministro de clavos que Alemania.

No sólo la producción de palets se ve afectada por las sanciones, sino también la disponibilidad de cajas de transporte y bobinas de cable. La escasez de bobinas de cable podría frenar pronto la expansión de la fibra óptica, que actualmente se está impulsando por todas partes, ya que las fibras ópticas se colocan en conductos vacíos que se entregan en grandes bobinas.

7. Los fertilizantes

Los fertilizantes son ahora escasos y caros. Esto se debe en parte al embargo de la Unión Europea sobre los fertilizantes minerales procedentes de Bielorrusia. Querían castigar al país. Se le acusó de apoyar la guerra rusa contra Ucrania. Sin embargo, un tercio de las importaciones de potasa de la Unión Europea proceden hasta ahora de Bielorrusia. Se espera un aumento masivo de los precios.

Los precios de los fertilizantes llevan dos años subiendo, pero la guerra de Ucrania y las sanciones occidentales los han aumentado. Un agricultor de la zona de Hannover dijo a la radio pública alemana que ahora se paga entre cuatro y cinco veces más que hace dos años.

En un principio, la propia Rusia no se vio afectada por las sanciones occidentales sobre los fertilizantes, sino que ella misma impuso una prohibición de exportación. También lo hizo China. Ambos países reaccionaron a la subida de los precios de los cereales apoyando su propia agricultura. Los fertilizantes deben beneficiar principalmente al suministro de su propia población. Sin embargo, en abril también se sancionaron los fertilizantes rusos.

No sólo la potasa se ve afectada, sino también los fertilizantes fosforados. Su producción depende de los yacimientos naturales, algunos de los cuales se encuentran en Rusia. Los agricultores alemanes se quejan ahora de que han tenido que pagar entre cuatro y cinco veces el precio del año pasado y todavía no es seguro que haya cantidades suficientes el año que viene.

El abono nitrogenado puede producirse sintéticamente, pero para ello es necesario un suministro suficiente de gas natural. Si su precio sube, el precio de los fertilizantes también subirá inevitablemente, y con ello el precio de los alimentos.

8. Los armadores griegos

Cuando la Unión Europea debatió un posible embargo de las importaciones de petróleo ruso, también se habló de que las empresas navieras de la Unión Europea deberían dejar de transportar petróleo ruso. Esto ya no es posible; los armadores griegos, chipriotas y malteses han ganado. Han anulado el plan de Bruselas de dejar de asegurar a los petroleros europeos que transportan petróleo ruso. Las empresas navieras afirman que también están vinculadas por acuerdos de flete y que su existencia económica se vería amenazada en caso de embargo.

Los argumentos de los armadores parecen justificados; en los primeros cuatro meses de este año, invirtieron unos 2.000 millones de dólares en 105 nuevos buques. 46 de ellos son petroleros, algunos de los cuales eran antiguos petroleros rusos.

En términos de ingresos fiscales, los armadores griegos no son un factor importante en la economía griega. Pero con SKAI-TV, ANT1-TV, STAR-TV, MEGA-TV y ALPHA TV, cinco de las seis emisoras privadas autorizadas en todo el país están en manos de empresas navieras. También hay emisoras de radio y periódicos. Ningún gobierno de Atenas puede permitirse gobernar en contra de los intereses de los armadores.

Esto no contribuye mucho a la aceptación de las sanciones, ya que es paradójico que los canales de televisión despotriquen contra Rusia mientras los propietarios de los canales siguen haciendo buenos negocios con Rusia y se aprovechan de que hay que transportar más gas natural licuado a Europa.

9. India certifica los petroleros rusos

Occidente ha impuesto sanciones a Rusia, y algunos países no quieren cumplirlas. India es un ejemplo: está ayudando a Rusia a obtener las certificaciones necesarias para sus petroleros.

La India ha certificado decenas de petroleros operados por una filial del principal grupo naviero ruso Sovomflot con sede en Dubai.

Las empresas occidentales que también emiten las certificaciones necesarias habían suspendido sus servicios a Rusia debido a las sanciones occidentales. Según el plan, la retirada de las certificaciones secaría las principales fuentes de ingresos de Rusia. Se pensaba que era una herramienta eficaz, y ahora es un desastre.

La certificación es necesaria -además de la cobertura del seguro- para operar una flota de petroleros. El Registro Indio de Buques (IRClass) ha certificado más de 80 buques propiedad de la empresa estatal rusa Sovcomflot. IRClass es una de las principales empresas del mundo en este campo.

También había grandes esperanzas de que no se aseguraran más petroleros rusos en virtud de las sanciones. Al fin y al cabo, la mayoría de las aseguradoras marítimas tienen su sede en Europa y el 97 por cien de todos los petroleros que transportan petróleo ruso han sido asegurados hasta ahora en Gran Bretaña, Noruega y Suecia.

Pero aquí tampoco es tan fácil, porque hay que demostrar que el petróleo ruso se transporta realmente. Pero India procesa el petróleo ruso y transporta la gasolina india a Europa. Así que la situación ya no es tan sencilla. En segundo lugar, los petroleros también pueden apagar su señal GPS en alta mar y cargar el petróleo en otro barco. Irán, Corea del Norte y Venezuela han evitado las sanciones occidentales durante años.

La esperanza de Occidente, por tanto, es probablemente encontrar a Greenpeace y otras organizaciones rastreando los envíos de los petroleros desde Rusia.

10. Los oligarcas rusos

Uno de los objetivos de las sanciones occidentales eran los oligarcas rusos, especialmente los supuestamente cercanos a Putin. Sus activos en la Unión Europea deben ser congelados.

Según la norma austriaca, al menos trece yates rusos han sido confiscados en puertos desde Francia hasta Fiyi. Valor total: unos 2.000 millones de euros. Son sólo los que se encontraron porque tras la imposición de las sanciones, muchos de estos llamativos yates desaparecieron repentinamente del radar. Bastó con desactivar el sistema de identificación automática (AIS).

Entre los “desaparecidos” se encuentran superyates de alto nivel, como el Ocean Victory de Viktor Rashnikov, de 140 metros, que fue visto por última vez cerca de las Maldivas el 1 de marzo. Como muchos otros oligarcas, el empresario y político, que es uno de los rusos más ricos, fue incluido en la lista de sanciones de la Unión Europea a principios de marzo. Parte de sus activos han sido congelados y actualmente Rashnikov no puede entrar en la Unión Europea.

Pero incluso si los oligarcas fueron atrapados con sus yates, su pérdida no es un problema para ellos, sino para las esposas desequilibradas. En consecuencia, las sanciones de la Unión Europea no rascan realmente a los oligarcas rusos. Lo que realmente les duele es la esposa que te cabrea porque no puedes subir al yate durante unas semanas.

Estos problemas son en el verdadero sentido de la palabra: problemas de lujo. Pero demuestran una vez más que las sanciones sólo afectan seriamente a quienes no se dan el lujo. Los oligarcas muestran ahora su verdadera cara: primero se aprovecharon del sistema ruso, ahora coquetean con Occidente y niegan su proximidad al gobierno ruso. Lo de siempre, eso es todo.

Fuente (vía mpr21): Heise

Suscríbete
Notificar sobre
guest
1 Comentario
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Juan Carlos
Juan Carlos
1 mes

Que desgracia que no seamos capaces de ponernos de acuerdo en nada, y llevarnos decentemente entre todos los pueblos de la tierra, cada uno con su cultura, sus ritmos y su propia cosmovisión de la vida. Los occidentales hace mucho que se creen el ombligo del mundo y no son más que una parte de él. Con sus cosas buenas y otras horribles, igual que chinos, rusos, Hindus..africanos, musulmanes etc.
Hay que encontrar un denominador común y no creerse más que nadie aparte de aprender unos de otros para avanzar,by cada uno a su ritmo y sin injerencias.en busca de un mundo mejor y más habitable. Yo creo que sin amenazas y hablando entre todos seguro que las cosas mejoraban, aparte de arrimar el hombro para repartir mejor la riqueza.

error: Content is protected !!
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x