OPINIÓN

«De regreso» – José Miguel Ruiz Valls

  • La opinión de José Miguel Ruiz Valls, colaborador habitual de euskalnews.com
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión, podéis enviarlos a info@euskalnews.com

DE REGRESO

Si el pasado sábado, en que nuestros políticos decidieron que ya es posible callejear sin máscara (Por supuesto, sin contar con ninguna opinión experta, como reconoció alguno de ellos), la proporción de enmascarados fue de un 80% frente a un 20% de desenmascarados, tres días después, la proporción se ha invertido. ¡Lo que significa que una minoría de desenmascarados ha logrado que los desenmascarados sean mayoría!

¿Qué puede suceder a partir de ahora? Pues puede que todos nos la quitemos y volvamos a vivir sin tapujos. Puede que nos abracemos de nuevo, y nos besemos, y compartamos vaso, sin neuras, y nos demos la mano, sin necesidad de ridículos saludos a lo ‘Star Trek’. Puede pues que mejoremos nuestra calidad de vida y sin duda será un gran triunfo pero ¿Podremos olvidar lo que vemos visto? ¿Podremos ignorar lo que hemos aprendido?

Ciertamente, la cosa ha sido muy gorda. Nos ha engañado el gobierno estatal y también el autonómico, y hasta nuestro alcalde. Nos han engañado los sindicatos, los colegios profesionales… Nos ha engañado el médico, el cura, el periodista, el maestro… ¡Nos ha engañado incluso el Papa! ¿Cómo vamos a poder ignorar eso?

Nos han engañado con su loca idea de progreso ¿Quién pude decirme hacía donde progresamos? ¿Son más sanos los alimentos tratados químicamente o los ecológicos? ¿Cuáles son más sostenibles? ¿No aconsejaba el padre de los médicos «que tu alimento sea tu medicina»? ¿Se trata pues de «progresar» o de «regresar»? Pero ¡Cómo admitir que las autoridades han quedado desautorizadas! ¡Cómo asimilar que nos hemos quedado sin referentes, sin guías, sin ídolos! ¡Cómo aceptar qué hemos quedado libres!

Puede que la cosa acabe bien y volvamos a vivir como antes de esta locura pero ¿Podemos olvidar que estamos en manos de locos? ¿Se puede olvidar eso? ¿No nos quedará la sensación de que la locura puede repetirse en cualquier momento? ¿Podremos abrazar, besar, reír, teniendo esa información dentro de nuestra cabeza? ¿Es posible vivir con miedo dando por supuesto que ese miedo nunca acabará? ¿Es posible reír con miedo?

Solo entendiendo que el mal que se ha hecho ha sido grande podemos entender que la solución debe ser grande ¡A grandes males, grandes remedios! Es cierto que pudimos reír con la amenaza de la bomba atómica, y con algunas amenazas más; pero también es cierto que nunca se habían metido en nuestra casa, en nuestra intimidad; que nunca habían ultrajado nuestras personas metiéndonos palos en la nariz y en el culo; que nunca nos habían inyectado químicos desconocidos sin aprobación de la Agencia del Medicamento (Y ni siquiera entro a valorar si son peligrosos además) ¿Y son nuestros empleados? ¿Nuestros gestores? ¿Nuestros representantes? ¿No somos nosotros pues, las estrellas?

Sin duda, cualquier estrella despediría ‘ipso-facto’ a cualquier sirviente desleal. Sin duda, despedir a todos los que nos han engañado sería una buena solución pero ¿Cómo despedir a tanta gente? ¿No provocaríamos un caos? ¿Y no es el caos, lo mismo que tenemos ahora, pero sin impuestos? ¿Qué más se puede perder?

Muchos les dirían «Te despido» a todos esos servidores desleales que han abusado de nuestra confianza, si vieran que otros lo hacen pero ¿No esperan los otros ver lo mismo? ¿Acaso pensando todos lo mismo haremos otra cosa que esperar? Menos mal que todos hemos podido ver que una minoría, pensando diferente, puede cambiar las cosas. ¡Lo que significa que, con unos pocos que entiendan qué «si yo te espero y tú me esperas, seremos dos desesperados», la locura está acabada!

José Miguel Ruiz Valls

1 COMENTARIO

  1. Esos demonios que nos gobiernan trabajan a largo plazo, el próximo otoño invierno tendremos los miles de positivo y muertos correspondiente a los millones de inyectados con su consiguiente terror, confinamiento y vuelta a empezar.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!