MUNDO

‘Sitzpinkler’ o la moda masculina de orinar sentado que se extiende entre los calzonazos de la Alemania progre

Noticia escrita por el periodista Diego Bermejo para el diario El Mundo (reproducida en euskalnews.com de manera íntegra): https://www.elmundo.es/f5/comparte/2018/05/20/5afee571468aeb47738b45a4.html

En muchos pisos alemanes no es extraño encontrar un cartel en el baño en el que se puede leer «Bitte hinsetzen» (por favor, siéntese). De hecho, últimamente, este polémico letrero se está convirtiendo en un clásico de las viviendas compartidas habitadas por jóvenes de distinto género. El mensaje es de lo más inquietante para los recién llegados a tierras teutonas -especialmente para los que no dominan la lengua germana-, empieza por ser ignorado y, al tropezarse con él dos o tres veces, obliga a cualquiera a preguntar por su significado a algún local.

«Es que en esta casa está prohibido mear de pie. Es una norma del piso», contestan. De primeras, suena a excentricidad, pero esconde todo un tema de Estado. El principal motivo, aunque no el único, por el que se realiza este requerimiento tiene que ver con la higiene. Parece lógico asumir que en un baño en el que todos orinan sentados se ensucia mucho menos. También que la manera de solventar la mala puntería de muchos hombres, es decir, pasar un trocito de papel por esa gota de orín que ha salpicado la taza, es más parecido a esparcir que a limpiar.

De ahí que, en cada vez más familias, y generalmente por imposición de la figura materna, se esté empezando a educar a los niños varones en la costumbre del sitzpinkeln u orinar sentados. Este asunto tiene dividido y en una auténtica guerra social a algunos sectores del país germano desde hace ya algún tiempo. Allí, los stehpinklers (hombres que defienden seguir haciendo pis de pie) se rebelan contra lo que consideran la enésima imposición de lo políticamente correcto que, en este caso, encarnan los sitzpinklers (aquellos que se sientan para miccionar).

Más allá de en las redes sociales, donde el enfrentamiento entre ambas posturas es especialmente visible, es en las ya de por sí adornadas paredes y puertas de los baños públicos donde con más fiereza parece estar librándose esta batalla ideológica. Allí, además de las clásicas proclamas reivindicativas, es habitual encontrar pegatinas con arengas feministas como «Hier wird gepinkelt sitzend» (aquí se hace pis sentado) contrapuestas a otras con mensajes del tipo «Stand Up for your Rights» (un juego de palabras que significa algo así como «levántate por tus derecho») colocadas por sus contrarios.

Para muchos ‘resistentes’, los sitzpinklers no son más que «calzonazos» postergados a un ideario «feminazi» que sólo busca la humillación sistemática del varón. En este caso, a través de la imposición de lo que los stehpinklers consideran una «postura antinatural» y «ridícula».

‘SITZPINKLERS VS STEHPINKLERS’, TAMBIÉN EN LOS JUZGADOS

En busca de respaldar su discurso, los que abogan por la micción masculina de espaldas a la taza echan mano a algunos casos vinculados al sitzpinkeln que ponen de manifiesto la importancia de que los hombres cambien lo que hasta ahora había sido su postura habitual.

Uno de ellos es el que tuvo lugar en la ciudad de Radeburg en el año 2000. Allí, un casero obligó a sus inquilinos a elegir entre orinar sentados o pagar el recambio de los radiadores del cuarto de baño. Lo hizo después de que los peritos confirmaran que la oxidación de los radiadores había sido provocada por las salpicaduras sistemáticas que habían dejado los stehpinklers.

Otro de los más mediáticos se produjo en 2004 en la localidad de Düsseldorf, donde un casero y un inquilino acabaron en los tribunales después de que el primero decidiera quedarse con la fianza del segundo. Según alegó el demandado ante el juez, este se vio obligado a quedarse el depósito tras conocer que la razón por la que tuvo que cambiar todo el mármol que rodeaba el inodoro no era otra que la ingente cantidad de orín que el arrendado había desparramando por la zona afectada durante años. Así constaba en el informe de obra.

‘MERCHANDISING’ ‘SITZPINKELN’

Como suele ser habitual cada vez que un asunto como este irrumpe con fuerza en la agenda social, han aparecido quienes han visto en el debate una oportunidad de negocio. En busca de extender el hábito de la micción acomodada entre los varones, nació S.P.U.K. Un pequeño aparato que se coloca debajo de la segunda tapa del WC y que, hace sonar un discurso agotador sobre la importancia de mear sentado al levantarla. A los pocos días de salir a la venta se agotaba en todo el país.

A la sombra de la polémica también se empezaba a producir todo tipo de merchandising sitzpinkeln. Desde camisetas o pegatinas con las que promocionar a la causa hasta letreros o vinilos con los que advertir a los visitantes en los locales de restauración.

Una de las preguntas que seguro se han hecho los españoles retornados con la higiénica costumbre ya adquirida es si aquí se podría llevar a cabo una campaña como la que ha conseguido modificar la forma en la que miles de germanos venían meando desde tiempos inmemoriales. Quizá, tras décadas comprándoles vehículos y maquinaria pesada, lo próximo que importemos de Alemania sea el sitzpinkeln. Seguro que más de un@ sueña con que llegue ese momento.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!