MUNDO

La vacunación en Israel, el mayor «experimento con humanos» de la historia: Sus ciudadanos, las «cobayas»

Un grupo de israelíes demandó al gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu ante la Corte Internacional de Justicia, por violar el Código de Nuremberg experimentando con los ciudadanos al usar las controvertidas vacunas de ARNm, contra el virus chino, según adelanta el periodista José Hermosa en el medio digital BLes.

Los demandantes son médicos, abogados, activistas y ciudadanos preocupados vinculados a la comunidad Anshe Ha-Emet (Pueblo de la Verdad) que acusan al gobierno de “crímenes contra la humanidad” por no pedir el respectivo “consentimiento informado” para la vacunación, según el sitio web de noticias y apostolado laico Church Militant del 22 de marzo. 

“Cuando los responsables del Ministerio de Sanidad, así como el primer ministro, presentaron la vacuna en Israel e iniciaron la vacunación de los residentes israelíes, no se avisó a los vacunados de que, en la práctica, estaban participando en un experimento médico y de que su consentimiento era necesario para ello según el Código de Nuremberg”, contiene el documento de la demanda presentada en La Haya, Países Bajos. 

El bufete de abogados A. Suchovolsky & Co. Law que representa a los demandantes argumenta que el acuerdo de Netanyahu con Pfizer consiste en cambiar millones de vacunas por información médica secreta y personal sobre los vacunados, sin su consentimiento. 

“El Código de Nuremberg, redactado después de que los médicos nazis fueran juzgados por realizar sus experimentos médicos con los prisioneros de los campos de concentración, estipula que es profundamente antiético forzar o coaccionar a una persona para que participe en experimentos médicos”, dijo la antropóloga judía Karen Harradine, según Church Militant.

La indignación por la vacunación forzada en Israel aumentó cuando el director general de Pfizer, Albert Bourla, calificó a Israel de  “laboratorio mundial” para sus vacunas, en una entrevista con NBC News en febrero.

“Creo que Israel se ha convertido en el laboratorio del mundo en este momento porque están utilizando solo nuestra vacuna en este estado y han vacunado a una parte muy grande de su población, por lo que podemos estudiar tanto la economía como los índices de salud”, dijo Bourla según Jerusalem Post.

Por su parte, el poeta y escritor franco-canadiense Guy Boulianne, Suchovolsky describió como “una verdadera masacre” lo que ocurre en Israel con la vacunación.

“Es terrible lo que ocurre aquí. La gente enferma de parálisis. Y los medios de comunicación lo ocultan. Es una verdadera masacre. Una mujer de 34 años, madre de cuatro hijos, no puede mover la mitad de su cuerpo”, relató Boulianne.

Y agregó: “Está en una silla de ruedas. Han vacunado indiscriminadamente al 81% del ejército israelí. No podemos elegir qué tipo de mundo vamos a vivir para nuestros hijos. Tenemos que luchar”.

“En estos momentos, la situación recuerda al Holocausto”, afirma, a su vez, una israelí que emigró de Estados Unidos a Jerusalén hace 30 años y que trabaja en Jerusalén como asesora sanitaria, Ilana Rachel, de acuerdo con Frontnieuws. 

Por su parte el israelí Gilad Rosinger, nieto de un superviviente del Holocausto, describió el sistema de pasaportes verdes como una “agenda pre-holocausto”.

“Si no te sometes a esta agenda perversa, demoníaca y tiránica; si decides decir: ‘sabes qué, no estoy dispuesto a participar en este programa experimental’, entonces ahora eres considerado un ciudadano de segunda clase en Israel”, lamentó Rosinger.

Redacción de euskalnews.com

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!