OPINIÓN POLÍTICA

Médicos sobornados por las farmacéuticas: ¿Podemos confiar en ellos?

La opinión de Luisa Vicente, asesora jurídica y económica en materia socio laboral, empresarial y en RRHH; Colaboradora habitual de euskalnews.com

OBJETIVOS PRIORITARIOS: EL GERONTOCIDIO Y ELIMINAR A LAS PERSONAS OBSOLETAS.

El propósito de este artículo no es desacreditar arbitrariamente a las compañías Farmacéuticas y difamar a todo el colectivo sanitario. Existen médicos y empleados en el área de la salud y de los cuidados que son honestos y merecen todo nuestro respeto y admiración por su labor. Sin embargo no hay que olvidar que existen muchas Farmacéuticas, la mayoría, que tienen como su principal objetivo la rentabilidad económica de sus fármacos y repartir dividendos a sus accionistas. También existen médicos que, por estrategias de marketing de las Farmacéuticas para situar su producto y vender más, entran en un espiral de intereses y su motivación  acaba estando  más cerca de lo pecuniario que de la salud.

Mi objetivo no es otro, que sacar a la luz cierta  información que no sale en los medios, o incluso si sale, se procura que pase  desapercibida para la ciudadanía.

A los lectores les corresponde actuar en consecuencia con los datos que aporto tras mi investigación, sin más pretensión que la de abrir los ojos ante  la podredumbre que sobrevuela  el inframundo  sanitario donde » la radiografía del mapa del soborno  muestra los efectos del tráfico de recetas que quiebran la salud de los pacientes  y arruina a las Administraciones mientras la consienten» según palabras de Miguel Jara, periodista  especializado en el análisis de temas de la salud y colaborador de Discovery Salud. 

«LOS ANCIANOS SON UN RIESGO PARA LA  ECONOMÍA GLOBAL»

En muchas culturas las personas mayores son clave por la sabiduría y la experiencia que nos transmiten, sin embargo los Organismos Internacionales que determinan los Mercados, el Sistema Financiero y la llamada Nueva Economía, han decidido desechar sin ambages a cuantas personas caducas y obsoletas pongan en riesgo el equilibrio del sistema económico. En tal sentido parece que hayan establecido  un límite inaplacable entre los recursos que consumen  y el retorno de los mismos  por vía fiscal.  Hablamos de gastos sanitarios, ayudas a la dependencia, pensiones etc.  Olvidan que  muchas pensiones han sido el balón de oxigeno en épocas de crisis, que han  favorecido más a las familias de los jubilados, que a ellos mismos.

Las peroratas del Gobierno son claros mensajes para decirnos que el estado del bienestar ha llegado a su fin. La alternativa que nos dan es el modelo de  » la sociedad participativa», eufemismo que trata de esconder una realidad: si quieres una pensión el día de mañana, contrata con los bancos un fondo privado; si quieres sanidad, contrata un seguro privado,  así con todo lo que un persona necesita.  Nos están diciendo que solo se salvarán las personas que dispongan de medios económicos suficientes. 

Son frecuente las declaraciones casi delictivas de personajes del mundo Institucional, Económico y Político que expresan sin rodeos el riesgo que supone la longevidad de la personas para la economía, declaraciones que nos produce indignación y sonrojo.

Ted Turner, fundador de la CNN“Una población total mundial de entre 250 y 300 millones de personas, con una disminución del 95% desde los niveles actuales, sería lo ideal”

Laura Kodres Dra Deptº de Mercados Monetarios del FMI“El riesgo de longevidad en la economía no debe ser relegado a la última página de los diarios. Mientras más tiempo se ignore, más difícil será resolverlo. El momento para actuar es ahora”

Viceprimer Ministro de Japón, Taro AsoEn referencia a pacientes con enfermedades graves dijo:” No se puede dormir cuando se piensa que todo está pagado por el Gobierno. Esto no se resolverá a menos que les demos prisas por morir”                                                                 

   Bill Maher, presentador de  HBO“Estoy a favor del aborto, estoy a favor del suicidio asistido, estoy a favor del suicidio regular…. el planeta está demasiado lleno de gente y tenemos que promover la muerte “

Patricia Flores: Ex Viceconsejera de Sanidad de la Comunicad de Madrid¿ Tiene sentido que un enfermo viva gratis del sistema ?Tales declaraciones, ausentes de la más mínima sensibilidad, hacen pensar que quieren acabar con el “expolio a las Arcas Públicas de «las clases improductivas.» 

Las restricciones a las ayudas sociales y al Sistema Nacional de Salud comenzaron en 2008 con la excusa de la crisis inmobiliaria perjudicando a los más desfavorecidos. Sin embargo 13 años después, no solo continúan sino que han ido  aumentando año tras año. 

Vemos que se ha pasado de la pseudoeugenesia, aborto, manipulación genética, etc, a la eugenesia de los más vulnerables, discapacitados, ancianos sanos y enfermos, y a personas  incurables. Recientemente han incorporado «al catálogo»  la eutanasia   como solución fácil para acabar con las personas «que valen poco». Se olvidaron que justamente los Gobiernos tienen la misión de proteger a la población, sobre todo a los más vulnerables y no precisamente matándolos. 

Algunos países alegando cínicamente que no  quieren  aplicar la eutanasia por razones éticas,  dejan morir neonatos  con algún pequeño defecto físico que puede solucionarse con una simple y fácil intervención  sin riesgo alguno para el bebé. Otras veces se trata de adultos con enfermedades crómicas incurables pero no invalidantes,  que nos les impide tener una vida autónoma.  Lo más indignante es que  estas prácticas  nos las presentan  como una «iniciativa humanitaria demuerte digna.»

Los Gobiernos instrumentalizan  el poder legislativo para  redactar  protocolos contra la vida de las personas. Les preocupa  el decrecimiento económico y no quieren restarlo del tren de vida y  de sus privilegios.

La colaboración necesaria  de los profesionales de la medicina en estos planes,  facilita que se aprueben  prácticas despiadadas de «suicidio asistido y voluntario» que tratan de justificar con argumentos inverosímiles.  Presentan  a los médicos como acérrimos  defensores de la eutanasia y del aborto, aunque muchos de ellos no estén de acuerdo. Ahora más que nunca, algunos médicos  con códigos poco éticos  están quedando retratados. Son  el ojo de huracán,  árbitros que viven entre el deber de curar,  el dejar  morir, y el oficio de  matar. 

La eutanasia aparece en un momento crítico como este, como la herramienta ideal para mantener el equilibrio presupuestario de la economía. 

Fijaros que en lugar de eliminar el sufrimiento humano, eliminan  al ser humano que sufre, y lo hacen  para ahorrarse presupuesto  en  cuidados paliativos, también  como «medio de limpieza» y  control demográfico.  Esto es aplicable a discapacitados, incurables y ancianos que están sanos, pero alegan » cansancio vital». El desmantelamiento del estado de bienestar y la implantación del nuevo sistema, arrojará montañas de «cansancio vital» a personas que dicen no tener «ganas de  vivir» aunque no estén enfermas, simplemente están deprimidas por la soledad y el  abandono  de su propia familia. Pero no debemos preocuparnos: «el piadoso sistema» ayudará a suicidarse a todos aquellos que no estén en condiciones de producir  porque tienen » cansancio vital.»

El objetivo es que nazcan solo los niños necesarios para efectuar el recambio en el sistema productivo, pero sin generar mayores gastos en el presupuesto general del país. 

MÉDICOS SOBORNADOS. ¿PODEMOS CONFIAR EN ELLOS? 

Creo que las prácticas inapropiadas del colectivo sanitario no están  muy alejadas de las que practican los políticos  que se venden por una comisión a cambio de adjudicar contratos de obra pública a grandes Constructoras. En el caso de los médicos, ocurre algo parecido, aunque su repercusión es más grave teniendo en cuenta que hablamos de la salud de todos  y del gasto en medicamentos que tienen que soportar las Administraciones.

Un amplio sector de profesionales de la medicina y de Jefes de las Consejerías de Salud,  perciben  dádivas, regalos de todo tipo y comisiones de las Farmacéuticas por recetar  determinados fármacos y vacunas, incluidas las del Covid, así como por su promoción y su recomendación a sus pacientes.  Este comportamiento ilícito  está presente  en  profesionales  de todas las especialidades, médicos de cabecera, de familia, ginecólogos, pediatras, psiquiatras  y  otras especialidades.

Así lo pone de manifiesto el periodista especializado en temas de salud, Miguel Jara:

«¿Podemos confiar en que los medicamentos que nos recetan son seguros? Hemos oído a los doctores quejarse del deterioro que está viviendo su profesión en los últimos años, de las masificaciones de las consultas públicas y privadas, donde cada vez cuesta más encontrar un especialista que reciba en un plazo prudencial, del descenso de las remuneraciones que están recibiendo de las entidades aseguradoras y de la implantación de métodos de gestión que poco tienen que ver con la medicina. Pero hablan menos de las relaciones que les unen a los laboratorios, y ello a pesar de su perniciosa frecuencia. 

Veamos algunos casos.

Pinchando el enlace accederás a una información más amplia:

1 Los médicos españoles recibieron 601 millones de las farmacéuticas en 2018.    Las diferencias de las cantidades recibidas por los médicos entre 2019 y 2018 apenas existen, pero es cierto que la    inversión que realiza la industria farmacéutica en dádivas y comisiones  aumenta  en cada ejercicio. La  primera vez que se  hicieron públicos estos datos en 2016, la suma total alcanzó 496 millones,   un 17,5% menos. Es decir  que cada año aumentan las cantidades  que perciben los profesionales de la medicina.

Los médicos españoles se niegan a revelar lo que cobran de los laboratorios.   Las principales asociaciones profesionales del sector han manifestado abiertamente su rechazo frontal a esta medida de transparencia, adoptada en España por la patronal Farmaindustria en su nuevo código de buenas prácticas. Por su parte, la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme), que agrupa 42 sociedades médicas de todas las especialidades y representante del mayor número de profesionales del colectivo médico, ha afirmado que tiene «serias dudas sobre la legalidad de la desagregación de datos y su publicación a nivel individual de profesional médico, sin su autorización».
No obstante se llegó al acuerdo de entregar las dádivas de las farmacéuticas a las Federaciones, y desde enero, se recogen explícitamente los datos de pagos individualizada. Esto significa que cualquier médico que se niegue a firmar estos contratos no puede seguir colaborando con la industria. Si esto se llevará a término o no, se desconoce.

3Los médicos, sus recetas y las artimañas de la industria farmacéutica.
La industria farmacéutica pone de relieve lo mucho que cuesta colocar en el mercado un nuevo producto, pero lo que no dice es que el mayor gasto, que suele ser 35%, se dilapida en dádivas económicas a médicos para conseguir una mayor penetración de su producto y ser los primeros en el      mercado. La investigación y el desarrollo van detrás de esta partida, y ellos con consecuencias graves para la salud.

 “Tenemos normas que prohíben el cohecho y las dádivas a funcionarios públicos, y la ley del  medicamento fue reformada con especial dureza en este punto. El problema es que las fiscalías no toman en consideración las denuncias y la policía no da importancia a este asunto. En Italia, hace           pocos años, la policía judicial entró en la sede la multinacional Glaxo y recogió documentos que sirvieron para denunciar a más de 4.000 visitadores y médicos por estas práctica»

Así influyen las farmacéuticas sobre los médicos. 182,5 millones en 2017 en pagos a médicos           españoles «por sus servicios y para asistir a congresos y viajes» 
Las farmacéuticas han recurrido a prácticas fraudulentas de marketing para promocionar entre los médicos fármacos para indicaciones no aprobadas por las agencias sanitarias. Es decir, para                    enfermedades de las que no había realmente pruebas de eficacia con dichos fármacos. Sólo en Estados    Unidos, la industria ha tenido que pagar miles de millones en multas debido a esto y la lista suma y sigue.    

Un metanálisis encontró que, tras hallarse pruebas de un riesgo incrementado de infarto de miocardio      por el fármaco rosiglitazona, que los investigadores con conflicto de interés continuaron defendiendo      dicho medicamento (a menudo no mostrando sus relaciones con la industria). Esto podría haber retrasado la retirada del mercado de dicho fármaco en varios países. En esta cadena de relaciones sanitarias entre médicos y farmacéuticas está claro que ambos salen ganando, pero ¿qué ocurre con el último eslabón de esta cadena, los pacientes? Los resultados de múltiples estudios científicos sobre este fenómeno arrojan datos que hablan por sí mismos: ellos son       los grandes perdedores. Los conflictos de intereses de los médicos (ya sean declarados o no) tienen un  impacto negativo sobre la evidencia clínica, la opinión pública y la toma de decisiones clínicas.

5¿Es correcto que las farmacéuticas paguen a los doctores?    Algunas de esas relaciones han derivado en comportamientos ilegales. Las principales farmacéuticas han llegado a acuerdos con el Departamento de Justicia de decenas de miles de millones de dólares sobre presunto mercadeo fraudulento de fármacos, algunas veces a través de pagos a médicos.

La compañía líder en diálisis admite que sobornó a médicos españoles        Fresenius Medical Care abonó millones de dólares a facultativos de varios países, entre ellos España, Arabia Saudita, México y china,  para amplificar su   negocio de forma fraudulenta. En España              hizo pagos indebidos a la presidenta de la Sociedad de  Nefrología   María Dolores del Pino, jefa de    del Hospital de Torrecárdenas (Almería) que  les “apoyó” para obtener el 60% de una adjudicación, valorada en 3 millones      de dólares. También  está implicado  el Jefe  de  servicio del Hospital            General de Valencia,  Antonio Galán, junto con  Francisco Camps, otro de los médicos compinchados con Fresenius Medical.

El escándalo tuvo su origen en el 2012, cuando un denunciante dio un chivatazo, que obligó a  la   compañía, con sede en Alemania y cotizada en la Bolsa de Nueva York, a iniciar una investigación  interna, que le ha llevado, según su versión, a apartar a los responsables directos de las prácticas   corruptas. Asimismo, ha llegado a un acuerdo con el Departamento de Justicia estadounidense para  pagar 231 millones para evitar ser procesada.

Asimismo, FMC realizó pagos indebidos a facultativos para que los centros hospitalarios  usaran los fármacos más caros  de Freseinus.  Además, en Barcelona se investigan dos hospitales más por este fraude: el Hospital del Mar y el el Hospital Clínic.

Las farmacéuticas se han gastado en 3 años más de 2.000 millones en comisiones a médicosEl cobro por parte de los profesionales de la salud de estas importantes remuneraciones está tipificado como un delito al recibir comisiones ilícitas, y podrían ser acusados de fraude debido a la    exposición de los pacientes a decisiones médicas determinadas por el interés económico.

8Médicos pagados por la industria: influyentes camuflados entre insignificantes que se parten la cara       por los influyentes.
El colectivo de médicos que reciben pagos por los laboratorios farmacéuticos es un nicho ecológic perfecto para que un subgrupo de élite se camufle como lo hace la lechuza de la figura adjunta. En el      listado de médicos, entre una mayoría de miles de insignificantes, se camuflan o diluyen los KOL  (Key  Opinion Leaders), los médicos influyentes que reciben pagos generosos de los laboratorios por «asesoramiento y trabajos varios». Lo curioso es que, cuando vienen mal dadas, son los insignificantes  quienes se parten la cara por los influyentes.

Con las vacunas no se juega… pero se cobra No son conspiraciones. Corre el año 2018. Una multinacional farmacéutica paga un total de diez        millones de euros a médicos e instituciones científicas que, en la gran mayoría de casos, debían posicionarse sobre algunos productos y cuya recomendación positiva suponía obtener ventas millonarias para esa compañía. El nombre de la multinacional es GSK, pero no es la única. Ese      mismo año, las farmacéuticas Pfizer, Sanofi y MSD también pagaron decenas de millones de euros. En algunos casos esos pagos han llegado a altos funcionarios de la administración de la sanidad pública; incluso a los de la Comunitat Valenciana.

Teresa —nombre ficticio para proteger su identidad— ha trabajado en departamentos de    comunicación de la industria farmacéutica durante varias décadas, y ha decidido hablar «por responsabilidad ética, al no poder hacerlo de forma pública por miedo a ser despedida». Teresa explica: «si alguien cree que una multinacional va a hacer pagos a profesionales a cambio de nada,    es  que no sabe que el principal objetivo de una empresa es ganar dinero. La industria farmacéutica   mide muy bien sus inversiones.

Para defenderse argumentan que son pagos en concepto de investigación y desarrollo, pero la   realidad es bien diferente: los pagos reflejados son conceptos tan ambiguos como «honorarios o  patrocinios» 10 y ahora cito la mayor, difundida por Euskalnews.com sobre el caso de Federico Martimón,         pediatra y coordinador de la OMS en España, que recibió un premio  de 100.000 euros de       PZIFER

Para mí, igual de criminal es una Farmacéutica que presiona y soborna al Comité de Seguridad del Medicamento ( la EMA) para que le apruebe una vacuna experimental,  que el  médico que inyecta dicha vacuna. Además  sin el consentimiento informado, sin saber las patologías de la persona que va a recibir la vacuna,  y si además percibe una comisión de la Farmacéutica, peor todavía. 

Ambos son cómplices necesarios -Farmacéuticas y profesionales de la medicina-  en un sistema sanitario que cada vez está más corrompido. Se está jugando  con las muertes que se producen por los efectos adversos de la vacuna, cuyas cifras reales se desconocen y con las que posiblemente  se producirán dentro de  5 y 10 años, según determinan algunos científicos. 

SEDACIÓN EN CASA CON MORFINA y OPIÁCEOS CADA 4 HORAS

Dejando a un lado  las muertes  producidas por las vacunas – de las que no se tienen datos oficiales-  y las que se puedan producir en los próximos 10 años, hay que reseñar las muertes que se produjeron en casa desde el primer día del confinamiento, y que no han sido contabilizadas. 
Nos referimos a las personas a las que se les negó el traslado y la asistencia en los hospitales, y  fueron sedadas en sus domicilios  con morfina cada 4 horas «para aliviar su sufrimiento». Un hecho como este jamás  había ocurrido antes. 

Los criminales protocolos que se firmaron a principios de la pandemia desvalorizando por completo la vida, dieron vía libre a los médicos para  inyectar morfina, opiáceos y otras sustancias letales cada cuatro horas a las personas que  presentaban síntomas de cualquier tipo y estaban recluidas en sus casas solas,  o acompañadas de algún familiar. 

Aunque la noticia habla de «personas moribundas que entraban en agonía»,  realmente no sabremos nunca cual era su estado de gravedad, la enfermedad que padecían, o el motivo de muerte que el médico alegó en el parte de defunción. «Todo quedó en casa», esa seria la mejor manera de describir un hecho gravísimo y silenciado,  que ni la TV, ni los medios digitales y en papel,  han hecho público y la mayoría desconoce por completo.   

Dispositivo para perfundir analgésicos y opiáceos, y sedar a los pacientes terminales en sus casas. 

 Fue muy  fácil quitarse de encima a centenares de enfermos con patologías graves o no, mediante un   «Kóctel de confort» extra-hospitalario para la infección de Covid 19 en pacientes recluidos en casa, porque  Sanidad no  quiso  hospitalizarlos.  También se ahorraron  recursos humanos, médicos y personal  sanitario, porque en muchas ocasiones dejaron a los propios familiares al cargo de manejar  este dispositivo para evitar el desplazamiento «innecesario» cada 4 horas de un médico o una enfermera para sedar al anciano. Caerá sobre su conciencia toda la vida.

¿TENDRÁ LA FAMILIA QUE HACER LA EUTANASIA EN CASA?

El paliativista Gándara del Castillo comenta que las personas a veces pueden tardan horas en fallecer después de tomar la medicación y su pregunta es la siguiente:

«¿Va estar el médico de familia o el que tiene que atender cinco pueblos todas las horas que sean necesarias junto al paciente para corroborar la muerte? Todo esto a lo que huele es que va haber una serie de profesionales que se van a dedicar como en el aborto a hacer eutanasias a domicilio. No olvidemos que se trata de una prestación que está dentro de la cartera de la sanidad tanto pública como privada y que podrá ser facturable».

No me extrañaría que a partir de ahora, y teniendo en cuenta el comentario de de Gándara del Castillo,  que  será  la propia familia la que haga el «suicidio asistido a su padre, su madre, su herman@ o su hij@. Lo importante es que un médico no malgaste el tiempo horas y horas   «en tonterías.»

SANIDAD UTILIZARÁ EN LA EUTANASIA UN FÁRMACO DE USO VETERINARIO

«El Kóctel del confort»  o substancias que producen un paro cardiaco y  se aplicaron a los enfermos recluidos en sus domicilios, creo que  fue poca cosa, comparado con el fármaco que Sanidad quiere aplicar en las eutanasias, y que según  los farmacéuticos «es una barbaridad por tener un  uso veterinario.»

No pocos farmacéuticos tildan de «barbaridad» la utilización del pentobarbital en la eutanasia, un sedante no autorizado y de uso veterinario.

Si pincháis el enlace, os quedaréis de pasta de boniato como me quedé yo al leerlo.

LA CRUDA REALIDAD DE LA PANDEMIA DEL COVID 19

Nos han contado muchas mentiras. Nos han engañado en lo más importante,  nuestra salud, y la de nuestra familia.  Cuando la guerra del Covid 19 acabe, nos daremos cuenta que los únicos que han salido más ricos fortalecidos de todo esto, habrán sido las grandes Corporaciones, las Farmacéuticas, los Gobiernos mundiales, los Bancos, las empresas de Capital Riesgo, los grandes Gigantes Tecnológicos, y las Farmacéuticas. 
Entonces será el momento de decidir si merece la pena obedecer a un poder totalitario que busca crear ciudadanos esclavos  dóciles y temerosos que les sirvan, o preferimos perder el miedo y desobedecer a nuestro enemigo, ese que en todo momento nos ha intentado «proteger» y hacer todo  «por nuestro bien».

Jamás una mentira por mil veces repetida, será una verdad.

Luisa Vicente

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!