EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

MUNDO

Estados Unidos sabotéo tres negociaciones de paz entre Ucrania y Rusia

En las primeras semanas posteriores al inicio de la guerra el 24 de febrero del año pasado, Rusia y Ucrania emprendieron tres intentos separados y significativos de negociar una solución pacífica. Estas negociaciones tuvieron varias cosas importantes en común. Las tres podrían haber puesto fin a la guerra antes de la devastación de la infraestructura ucraniana, la pérdida masiva de vidas ucranianas y el mayor riesgo de una escalada incontrolada. Las tres incluían una oferta de Ucrania de no unirse a la OTAN y las tres fueron arrestados por Estados Unidos, según informa mpr21.

El 25 de febrero, el día después de que comenzara la guerra, Zelensky ya había dado señales de que estaba dispuesto a abandonar los esfuerzos de Ucrania por convertirse en miembro de la OTAN. Zelensky anunció que no tenía miedo de negociar neutralidad y garantías de seguridad con Moscú. Esta concesión fue la primera señal de que se podían alcanzar los objetivos de Ucrania y Rusia y de que la guerra podría terminar con un acuerdo diplomático.

La concesión de Zelensky probablemente tuvo muchas motivaciones. El primero fue la fuerza de la propia invasión. El segundo fue su aceptación de que era poco probable que la OTAN aceptara la solicitud de incorporación de Ucrania. El 26 de febrero, segundo día de la guerra, Zelensky respondió a la invasión declarando: “No tenemos miedo de hablar con Rusia. No tenemos miedo de decirlo todo sobre las garantías de seguridad de nuestro estatuto de neutralidad. Ahora no estamos en la OTAN… Necesitamos hablar sobre poner fin a esta invasión. Necesitamos hablar de un alto el fuego”.

El asesor presidencial ucraniano Myjailo Podolyak también afirmó que “Ucrania quiere la paz y está dispuesta a negociar con Rusia, incluso sobre el estatus de neutralidad frente a la OTAN”. Dijo a Reuters el 25 de febrero que “si las conversaciones son posibles, deberían llevarse a cabo. Si en Moscú dicen que quieren mantener conversaciones, incluso sobre el estatuto de neutralidad, no nos asustaremos. También podemos hablar de eso”, dijo.

Pero Zelensky también estaba frustrado con la OTAN: “Les pregunté: ¿están con nosotros?” Zelensky dijo el 25 de febrero: “Respondieron que estaban con nosotros, pero no querían incorporarnos a la alianza. Pregunté directamente a 27 dirigentes europeos si Ucrania sería parte de la OTAN. Todos estaban asustados y no respondieron.

La primera ronda de negociaciones: Bielorrusia

El 27 de febrero, apenas tres días después del inicio de la guerra, Rusia y Ucrania anunciaron que mantendrían conversaciones en Bielorrusia. La delegación ucraniana se presentó con la voluntad de negociar la neutralidad. Zelensky dijo: “Acordamos que la delegación ucraniana se reunirá con la delegación rusa sin condiciones previas”. Después de la primera ronda de conversaciones, las dos delegaciones regresaron a sus países para realizar consultas, tras identificar los temas prioritarios. Es alentador que se haya llegado a un acuerdo para una segunda ronda de conversaciones. Estas conversaciones tuvieron lugar en Bielorrusia, en la frontera entre Bielorrusia y Ucrania, el 3 de marzo.

Sin embargo, mientras Ucrania estaba dispuesta a discutir la neutralidad y “el fin de esta invasión”, Estados Unidos no. El 25 de febrero, el mismo día en que Zelensky dijo que “no tenía miedo de hablar con Rusia” y que “no tenía miedo de hablar sobre el estatus de neutralidad”, al portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, le preguntaron en una conferencia de prensa: “¿Qué piensa Estados Unidos de la efectividad de tales conversaciones? El periodista hizo preguntas específicas sobre las conversaciones con Bielorrusia, refiriéndose a ellas como “conversaciones entre Rusia y Ucrania que tienen lugar en Minsk”, la capital de Bielorrusia. Price respondió: “Ahora vemos a Moscú sugiriendo que la diplomacia se lleva a cabo con el cañón de un arma o cuando los cohetes, morteros y artillería de Moscú apuntan al pueblo ucraniano. Esto no es verdadera diplomacia. Éstas no son las condiciones para una verdadera diplomacia. Estados Unidos ha dicho no a las conversaciones en Bielorrusia”.

El 17 de diciembre de 2021, apenas dos meses antes de la invasión de Ucrania, Rusia presentó propuestas sobre garantías de seguridad a Estados Unidos y la OTAN. Las demandas clave incluyeron que no se expandiera la OTAN en Ucrania ni que se desplegaran armas o tropas en Ucrania. El 26 de enero, Estados Unidos y la OTAN rechazaron la petición esencial de Rusia de una garantía por escrito de que Ucrania no se uniría a la OTAN. Derek Chollet, asesor del secretario de Estado Antony Blinken, reveló que Estados Unidos dijo a Moscú que negociar la ampliación de la OTAN a Ucrania ni siquiera había estado sobre la mesa. Putin simplemente comentó “que se han ignorado las preocupaciones fundamentales de Rusia”.

La respuesta oficial de Rusia llegó el 17 de febrero de 2022. Dijo que Estados Unidos y la OTAN no habían ofrecido “ninguna respuesta constructiva” a las demandas clave de Rusia. Luego añadió que si Estados Unidos y la OTAN continuaran negándose a proporcionar a Rusia “garantías jurídicamente vinculantes” en relación con sus preocupaciones de seguridad, Rusia respondería con “medios técnico-militares”.

La invasión, una semana después, fue la respuesta técnico-militar prometida por Rusia a la negativa de Estados Unidos de ofrecer una garantía de que Ucrania no se uniría a la OTAN. Si la invasión pretendía ser un ataque rápido con el objetivo de obtener de Kiev la promesa de no unirse a la OTAN que Rusia no pudo obtener de Washington, entonces esta intención podría haberse cumplido en Bielorrusia durante la primera semana de la guerra. Pero Estados Unidos lo detuvo.

La segunda ronda de negociaciones: Bennet

La segunda ronda de negociaciones reveló una tendencia. Había, una vez más, una posibilidad de poner fin a la guerra y una oferta ucraniana de neutralidad. El bloqueo de Estados Unidos no fue un hecho aislado que surgió de las circunstancias de la primera ronda de negociaciones en Bielorrusia, sino más bien una política.

El 6 de marzo, pocos días después de la conclusión de las segundas negociaciones en Bielorrusia, los medios israelíes informaron que el ex primer ministro Naftali Bennett realizó una visita sorpresa a Moscú para reunirse con Putin en un intento de mediar. Después de reunirse con Putin, Bennet habló dos veces con Zelensky. También habló con el presidente francés, Emmanuel Macron, y voló a Alemania para hablar con el canciller alemán, Olaf Scholz.

Los detalles de las reuniones eran escasos en ese momento. Pero en una entrevista del 2 de febrero de 2023, Bennet reveló detalles sobre lo que se había acordado, hasta dónde llegaron las conversaciones y qué pasó. Según Bennett, “Zelensky inició la solicitud de contacto con Putin”. Bennett dijo que “Zelensky me llamó y me pidió que me pusiera en contacto con Putin”. Bennett dijo más tarde a Estados Unidos que “tiene la confianza de ambas partes” y que “tengo el oído de Putin. Puedo ser un oleoducto”.

Estas conversaciones provocaron una serie de llamadas telefónicas entre Bennett y Putin y Bennett y Zelensky. Bennett luego voló a Moscú para reunirse con Putin y luego a Alemania para reunirse con Scholz. Siguió con un “maratón de negociaciones”. Todo lo que hice, dice Bennett, “fue totalmente coordinado con Biden, Macron, Johnson, Scholz y, obviamente, Zelensky”.

Según Bennet, aunque Estados Unidos le dijo que “no había ninguna posibilidad de éxito”, Putin le dijo que “podemos lograr un alto el fuego”. Para lograr este alto el fuego, Bennet dice que Putin hizo “enormes concesiones”. Cuando Bennett preguntó a Putin si iba a matar a Zelensky, Putin respondió: “No mataré a Zelensky”. Putin también “renunció” al “desarme de Ucrania” exigido por Rusia.

Zelensky también hizo una “gran concesión”. Según Bennet, Putin se quejó de la promesa incumplida de Occidente sobre la expansión de la OTAN y le dijo a Bennet que le pasara el mensaje a Zelensky: “Dime que no te unirás a la OTAN, no invadiré. Bennett dice que “Zelensky ha renunciado a unirse a la OTAN”. Después de haber prometido no unirse a la OTAN, Zelensky quería garantías de seguridad.

Para Putin, los acuerdos de seguridad con las principales potencias equivalían a ser miembro de la OTAN. Bennett sugirió abandonar las salvaguardias al estilo de la OTAN en favor de que Ucrania adopte el “modelo israelí” y cree un ejército fuerte e independiente capaz de defenderse. Esta solución fue aceptada tanto por Putin como por Zelensky.

Habiendo obtenido esas promesas, Bennett voló a Alemania e informó a Scholz, los estadounidenses, Macron y Johnson. “Boris Johnson ha adoptado una línea agresiva. Macron y Scholz fueron más pragmáticos. Biden era ambas cosas”. Bennett dijo que “había muchas posibilidades de alcanzar un alto el fuego”. Pero el patrón de obstrucción estadounidense que se manifestó por primera vez en Bielorrusia ha continuado. Bennett dice que Occidente ha tomado la decisión de “seguir atacando a Putin”.

“¿Entonces lo bloquearon?”, preguntó su interlocutor. “Lo bloquearon”, respondió Bennett. Su relato de lo que se dijo en conversaciones privadas contradice los relatos de un alto funcionario ucraniano que se quejó de que “Bennett propuso que nos rindiéramos”, sugiriendo que la declaración ucraniana era más para consumo público. Fuentes “familiarizadas con los detalles de la reunión” dijeron entonces que Zelensky encontró la propuesta “difícil” pero no “imposible” y que “las diferencias entre las partes no son grandes”.

El periodista Barak Ravid informó en “Axios” que las concesiones rusas incluían que la desmilitarización podría limitarse al Donbas, no habría cambio de régimen en Kiev y Ucrania podría conservar la soberanía. Zelensky dijo que se había “calmado” acerca de unirse a la OTAN y encontró que la propuesta de Putin “no es tan extrema como esperaban”.

Al igual que en Bielorrusia, Estados Unidos “bloqueó” la posibilidad de hacer una concesión para no unirse a la OTAN y lograr la paz.

La tercera ronda de conversaciones: Estambul

Luego, en marzo y principios de abril de 2022, los esfuerzos de negociación se trasladaron a Estambul. Turquía era un candidato prometedor para la mediación. Turquía tiene una relación con Rusia y se negó a romper esa relación una vez que comenzó la guerra. Turquía también tiene relaciones con Ucrania, y los drones con los que estaban armadas las fuerzas ucranianas mientras se concentraban en la frontera oriental con el Donbas antes de la guerra fueron proporcionados por Turquía.

Las conversaciones turcas fueron las más exitosas de todas y de hecho resultaron en un acuerdo “provisionalmente acordado”.

El 20 de marzo Zelensky aparentemente aceptó que la puerta abierta de la OTAN a Ucrania era un juego de manos. Dijo que pidió personalmente a los dirigentes de los países miembros de la OTAN “que digan directamente que los aceptaremos en la OTAN en un año, dos o cinco, que lo digan directa y claramente, o simplemente digan que no”. La respuesta fue muy clara: “no vas a ser miembro de la OTAN, pero públicamente las puertas seguirán abiertas”.

Durante las conversaciones de Estambul a finales de marzo, Zelensky actuó basándose en este principio y prometió no unirse a la OTAN. El 29 de marzo los negociadores ucranianos dijeron que estaban dispuestos a aceptar la neutralidad si, en virtud de un acuerdo internacional, los estados occidentales como Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña ofrecían garantías de seguridad vinculantes.

En abril de 2022 los negociadores rusos y ucranianos parecían haber acordado provisionalmente las líneas generales de un acuerdo provisional negociado: Rusia daría marcha atrás en su posición del 23 de febrero, cuando controlaba parte del Donbas y toda Crimea. A cambio Ucrania prometería no aspirar a ser miembro de la OTAN y recibiría garantías de seguridad de varios países.

Putin reveló recientemente más detalles sobre el acuerdo. El 13 de junio de 2023 respondiendo a preguntas de los corresponsales de guerra del Kremlin, confirmó que “alcanzamos un acuerdo en Estambul”. Luego reveló el detalle no anunciado previamente de que el acuerdo no era meramente verbal. Llegó incluso a presentar un documento firmado: “No recuerdo su nombre y puede que me equivoque, pero creo que el señor Arajamia encabezaba el equipo negociador de Ucrania en Estambul. Incluso rubricó este documento. Rusia también firmó el documento: “Durante las conversaciones de Estambul, rubricamos este documento. Discutimos durante mucho tiempo, chocamos, etc., pero el documento era muy grueso y estaba rubricado por Medinsky, de nuestra parte, y por el dirigente de su equipo negociador.

Dos días después, el 17 de junio, Putin fue aún más lejos. En una reunión con una delegación de líderes de países africanos que una vez más intentaban negociar conversaciones de paz, presentó el proyecto de acuerdo rubricado. Sosteniendo el documento dijo:

“Me gustaría llamar su atención sobre el hecho de que, con la ayuda del presidente Erdogan, como saben, se han celebrado en Turquía una serie de conversaciones entre Rusia y Ucrania para resolver tanto la confianza como medidas de construcción que usted mencionó y redactar el texto del acuerdo. No discutimos con la parte ucraniana que este tratado sería clasificado, pero nunca lo presentamos ni comentamos al respecto. Este proyecto de acuerdo fue rubricado por el jefe del equipo negociador de Kiev. Puso su firma en él. Está aquí”.

El acuerdo, que se tituló “Tratado sobre Neutralidad Permanente y Garantías de Seguridad para Ucrania”, estipulaba que Ucrania haría de la “neutralidad permanente” una característica de su constitución. Rusia, Estados Unidos, Gran Bretaña, China y Francia figuraban como garantes, lo que, si es correcto, parece suavizar la respuesta de Putin a Bennet de que para él, los acuerdos de seguridad entre las principales potencias equivalían a unirse a la OTAN.

Al igual que con las negociaciones de Bennett, Rusia supuestamente se alejó de la demanda de una desmilitarización total de Ucrania, aunque todavía hay una brecha entre las propuestas de Rusia y Ucrania sobre los límites al tamaño de las fuerzas de los ejércitos ucranianos y el número de tanques, aviones y lanzadores de cohetes.

Pero entonces volvió el sabotaje estadounidense. “Lo hicimos”, dijo Putin a los corresponsales de guerra del Kremlin, “pero luego lo rechazaron y eso fue todo”. Dirigiéndose a la delegación africana, Putin dijo: “Después de que retiramos nuestras tropas de Kiev –como prometimos– las autoridades de Kiev… arrojaron [sus compromisos] al basurero de la historia. Lo dejaron todo”.

Putin implícitamente culpó a Estados Unidos, diciendo que cuando los intereses de Ucrania “no están alineados” con los intereses estadounidenses, “en última instancia son los intereses de Estados Unidos. Sabemos que [Estados Unidos] tiene la clave para resolver los problemas”.

El relato de Putin sobre el acuerdo provisional y la promesa de Ucrania de no unirse a la OTAN, así como su afirmación de que Estados Unidos boicoteó el acuerdo, está comprobado. El ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, afirmó que gracias a las conversaciones “Turquía no cree que la guerra ruso-ucraniana vaya a durar mucho más”. Pero añadió: “Hay países dentro de la OTAN que quieren que la guerra continúe”. Después de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN, explicó, “quedó la impresión de que… hay quienes dentro de los estados miembros de la OTAN quieren que la guerra continúe y que Rusia se debilite”.

La historia de Cavusoglu no es aislada. Numan Kurtulmus, vicepresidente del partido gobernante de Erdogan, aludió a la misma obstrucción. “Sabemos que nuestro presidente está hablando con los dirigentes de ambos países. En algunos temas se ha avanzado hasta llegar al punto final, y de repente vemos que la guerra se acelera… Alguien está tratando de no poner fin a la guerra. Estados Unidos ve su interés en prolongar la guerra… Hay quienes quieren que esta guerra continúe… Putin y Zelensky iban a firmar, pero alguien no quiso”.

A Estados Unidos se unió Reino Unido como “Estados miembros de la OTAN que quieren que la guerra continúe”. El 9 de abril, el entonces primer ministro británico, Boris Johnson, se apresuró a viajar a Kiev para someter a Zelensky, insistiendo en que Putin “debía ser presionado, no negociado con él” y que, incluso si Ucrania estuviera dispuesta a firmar acuerdos con Rusia, Occidente no quería.

¿Por qué Estados Unidos y Reino Unido no querían que Zelensky firmara?

Cuando se le preguntó al portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, si Zelensky estaba “abierto a una solución diplomática” durante una conferencia de prensa el 21 de marzo de 2022, rechazó un fin negociado de la guerra, incluso si el acuerdo negociado cumplía con los objetivos de Ucrania. “Es una guerra”, respondió Price, “que en muchos sentidos es más grande que Rusia, es más grande que Ucrania. Estados Unidos impidió que Ucrania negociara un acuerdo con Rusia que cumpliera los objetivos de Kiev, en cambio presionó a Ucrania para que siguiera luchando en pro de objetivos más amplios de Estados Unidos”.

Tres veces durante las primeras semanas de la guerra, las negociaciones produjeron la posibilidad real de paz. El tercero incluso dio lugar a un acuerdo de principio que, según Putin, fue firmado. Ambas partes hicieron “enormes concesiones”, incluida Ucrania prometiendo cada vez no unirse a la OTAN. Pero cada vez, Estados Unidos rompió la promesa de una solución diplomática y de paz, permitiendo que la guerra continuara y se intensificara, aparentemente en pos de los intereses estadounidenses, no los ucranianos.

Suscríbete
Notificar sobre
guest
0 Comentarios
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
error: Content is protected !!
2
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x