EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

OPINION

Cuando la intervención de la libertad del individuo lleva implícita la dictadura sanitaria y medioambiental – Jon Ander Etxebarria

  • Escrito por Jon Ander Etxebarria, ex Decano del Colegio de Biólogos de Euskadi
  • Enlace a su blog: El Dato Mata el Relato

Cuando la intervención de la libertad del individuo lleva implícita la dictadura sanitaria y medioambiental

El poder neoliberal seduce a la izquierda y al ecologismo para que defiendan la agenda 2030, que está diseñada por y para el poder económico neoliberal.

La pandemia de la covid, que sospechosamente todavía la OMS no la ha declarado por terminada, cuando ya ningún país tiene establecido medida alguna, nos está indicando de forma clara, por una parte que el bagaje científico de la misma ha brillado por su ausencia y, por otra, que la OMS es más un organismo político, como se ha visto de forma reciente, que verdaderamente sanitario siendo una herramienta del poder del globalismo neoliberal.

En esta pandemia se ha utilizado una mezcla de salud pública con tema medioambiental con el fin, por una parte, de laminar a la población con el verdadero virus pandémico como ha sido el virus neuronal del miedo, y, por otra, con la finalidad de que el progresismo y la izquierda compren el discurso demagógico de la sostenibilidad, la ecología y la conservación medioambiental, elementos propios de ese ecologismo de la izquierda.

Con este binomio, en el que a través del miedo a perder la salud han conseguido paralizar a la sociedad de manera que el resto de los problemas de tipo socioeconómico se han dejado en un segundo plano, así como tener al ecologismo, al progresismo y a la izquierda encantados con ese plan de la agenda 2030 con supuestos colores verde y rojo, de forma que se haya hecho una dejación absoluta de las reivindicaciones y la defensa de los derechos individuales y colectivos, así como cualquier tipo de reivindicación social.

Pero Sres. de la izquierda, ¿quien ha proyectado y diseñado esta agenda 2030?, ¿ quiénes son los ideólogos de la misma?, supongo que tendrían que saber la respuesta, y si no lo saben, es porque la compra del discurso de dicha agenda es de tal calibre que les ha hecho caer en una ceguera absoluta, siendo la causa con toda probabilidad el contagio que han tenido con el virus neuronal expandido por el globalismo neoliberal, que ya dije desde hace tiempo iba a ser un virus que se cargaría al progresismo y a la izquierda tanto estatal como soberanista, y que estaba dejando el campo libre al albur de la demagogia de la ultraderecha, la cual aunque nos quieran dar a entender lo contrario si que está alineada con ese poder neoliberal globalista, ¿necesitaba el poder neoliberal seducir a la izquierda y al ecologismo para que se pudiera a defender esta agenda 2030?, la respuesta es SI, primero dejando de lado las reivindicaciones socioeconómicas por un supuesto virus mortal, y segundo poniéndose a realizar la defensa a ultranza de una agenda 2030 supuestamente ecológica y progresista pero que la realidad es que está diseñada por y para el poder económico neoliberal.

Está claro que son los poderes económicos quienes han diseñado esta estrategia teñida de arco iris, pero como todos sabemos la resultante de la combinación de sus colores es el color negro, verdadero color de la agenda 2030.

El discurso tanto desde el punto de vista sanitario, de salud y medioambiental, es de un intervencionismo puro en la libertad del individuo por lo tanto, en definitiva del colectivo social, primero con el miedo a la enfermedad y a la muerte con supuestos virus cuyo origen son las zoonosis adjudicando la culpa al cambio climático y al deterioro medioambiental, cuando los animales de esas supuestas zoonosis están presentes en el mundo mucho antes que el ser humano, por lo que nos podemos preguntar ¿cuál es la razón para que precisamente aparezcan en este momento?, y si se justifican las mismas mediante temas de índole medioambiental, lo que hay que decir es que no existe una relación con que se puedan trasmitir esos supuestos virus y se dieran esas zoonosis cuya principal razón histórica siempre ha sido la inoculación vía sanguínea, (insectos, animales, etc) y no debido a consideraciones ambientales donde, la transmisión por aerosoles no tiene lugar como nos han querido hacer creer con la pandemia de la covid.

Estos poderes del liberalismo económico nos quieren convencer y, para ello, que mejor que la utilización del miedo en la población como se ha hecho en los temas de salud, donde la izquierda ha comprado el discurso demagógico de economía vs salud, al igual que el augurarnos nuevas pandemias, catástrofes, desastres ecológicos, etc, mediante la utilización de la supuesta defensa del ecologismo, defendido tradicionalmente por la izquierda, que nuevamente ha comprado el discurso demagógico de la concienciación, apoyada en las restricciones de la población en determinadas áreas vs medioambiente, en donde el denominador común es no actuar en origen atajando el problema, como se debería hacer siendo la obligación de nuestros dirigentes, y si, obligar a los ciudadan@s a tener que resolverlo acatando medidas restrictivas como hemos visto recientemente con la pandemia y como estamos empezando a vislumbrar actualmente con el tema medioambiental, donde la solución se establece nuevamente en la ciudadanía mediante el reciclaje, las restricciones para poder disfrutar de la naturaleza, el distanciarse de las mascotas por esas supuestas zoonosis y en definitiva acabar por decirnos en un futuro próximo a los ciudadan@s que deberemos pagar un impuesto para poder respirar.

Se juega de esta manera con algo que es patrimonio de la humanidad como si fuese propiedad de ese poder neoliberal pero transmitiendo a la población, del mismo modo que con la pandemia, que son necesarias esas restricciones por el bien común, al igual que se ha hecho durante la pandemia, y pregunto, ¿acaso ellos son solidarios cuando durante la pandemia los ricos se han enriquecido todavía más y al resto nos han metido en una crisis económica de gran nivel?, ¿si quieren pedir solidaridad no es el momento para que ese poder económico neoliberal reparta entre la población ese enriquecimiento que han experimentado?

Este posicionamiento es del todo erróneo ya que en el tema de la pandemia la solución no era tratar el problema desde el punto de vista de salud publica donde son los ciudadan@s son quienes tienen que arreglarlo a costa del recorte de los derechos y libertades afectando a determinados sectores en su propia economía, cuando la solución la tenían que haberla puesto los dirigentes tratándolo como un tema de planificación sanitaria donde hubiesen sido ellos los responsables de dotar de recursos humanos y materiales a la sanidad publica con los impuestos que pagamos, siendo la solución actuar en origen y no dejarlo para el final, pero claro los dirigentes son la herramienta que controla a las poblaciones haciendo el trabajo sucio de este poder económico neoliberal mundial.

Igualmente erróneo es querer solucionar nuevamente el tema medioambiental siendo nuevamente los ciudadanos los responsables para restringirse sus derechos a costa de adjudicarles una responsabilidad de tal nivel en la que sean la principal herramienta para solucionar dicho asunto, utilizando nuevamente otra variante del virus neuronal del miedo, cuando nuevamente son los dirigentes los que tienen la obligación de solucionarlo cambiando esquemas productivos (plástico, energético) en manos del poder neoliberal, donde lo que predomina son precisamente materiales contaminantes, o bien, la apuesta por energías renovables que por una parte rescatarán energías ya denostadas pero esgrimiendo para ello el argumento del bien común, y por otra, y, es lo esencial, seguirán estando en las mismas manos que en este momento detentan las energías convencionales , es decir, nuevamente la solución está en el origen y no en el final de la cadena que no deja de ser la ciudadanía, siendo el problema al igual que en el tema sanitario que esa solución está en manos del poder económico y, como tal poder sólo tiene su mirada en el enriquecimiento.

Con toda esta pandemia hemos visto claramente como el nivel de intervencionismo en la salud de las personas es de tal nivel que al final y de una forma continuada aplican medidas que coartan nuestra libertad, y, por lo que parece el tema medioambiental va a ir por el mismo camino, por lo que yo reivindico ante las administraciones que dejen de intervenir nuestras vidas tanto en los aspectos de salud y medioambiental y se preocupen más por solucionar en origen los problemas de ambos ámbitos, estando en manos de nuestros dirigentes, como herramienta utilizada por el poder económico global, el hacerlo aunque esto suponga que tuviesen que ir en contra de ese globalismo neoliberal, siendo esto más una llamada de atención al espectro ideológico del progresismo, ya que supuestamente, aunque no lo hayan demostrado durante esta pandemia, han tenido en su ideario la defensa de los derechos y libertades, mientras que el conservadurismo todos sabemos donde está alineado ya que su principal premisa es el enriquecimiento.

En muchos foros se establece por parte de esta agenda 2030 el dicho de no tener nada y serás feliz, y siendo de calado ese dicho, lo que encierra en realidad es el adocenar a la población mediante la dotación de un subvencionismo que le permita vivir sin dispendios pero siendo ese medio un buen método de los poderes para tener el voto cautivo e ir transformando la sociedad de manera que la felicidad sea el poder subsistir sin más, eso si teniendo siempre presente el agradecimiento a quien le permite subsistir. Mi opinión es que tenemos que tener presente algo más esencial en el ser humano, que no solo se ciñe a no tener nada de forma material, como es el no tener nada de forma espiritual, anímica, es decir, más inmaterial, donde la capacidad de pensamiento y autocrítica quieren hacerlas desaparecer ya que esa es la herramienta que tenemos las personas para combatir a aquellos poderes que nos quieren convertir en animales adocenados y serviles donde se cubran nuestras necesidades físicas y no mentales, porque la realidad es que ellos a lo que realmente tienen miedo es al empoderamiento mental de la población.

Suscríbete
Notificar sobre
guest
5 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Marcos
Marcos
5 meses

La censura y el miedo son las armas totalitarias por excelencia, lo estamos viendo, aunque ya lo sabíamos por la Historia. Lo que el poder te vende “por el bien común” es siempre el interés del poder, no del pueblo.

Karlo
Karlo
5 meses

Si, el interés cada vez más alucinante del poder del Haber, Poseer, Acumular, cuantificar, dominar… en contra de sociedades, colectivos y civilizaciones fundadas sobre el Ser, el valor de existir, compartir los Bienes Comunes y el Buen Vivir, entre humanos y multiespecie!

el Ogro Cabreado
el Ogro Cabreado
5 meses

Yerra de nuevo Don Ander al llamar a lo que vivimos “neoliberalismo” y al llamar a la izquierda como si el proceso fuera ajeno a su voluntad.

Esto no se va a resolver en las viejas coordenadas politicas, olvidenlas de una santa vez. Esto es el globalismo, poder puro, contra las libertades INDIVIDUALES.

Neoliberal por todas partes, que error de fundamento, de base. El globalismo es lo contrario al liberalismo, es mucho mas cercano al socialismo, aunque se hayan unido estados con grandes empresas para el control , ojo, del INDIVIDUO.

Javi
Javi
5 meses

…ahora resulta que la izquierda es muy buena y es el “neoliberalismo” (que no saben ni definir) el culpable por “convencerla”….
Anda ya…pero si la izquierda es totalitarismo de toda la vida…
Aparte de que hay que ser tonto para no ver la jugada de la plandemia…
Muy antípodas pero se comen todas las bolas que cuenta ese poder,..

Última edición 5 meses por Javi
Alex
Alex
5 meses

Ningun pais salvo Panama. Aqui todavia seguimos con el PCR obligatorio a la entrada del pais y la mascarilla obligatoria en interiores.

error: Content is protected !!
3
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x