EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

MUNDO

La CIA y el MI6 crearon el Estado Islámico

En las 24 horas posteriores al atentado en el Ayuntamiento de Crocus de Moscú el 22 de marzo, que dejó al menos 137 muertos y 60 heridos graves, las autoridades estadounidenses atribuyeron la masacre al Califato Islámico-Jorasan. La rapidez de la atribución generó la sospecha de que Washington estaba tratando de desviar decisivamente la atención de la opinión pública occidental y del gobierno ruso de los verdaderos culpables, ya sea Ucrania y Gran Bretaña, el principal patrocinador del gobierno de Kiev.

Aún no se han revelado todos los detalles de cómo los cuatro tiradores fueron reclutados, dirigidos, armados y financiados, y por quién. El Kremlin dice que el SBU de Kiev fue el arquitecto, lo que la central niega, acusando a las autoridades rusas de conocer el ataque y permitir que ocurriera para intensificar su ataque contra Ucrania. Los asesinos recibieron fondos de una billetera de criptomonedas perteneciente a la sucursal del Califato Islámico en Tayikistán.

Los cuatro responsables no sabían quién ordenó realmente sus monstruosas acciones. Contrariamente a la imagen que el gran público tiene del grupo, inspirado en un fundamentalismo religioso fanático y extremo, el Califato Islámico es ante todo un grupo de sicarios. Actúan siguiendo órdenes de un conjunto de donantes internacionales, vinculados por intereses comunes. Los fondos, las armas y las órdenes llegan a sus combatientes de manera tortuosa y opaca. Casi invariablemente existen múltiples capas entre los perpetradores de un ataque reivindicado por un grupo y sus orquestadores y financiadores finales.

El Califato Islámico-Jorasan se enfrenta actualmente a China, Irán y Rusia, los principales adversarios de los estadounidenses. Se trata de un grupo surgido aparentemente “de la nada” hace poco más de una década, antes de dominar los titulares de los medios occidentales durante varios años, para desaparecer nuevamente después. En un momento el grupo ocupó grandes extensiones de territorio irakí y sirio, declarando un “Califato Islámico”, que emitió su propia moneda, pasaportes y matrículas.

Las preguntas incómodas sobre el surgimiento del Califato Islámico se han extinguido. El grupo no apareció como un relámpago en una noche oscura, sino gracias a una política dedicada y decidida desarrollada en Washington y Londres e implementada por sus centrales de espionaje.

Un documento de la Rand de julio de 2016 sobre la perspectiva de una “guerra contra China” predijo la necesidad de llenar Europa oriental con soldados estadounidenses en previsión de una guerra “caliente” con Pekín, ya que Rusia se pondría del lado de su vecino y aliado. Por lo tanto, consideraba necesario inmovilizar las fuerzas de Moscú en sus fronteras. Seis meses después, decenas de tropas de la OTAN llegaron a la región, para contrarrestar la “agresión rusa”.

De manera similar, en abril de 2019 la Rand publicó “Extending Russia”, que presenta una serie de posibles medios para “cebar” a Moscú “para que se expanda excesivamente”, con el fin de “socavar la estabilidad del régimen”. Estos métodos incluían proporcionar “ayuda letal” a Ucrania, aumentar el apoyo de Estados Unidos a los yihadistas sirios, promover el “cambio de régimen en Bielorrusia”, explotar las “tensiones” en el Cáucaso, la neutralización de la “influencia rusa en Asia Central” y en Moldavia. La mayoría de estos objetivos se lograron posteriormente.

En este contexto, “Unfolding The Long War”, publicado por la Rand en noviembre de 2008, explora formas de continuar la “guerra mundial contra el terrorismo” una vez que las fuerzas de la coalición abandonen oficialmente Irak, según los términos del acuerdo de retirada firmado por Bagdad y Washington ese mismo mes. Este acontecimiento amenazaba la dominación anglosajona sobre los recursos de petróleo y gas del Golfo Pérsico, que seguían siendo “una prioridad estratégica” después del fin oficial de la ocupación militar.

La Rand propuso entonces una estrategia de “divide y vencerás” para mantener la hegemonía estadounidense en Irak, a pesar del vacío de poder creado por la retirada militar. Bajo sus auspicios, Washington explotaría “las líneas divisorias entre los diversos grupos salafistas yihadistas [en Irak] para enfrentarlos entre sí y disipar su energía en conflictos internos”, al tiempo que “apoyaría a los gobiernos suníes que ejercen autoridad contra un Irán hostil”.

“Los dirigentes estadounidenses también podrían optar por capitalizar el conflicto sostenido entre chiítas y suníes […] poniéndose del lado de los regímenes conservadores suníes contra los movimientos de emancipación chiítas en el mundo musulmán”, propuso la Rand.

La CIA y el MI6 comenzaron a apoyar a los yihadistas suníes en Asia occidental. Al año siguiente, Bashar Al Assad rechazó una propuesta de Qatar para transportar las vastas reservas de gas de Doha directamente a Europa, a través de un gasoducto de 1.500 kilómetros de largo valorado en 10.000 millones de dólares a través de Arabia saudí, Jordania, Siria y Turquía. Como muestran los cables diplomáticos publicados por WikiLeaks, los servicios de inteligencia estadounidenses, israelíes y saudíes actuaron para derrocar a Assad fomentando una guerra y comenzaron a financiar a los grupos de la oposición con ese fin.

El esfuerzo se intensificó en octubre de 2011, cuando el MI6 redirigió armas y combatientes extremistas de Libia a Siria, tras el asesinato televisado de Gadafi. La CIA supervisó la operación, utilizando la inteligencia británica como intermediaria para evitar informar al Congreso de sus maquinaciones. No fue hasta junio de 2013, con la autorización oficial de Obama, que la connivencia de la CIA se oficializó -y más tarde se admitió- bajo el nombre de “Operación Timber Sycamore”.

Los espías occidentales se refirieron a sus delegados sirios como “rebeldes moderados”. Sin embargo, Washington sabía muy bien que sus delegados eran yihadistas que buscaban crear un califato en los territorios que ocupaban. Un informe de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) publicado en agosto de 2012 observa que los acontecimientos en Oriente Medio están “tomando una dirección claramente sectaria”, siendo los grupos salafistas “las principales fuerzas detrás de la insurgencia. siria”.

Estas facciones incluían a la sección irakí de Al Qaeda y su rama, el Califato Islámico de Irak. Ambos formaron el Califato Islámico, lo que el informe de la DIA no sólo predijo, sino que respaldó: “Si la situación se desmorona, es posible establecer un califato salafista declarado o no declarado en el este de Siria […] Es exactamente lo que quieren las potencias que apoyan a la oposición [siria] para aislar al régimen sirio […] El Califato Islámico de Irak también podría declarar un califato islámico a través de su unión con otras organizaciones terroristas en Irak y Siria, lo que crearía un gran peligro”.

A pesar de esta preocupación, la CIA continuó enviando grandes cargamentos de armas y dinero a los “rebeldes moderados” sirios, sabiendo que esta “ayuda” terminaría casi inevitablemente en manos del Califato Islámico. Además, Gran Bretaña llevó a cabo programas secretos con un coste de millones para entrenar a los grupos de la oposición en el arte de matar, al tiempo que proporcionó asistencia médica a los yihadistas heridos. Londres también donó varias ambulancias, compradas en Qatar, a grupos armados del país.

Los servicios de inteligencia británicos valoraron el riesgo de que Al Nusra, el Califato Islámico y otros grupos yihadistas de Asia occidental perdieran equipo y personal como resultado de estos esfuerzos. Sin embargo, no hubo ninguna estrategia para contrarrestar este riesgo y las operaciones continuaron a buen ritmo. Casi como si entrenar y armar al Califato Islámico fuera lo que quería el MI6.

Artículo original (vía mpr21)

Suscríbete
Notificar sobre
guest
0 Comentarios
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
error: Content is protected !!
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x