EUSKADI OPINIÓN

El fiasco de las Torres de Bolueta: La última ‘patochada’ del Gobierno Vasco y sus incompetentes constructoras

Hace unos días nos hicimos eco de los problemas que sufren los vecinos de la nueva urbanización de Bolueta gracias a la voz que les aportaron los tres concejales que tiene el PP en el consistorio bilbaino. Hoy, nuestro colaborador habitual Francisco Lázaro ha compartido con nosotros unas reflexiones sobre las mencionadas Torres de Bolueta que seguro que encontraréis interesantes. Ahí van:

EL FIASCO DE LAS TORRES DE BOLUETA: LA ULTIMA PATOCHADA DEL GOBIERNO VASCO Y SUS INCOMPETENTES CONSTRUCTORAS

Hace años, recién comenzados los trabajos de edificación de los rascacielos autosostenibles de Bolueta fui de los primeros en sostener la opinión de que aquel proyecto estaba condenado al fracaso. Numerosas voces se alzaron en las redes sociales contra mi forma de ver las cosas, que al final resultaría no solo acertada, sino que además se quedó corta, según podemos comprobar en el infame artículo que esta mañana publica El Correo sobre este polémico tema. Al parecer, el edificio, fabricado con la más moderna tecnología y provisto de certificaciones medioambientales europeas, fracasa vergonzosamente en su propósito principal de mantener la temperatura interior regulada a lo largo del año con un consumo energético reducido.

En invierno, ni tan mal. Pero en verano, los vecinos se asfixian de calor, hasta el extremo de que algunos de ellos están pensando en renunciar a su recién estrenada VPO para mudarse a otro lado. La causa de este pésimo funcionamiento se debe a que el diseño original de estos edificios está dimensionado para las condiciones climatológicas del Norte de Europa. Ni la empresa constructora, VISESA, vinculada al Gobierno Vasco, ni los inspectores medioambientales lo tuvieron en cuenta, de modo que ahora la única solución al problema pasa por la instalación de costosos equipos de refrigeración que con su elevado consumo de electricidad y su elevada huella de carbono anulan el propósito original de la construcción.

¿No nos recuerda esto a la catástrofe del vertedero de Zaldibar, o a la incapacidad para registrar datos fiables sobre la evolución del Covid-19? La administración pública vasca, con todo su entramado de empresas de amiguetes, clientelas, clusters, entes y demás, se está convirtiendo en un establo masivo para burócratas incompetentes y pesebreros de los partidos políticos? Por eso fracasan las cosas. Y por ello debemos estar preparados para que en años próximos El Correo nos siga amenizando las pausas del café con noticias parecidas.

¡Cómo me gustaría haber estudiado Derecho y ser ahora establecido abogado!. Es la única profesión en la que no falta el trabajo ni el entretenimiento. Solo en cuestión de contenciosos administrativos y pleitos contra la Administración, ya se abre delante de cualquier letrado un campo de batalla tan inabarcable como las llanuras del Asia Central.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!