EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

OPINION

El MENSAJE CENTRAL – José Miguel Ruiz Valls

El MENSAJE CENTRAL

Entre los negacionistas, como entre los tragacionistas, los hay más radicales y los hay más moderados. Los más moderados piensan: “Mejor que no me relacionen con Fulano, que es bebelejías; ni con Mengano, que es anarcoespiritualista; ni con Sotano, que es terraplanista”. Creen que, mezclarse con negacionistas radicales les restaría credibilidad ante la “opinión pública”, afectaría negativamente a su reputación, a su autoridad; y eso perjudicaría la difusión del “Mensaje Central”.

Tener en cuenta el mensajero antes que el mensaje es un error lógico, que acarrea nefastas consecuencias, puesto que el que así piensa, se prohibe, a sí mismo, una información que podría serle de utilidad, en algún momento. Prestar atención a alguien, por ser quién es, por tener el título que tiene, es lo que los lógicos llaman “Falacia de Autoridad”. No prestar atención a alguien, por ser quién es, es caer en la misma falacia; muy extendida, tanto entre negacionistas como entre tragacionistas.

El caso es que no tener en cuenta a alguien, por ser terraplanista, es no tener en cuenta toda la preciosa diversidad del movimiento negacionista; es tener en cuenta prejuicios; es censurar ¡Y toda censura evidencia miedo! ¿Cómo podrían construir los miedosos la sociedad del amor? ¿Cómo nos podrían ayudar, los miedosos, a dejar atrás el miedo? Dicen que Aristóteles dijo que “En el término medio está la virtud”, y desde que eso dicen, los miedosos, los tibios, los moderados, sean del bando negacionista o tragacionista, creen que se pueden confundir con los virtuosos.

¿Es radical la verdad? ¿Hay algo entre el “sí” y el “no”? ¿Qué hay? ¿”Medias Verdades”? ¿Vamos a construir el nuevo mundo con medias verdades? ¿Con información amputada, “seleccionada”?¿No es eso lo que se consigue, al despreciar a alguien por una etiqueta que alguien le colgó? Dudemos de todo, dicen los negacionistas moderados, menos de esto y de esto otro, pues si nos relacionan con algún terraplanista, el “Mensaje Central” se verá perjudicado. Para ellos el planeta es esférico porque lo dijo alguien al que concedieron autoridad. Ellos defienden la autoridad cada vez que se relacionan, o no, con alguien, en función de los títulos que tenga. ¿No hacen eso mismo los tragacionistas?

¿Cómo quieres convencer a alguien de que la vacuna es mala, contrariando la autoridad de su médico, si tú también defiendes la autoridad? ¿Cómo quieres explicarle a alguien, que el gobierno miente, pero no una agencia del gobierno llamada NASA? ¿No podría ser que se esté silenciando la información más importante, la más profunda, la que llega a la raíz del problema, por haber colgado una etiqueta al mensajero? ¿Qué es radical sino aquello que está en la raíz?

¿Por qué elegir “lo menos” pudiendo elegir “lo más”? Diría el negacionista radical. La moderación lleva a elegir un mundo menos malo pero nunca bueno. Para los moderados, tanto los malos como “los que se pasan de buenos”, son radicales que hay que “borrar”. Ellos son “negacionistas de centro”, centrados en el “Mensaje Central”… Si el planeta no fuera esférico ¿No sería importante saberlo? ¿Y si fuera algo así como el escenario de ese juego llamado Minecraft, que se va formando a medida que vas avanzando? ¿No sería la mejor prueba de que no hay ningún exceso de población? ¿Por qué no podemos considerar la posibilidad de que también nos hayan engañado en ésto? ¿Por que nos lo dijo un maestro al que, siendo niños, concedimos autoridad? ¿Qué opinas ahora de los maestros de escuela? ¿Qué opinas sobre la autoridad de aquellos que te enseñaron el catecismo, cuando eras niño?

Entre los negacionistas, como entre los tragacionistas, los hay más radicales y los hay más moderados. Los negacionistas radicales son los que no se dejan llevar por el miedo, los que están dispuestos a escuchar a cualquiera que utilice la lógica, el sentido común, sin tener en cuenta la autoridad. Son los que, habiendo constatado que las autoridades mienten, se preguntan ¿En cuántas cosas más nos estarán mintiendo? Somos los que dudamos de todo lo que nos enseñaron las autoridades, los que pensamos que la mejor manera de salir del error, de la confusión, es desaprender, “empezar de cero”, “hacer borrón y cuenta nueva”. Somos los que nos negamos a construir un mundo nuevo que arrastre los errores de éste que muere. Los que advierten que, defender, por encima de todo, el “Mensaje Central” se parece mucho a defender ese “Pensamiento Único” que emboba a los tragacionistas.

José Miguel Ruiz Valls

Suscríbete
Notificar sobre
guest
2 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Marcos
Marcos
14 días

Yo voy a lo que prueba el ministerio de sanidad en los juzgados, que es nada, una mentira tras otra.

Karlo
Karlo
14 días

Algo más de dialéctica no vendría mal, y de humanismo carnal, natural de especie, que bien vive sobre todo compartiendo, y a pesar de las tragacionistas alienaciones de los bienes comunes, y de la cuantificación – esencialmente individualista – por encima de las calidades esenciales, de vida colectiva, pero has pillao mucho…
Zorionak

error: Content is protected !!
5
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x