EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

MUNDO

El Dr. Yamamoto hace un llamamiento público para frenar las dosis de refuerzo ante los resultados tras ocho meses

  • Escrito por Beatriz Talegón
  • Publicación original en Diario 16
  • Reproducido en #EuskalNews con el permiso de la autora

El Dr. Yamamoto hace un llamamiento público para frenar las dosis de refuerzo ante los resultados tras ocho meses: la función inmune es menor que la de los no vacunados

El Dr. advierte de que las vacunas contra la Covid-19 son un importante factor de riesgo de infecciones en pacientes críticos

El Doctor Marty Makary, Profesor de la Universidad Johns Hopkins, miembro de la Academia Nacional de Medicina, ha subrayado hoy el contenido de un artículo publicado en PubMed.gov y en el Virology Journal firmado por el Dr. Yamamoto, donde mediante una carta pública solicita que se dejen de inocular dosis de refuerzo ante el descenso de la función inmune detectada tras los ocho meses en pacientes con dos dosis.

Concretamente, la carta que firma el Dr. Yamamoto hace referencia a la información dada por estudios publicados en The Lancet y ha señalado que «la función inmune entre los individuos vacunados, después de ocho meses, tras la administración de las dos dosis de la vacuna Covid, fue menor que entre los no vacunados». Además, ha añadido a su comentario la referencia a la Agencia Europea del Medicamento, donde señala: «Las inyecciones de refuerzo frecuentes podrían afectar negativamente a la respuesta inmunitaria».

En su publicación, hace referencia al artículo publicado en PubMed que puede leerse aquí. También ha sido publicado en virologyj.biomedcentral.com

El artículo, firmado por El Dr. Jenki Yamamoto, se titula: «Efectos adversos de las vacunas contra el COVID-19 y las medidas para prevenirlos».

El resumen del artículo señala al que recientemente publicó The Lancet, sobre la efectividad de las vacunas y en el que se señalaba, a su vez, «la disminución de la inmunidad de las vacunas con el paso del tiempo». Según señala Yamamoto, «el estudio mostró que la función inmunológica entre las personas vacunadas 8 meses después de la administración de dos dosis de la vacuna COVID-19 fue más baja que la de las personas no vacunadas».

Precisamente esta parte es la que ha subrayado el Dr. Makary. Y también ha recordado que «De acuerdo con las recomendaciones de la Agencia Europea de Medicamentos, las inyecciones frecuentes de refuerzo de COVID-19 podrían afectar negativamente la respuesta inmunitaria y pueden no ser factibles». 

El estudio también señala que «La disminución de la inmunidad puede deberse a varios factores, como la N1-metilpseudouridina, la proteína espiga, las nanopartículas lipídicas, la mejora dependiente de anticuerpos y el estímulo antigénico original. Estas alteraciones clínicas pueden explicar la asociación informada entre la vacunación contra la COVID-19 y el herpes zóster.»

Suspende las vacunas de refuerzo adicionales

El Doctor Kenji Yamamoto propone en su artículo que, como medida de seguridad: «se deben suspender las vacunas de refuerzo adicionales. Además, la fecha de vacunación debe registrarse en la historia clínica de los pacientes.»

Explica en su estudio que se ha informado de varias medidas prácticas para prevenir una disminución de la inmunidad: «limitar el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, incluido el paracetamol para mantener la temperatura corporal baja, el uso adecuado de antibióticos, dejar de fumar, controlar el estrés y limitar el uso de preparados de lípidos, inluído el propofl, que puede causar inmunosupresión perioperatoria».

El doctor advierte en su artículo de que «la vacunación contra la COVID-19 es un importante factor de riesgo de infecciones en pacientes críticos.»

Contenido completo del artículo

Estimado editor,

La pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) ha llevado al uso generalizado de vacunas genéticas, incluidas las vacunas de ARNm y de vectores virales. Además, se han utilizado vacunas de refuerzo, pero su eficacia contra la proteína espiga altamente mutada de las cepas de Omicron es limitada. Recientemente, The Lancet publicó un estudio sobre la efectividad de las vacunas COVID-19 y la disminución de la inmunidad con el tiempo [ 1]. El estudio mostró que la función inmunológica entre las personas vacunadas 8 meses después de la administración de dos dosis de la vacuna COVID-19 fue más baja que la de las personas no vacunadas. Estos hallazgos fueron más pronunciados en adultos mayores e individuos con enfermedades preexistentes. De acuerdo con las recomendaciones de la Agencia Europea de Medicamentos, las inyecciones de refuerzo frecuentes de COVID-19 podrían afectar negativamente la respuesta inmune y pueden no ser factibles [ 2 ]. Varios países, incluidos Israel, Chile y Suecia, ofrecen la cuarta dosis solo a adultos mayores y otros grupos en lugar de a todas las personas [ 3 ].

La disminución de la inmunidad es causada por varios factores. En primer lugar, la N1-metilpseudouridina se utiliza como sustituto del uracilo en el código genético. La proteína modificada puede inducir la activación de las células T reguladoras, lo que resulta en una disminución de la inmunidad celular [ 4 ]. Por lo tanto, las proteínas de espiga no se degradan inmediatamente después de la administración de vacunas de ARNm. Las proteínas de espiga presentes en los exosomas circulan por todo el cuerpo durante más de 4 meses [ 5 ]. Además, los estudios in vivo han demostrado que las nanopartículas lipídicas (LNP) se acumulan en el hígado, el bazo, las glándulas suprarrenales y los ovarios [ 6 ], y que el ARNm encapsulado en LNP es altamente inflamatorio [ 7]. Los anticuerpos recién generados de la proteína espiga dañan las células y los tejidos que están preparados para producir proteínas espiga [ 8 ], y las células endoteliales vasculares son dañadas por las proteínas espiga en el torrente sanguíneo [ 9 ]; esto puede dañar los órganos del sistema inmunitario, como la glándula suprarrenal. Además, puede ocurrir una mejora dependiente de anticuerpos, en la que los anticuerpos que mejoran la infección atenúan el efecto de los anticuerpos neutralizantes en la prevención de la infección [ 10 ]. El pecado antigénico original [ 11 ], es decir, la memoria inmune residual de la vacuna de tipo Wuhan puede impedir que la vacuna sea lo suficientemente eficaz contra las cepas variantes. Estos mecanismos también pueden estar involucrados en la exacerbación de COVID-19.

Algunos estudios sugieren un vínculo entre las vacunas contra la COVID-19 y la reactivación del virus que causa la culebrilla [ 12 , 13 ]. Esta condición a veces se denomina síndrome de inmunodeficiencia adquirida por la vacuna [ 14]. Desde diciembre de 2021, además de COVID-19, el Departamento de Cirugía Cardiovascular del Okamura Memorial Hospital, Shizuoka, Japón (en lo sucesivo, «el instituto») ha encontrado casos de infecciones que son difíciles de controlar. Por ejemplo, hubo varios casos de sospechas de infecciones por inflamación después de una cirugía a corazón abierto, que no pudieron controlarse incluso después de varias semanas de uso de múltiples antibióticos. Los pacientes mostraron signos de estar inmunocomprometidos y hubo algunas muertes. El riesgo de infección puede aumentar. Es posible que en el futuro deban revisarse varios algoritmos médicos para evaluar el pronóstico posoperatorio. Los medios de comunicación han ocultado hasta ahora los eventos adversos de la administración de la vacuna, como la trombocitopenia trombótica inmune inducida por la vacuna (VITT), debido a la propaganda sesgada. El instituto encuentra muchos casos en los que se reconoce esta causa. Estas situaciones se han dado en oleadas; sin embargo, aún no se han resuelto a pesar de las medidas implementadas para la detección sistemática de anticuerpos contra la trombocitopenia inducida por heparina (TIH) en los pacientes ingresados ​​para cirugía. Se han confirmado cuatro casos positivos de anticuerpos HIT en el instituto desde el inicio de la vacunación; esta frecuencia de casos positivos para anticuerpos HIT rara vez se ha observado antes. También se han informado casos fatales debido a VITT después de la administración de vacunas COVID-19 [ Se han confirmado cuatro casos positivos de anticuerpos HIT en el instituto desde el inicio de la vacunación; esta frecuencia de casos positivos para anticuerpos HIT rara vez se ha observado antes. También se han informado casos fatales debido a VITT después de la administración de vacunas COVID-19 [ Se han confirmado cuatro casos positivos de anticuerpos HIT en el instituto desde el inicio de la vacunación; esta frecuencia de casos positivos para anticuerpos HIT rara vez se ha observado antes. También se han informado casos fatales debido a VITT después de la administración de vacunas COVID-19 [15 ].

Como medida de seguridad, se deben suspender las vacunas de refuerzo adicionales. Además, se debe registrar en la historia clínica de los pacientes la fecha de vacunación y el tiempo transcurrido desde la última vacunación. Debido a la falta de conocimiento de este grupo de enfermedades entre los médicos y el público en general en Japón, a menudo no se documenta un historial de vacunación contra el COVID-19, como en el caso de la vacunación contra la influenza. Es posible que se deba considerar el tiempo transcurrido desde la última vacunación contra el COVID-19 cuando se requieren procedimientos invasivos. Se han informado varias medidas prácticas que se pueden implementar para prevenir una disminución de la inmunidad [ 16]. Estos incluyen limitar el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, incluido el paracetamol, para mantener la temperatura corporal baja, el uso adecuado de antibióticos, dejar de fumar, controlar el estrés y limitar el uso de emulsiones lipídicas, incluido el propofol, que puede causar inmunosupresión perioperatoria. [ 17 ].

Hasta la fecha, al comparar las ventajas y desventajas de las vacunas de ARNm, se ha recomendado comúnmente la vacunación. A medida que la pandemia de COVID-19 se controle mejor, es probable que las secuelas de la vacuna se vuelvan más evidentes. Se ha planteado la hipótesis de que habrá un aumento de las enfermedades cardiovasculares, especialmente los síndromes coronarios agudos, causados ​​por las proteínas espiga en las vacunas genéticas [ 18 , 19]. Además del riesgo de infecciones por disminución de las funciones inmunitarias, existe un posible riesgo de daño orgánico desconocido causado por la vacuna que ha permanecido oculto sin manifestaciones clínicas aparentes, principalmente en el sistema circulatorio. Por lo tanto, las evaluaciones de riesgo cuidadosas antes de la cirugía y los procedimientos médicos invasivos son esenciales. Se necesitan más ensayos controlados aleatorios para confirmar estas observaciones clínicas.

En conclusión, la vacunación contra la COVID-19 es un importante factor de riesgo de infecciones en pacientes críticos.«

Suscríbete
Notificar sobre
guest
1 Comentario
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Álvaro
Álvaro
27 días

Un poco tarde. Cárcel, no sólo no vacunar. Lo ocultaron y los medios lo seguirán haciendo. Cientos de millones de muertes clamaran justicia.

error: Content is protected !!
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x