OPINIÓN

«La inocencia recuperada» – José Miguel Ruiz Valls

  • La opinión de José Miguel Ruiz Valls, colaborador habitual de euskalnews.com
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión, tanto en euskera como en castellano, podéis enviarlos a info@euskalnews.com

LA INOCENCIA RECUPERADA

Si un día descubres que alguien en quién confías ciegamente te engaña –Por ejemplo tu pareja- es natural que el descubrimiento te produzca cierto shock. Pasada la sorpresa, también es normal que te preguntes -¿Cuántas veces me habrá engañado?-

Cuando alguien descubre que las autoridades en las que confía ciegamente le engañan, suele suceder, más o menos, lo mismo. Es lógico que, quién se sabe engañado por el sistema, corte su relación sentimental con el sistema y se dé un tiempo para evaluar lo que le enseñaron los docentes del sistema, los sacerdotes del sistema, los medios de comunicación del sistema… Tal tarea supone desaprender todo lo aprendido (Empezar de cero pues, si no sabes dónde está la mentira, el error, no sabes cómo afecta a tu manera de pensar). Abordarla requiere mucha valentía (Mucha energía). Es por eso que hay quién lo llama «El camino del héroe».

Partir de cero es como volver a ser un niño, culturalmente hablando. Es darse la libertad de formular preguntas que hacen sonreír al adulto engañado, que da las respuestas por supuestas -¿Cómo es que hoy no saben ir a la Luna si se supone que ya fueron hace cincuenta años? ¿Cómo levantaron los trilitones de Baalbek? (No digo «arrastraron», digo «levantaron», «izaron», «elevaron») ¿Cómo se explica que los nazis, si eran tan belicosos, adoptaran por bandera un símbolo universal de paz?

Cuando acometí yo esa tarea, me sorprendió descubrir que no sabía lo que era la democracia, pese a tener una licenciatura en derecho. (Eso hizo que no me sorprendiera por el hecho de que los médicos no sepan lo que es un virus). Me di cuenta de que nadie sabe lo que es la electricidad, a pesar de que la utilizamos casi para todo. Me di cuenta de que ni siquiera sabemos qué alimentos son los idóneos para nuestra especie (Nos enseñaron que debemos comer ·»de todo» porque somos omnívoros pero los omnívoros no comen «de todo» por deber sino por poder).

¡Y son solo algunos ejemplos! En general, me percaté de que, durante mucho tiempo, no hice más que repetir conceptos, consignas, frases hechas que las autoridades insertaron en mi memoria, como verdades que resultaron no serlo, como la creencia en el progreso infinito ¿En un planeta finito? ¿Cómo puede alguien creer en el infinito sin creer en la posibilidad de que exista Dios? ¿Cómo pueden tener los ateos a Darwin como referente, siendo que Darwin creía en Dios? (Quién haya leído sus libros que tire la primera piedra). Me di cuenta de que había dejado entrar en mi mente un montón de ideas perturbadoras y que eso era la causa de todo el miedo que sentía. Sin duda, la más perturbadora que nos insertaron fue «Sobra gente en el mundo». Tanto es así que haberlo creído está llevando a la humanidad a la auto-destrucción

El camino del héroe no es más que el camino a la libertad. No es una ruta reservada para unos pocos elegidos pues ¿Quién no desea ser libre? Es una tarea que, tarde o temprano, todos deberemos abordar. Ciertamente, tenemos libre albedrío, que es la posibilidad de dejarlo para otro día pero ¿A qué precio? Al precio de seguir siendo engañados, de seguir sin conocer la verdad.  ¿Por qué vino el «pandemónium» sino porque, utilizando nuestro libre albedrío, dejamos para el futuro problemas que deberíamos haber abordado en el pasado? ¿No ha sido esto una repetición aumentada del fraude de la Gripe-A? Entonces ya quedó claro que la OMS era un organismo corrupto y también nuestro gobierno, que despilfarró un montón de millones en unos fármacos que fueron a parar a la basura. Así lo expresaron en la tele, cuando en la tele tenían libertad de expresión.

Pero el «pandemónium» ha hecho posible que, los que creían en la política, hayan podido darse cuenta de que la política es corrupta; que los que creían en la ciencia hayan podido darse cuenta de que la ciencia es corrupta; que los que creían en la religión hayan podido darse cuenta de que la religión es corrupta (Los católicos incluso han podido ver al papa haciendo publicidad de empresas privadas como Pfizer. ¿Cuánto le habrán pagado?). Es normal que, abrir los ojos de repente, a tanta corrupción, provoque cierto shock, pero pasada la sorpresa, se puede ver que era necesario para librarse de tanta falsa autoridad. Hay quién aún se resiste porque teme que su mente quede totalmente vacía, porque le enseñaron a asociar «mente vacía» a «cabeza hueca». Si ese es tu temor, no te preocupes: Tan solo se trata de, como cantaban «Los Secretos», volver a ser un niño, de recuperar la inocencia perdida. ¿Cómo puede causar temor vaciar la mente, cuando la mayoría de la gente no puede dormir por tenerla demasiado llena? ¿Has visto alguna vez cómo duerme un niño?

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!