EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

OPINION

Espartanos en Valencia – Alejandro Roselló

  • La opinión de Alejandro Roselló, profesor
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión, tanto en euskera como en castellano, podéis enviarlos a info@euskalnews.com

El pasado sábado 11 de junio asistí en Valencia a una manifestación de unas 2.000 personas -según la Policía Local- encabezada por unos cuantos espartanos, menos de 300 pero con casco de guerra y capa roja de batalla, teniendo al insigne Robert Matínez como paladín y afilada punta de lanza. Cada vez que un espartano clamaba “¿cuál es nuestro oficio?” se oía explotar cual mascletá en la puerta del Ayuntamiento ” AUU!!” AUU!! AUU!! ¿Alguien ha visto algo de esto en el telediario? ¿Y en las cadenas autonómicas valencianas? ¿Ni siquiera unos míseros segundos en A punt? Si hubiera sido el Madrid y Arbeloa quien entonara la letanía otro gallo cantaría en las telenoticias. Pero no, no fue una celebración futbolera lo que reunió a tantas almas en Valencia. ¿Qué fue entonces? A medida que la manifestación avanzaba por el centro de la ciudad se unía más y más y más gente, y así durante más de 3 horas. Y yo me pregunto: ¿tal evento multitudinario no merece al menos en algún periódico una nota de prensa, una escueta crónica aunque sea? ¿Y por qué esta censura tan celosa? ¿Acaso los manifestantes eran violentos o peligrosos? Bueno, la policía valenciana ya está preparada para lo que sea pues justo unos días antes, el 31 de mayo, habían probado en la terreta una nueva arma sónica para disolver manifestaciones a base de reventarte los tímpanos con cañonazos de sonidos estridentes de hasta 150 decibelios con un altavoz de alta potencia que llega hasta los 250 metros de distancia y te obliga a tirarte al suelo y a taparte los oídos con un dolor extremo de “cuchillos en el cerebro”, como ya probaron recientemente con éxito contra los manifestantes en la última cumbre del G-20. Un viejo juguetito bélico actualizado con las nuevas tecnologías y aplicado ahora a la ciudadanía…

Esta manifestación pacífica y lúdica fue organizada y convocada por Unión Activa Valencia y apoyada por muchos otros colectivos como Policías por la Libertad, Psicólogos por la Verdad, Padres por la Verdad, Elche Despierta, FreedomAlcoy, entre otros. En ella, micro en mano, alzaron una voz divergente a la narrativa oficial abogados, psicólogos, bomberos, policías… e incendiarios espartanos. ¿Alguien de los que no estuvieron allí se ha enterado acaso de qué hablaron? ¿Cuántos ciudadanos han podido si quiera opinar, o juzgar, o calibrar y balancear críticamente el peso y los argumentos de los discursos allí esbozados? Pero bueno, ¿entonces de qué iba la mani? ¿Qué se reivindicaba? Haber estado allí, ¿no? Pues no: es también nuestro derecho como ciudadanos el ser bien informados. En definitiva, ¿quién elige qué sale y qué no en los periódicos y noticiarios habituales? En el Manifiesto que leyeron los espartanos al inicio de la marcha se defendió la ética, la moral, la valentía de la verdad, la libertad responsable, y otra serie de valores que bien he podido yo también reivindicar con mis alumnos en clases de Valores de 1º de ESO durante este curso escolar. Pues yo también -he de confesarlo- comparto ese espíritu indomable espartano…

Y sí, soy funcionario, trabajo como profesor de secundaria y bachillerato en un IES de Alcoy y en mis clases de Valores y Filosofía no hay censura que valga, se puede hablar de todo, se practica por mi parte la libertad de cátedra, y la de expresión y libre opinión por parte de mi alumnado. Soy a la vez testigo y actor de ambas; doy cumplida fe de ello y me expongo públicamente a que se verifique este hecho preguntando a cualquiera de mis alumnos al respecto o recibiendo la visita de inspección educativa al uso. Es más, así tendrían que ir, aula por aula, cumpliendo de oficio, comprobando que dicha libertad y ese hacer pensar por uno mismo con independencia de la materia a impartir se da de facto en todas las aulas de todos los institutos públicos de España. ¿Y por qué no? Eso sí que sería calidad educativa y no lo que nos están metiendo de nuevo con escalpelo y fórceps. ¿Por qué no cumplen con su oficio los inspectores, los maestros, profesores y catedráticos, los políticos y gobernantes, los periodistas e investigadores de nuestro país? ¿Y los médicos y sanitarios, dependientes de la farmacopea y de farmacéuticas que no se resisten a la hemeroteca?

Según Plutarco, las madres espartanas decían a sus hijos antes de salir a batalla: “vuelve con tu escudo o sobre él”. Por ideales como éste, que trascienden en su esencia al individuo particular que los encarna más allá de su propio tiempo y espacio, es quizá por lo que el bueno de Platón, onironauta y ensoñador como su referente Pitágoras, admiraba tanto la educación espartana. Valor, coraje, fuerza, esfuerzo, constancia, autodisciplina, lealtad, resistencia, resiliencia y un fino ácido cuasi temerario sentido del humor que quema por dentro con fuego azul y blanco, son ideales valiosos por los que seguir hoy luchando. Sí, y precisamente ahora más que nunca. ¿Cuándo si no? Más allá de lo que nos venden las películas de lo que hizo Leónidas con 300 almas indomables para detener a los bárbaros persas en el desfiladero de las Termópilas (literalmente “Puertas Calientes”), los ideales más elevados son para siempre, los valores de nuestra esencia humana son eternos, y la verdad nos hace libres al recordar quiénes somos realmente. La tarde del sábado 11 de junio tuvimos en Valencia una nueva buena muestra de todo ello. Y aunque el bárbaro y descomunal poder del momento trate de silenciar y enterrar ese fuego interno, no lo conseguirán, y no lo harán simplemente porque no pueden hacerlo, no tienen poder suficiente para apagar ese fuego soberano interno tuyo, mío y nuestro…. Y aunque no lograron detener a los persas, es cierto, la lucha tenaz y la heroica resistencia de esos pocos espartanos consiguió retrasar el avance del gigante adversario durante toda una semana, ganando así un valioso tiempo para sus compañeros griegos, que saldaron las cuentas poco tiempo después teniendo como inspiración ese pequeño grupo de almas libres y espíritus soberanos… El que la hace, la paga, ahora más antes que tarde, y los visionarios y pioneros que van delante allanan el camino para los que van detrás, que así son muchos más.

Al parecer, cuenta ya la leyenda, cuando las flechas de los ejércitos persas taparon la luz del sol para acabar con los últimos espartanos, Leónidas bramó: “Mejor! Ahora lucharemos con la sombra!”. Seguramente fueron sus últimas palabras. ¿Cuáles serían las tuyas si murieras esta misma semana? Piénsalo un momento, no es baladí. Según el filósofo francés Michel Foucault, en la estela enorme de ese otro espartano de espíritu libre que fue Nietzsche, las últimas palabras pronunciadas antes de la muerte en su intención y propósito pueden determinar y dar sentido a toda una vida, y con ello a la de otros… Gracias Robert, gracias espartanos, gracias a todos los que organizaron, intervinieron y participaron en la manifestación de personas y energías del pasado 11 de junio en Valencia. Aunque no salgáis en los mass media vuestro ejemplo valiente y honesto inspira in crescendo a muchos otros espíritus despiertos y, quizá con el tiempo, seréis recordados como verdaderos guerreros estelares en tiempos de oscuridad, falsos profetas y tibios orgánicos portales… ¿Y cuál es tu oficio, querido lector? AU!! AU!! AU!! Las noticias que no verás en la TV. FreedomAlcoy.

Alejandro Roselló, profesor

Suscríbete
Notificar sobre
guest
1 Comentario
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Dr.fin
Dr.fin
12 días

Brillante…

La suerte que tienen tus alumnos la merecen el resto de Almas que no se alumbran con tu Luz. En mi opinión, acabas de demostrar qué debería tener un Ministro de Educación.

Gracias por tu Ser… y por tu Saber.

error: Content is protected !!
2
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x