EUSKADI

El caso de John Rahm demuestra que las vacunas NO inmunizan y que los PCR fallan más que una escopeta de feria

Otra vez. Ha vuelto a pasar lo que venimos denunciando desde hace tiempo. Ni esos medicamentos exprimentales son vacunas, ni estas inmunizan, ni los PCRs detectan enfermedades. El supuesto positivo en COVID que impedirá a Jon Rahm disputar la competición de golf de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 lo demuestra.

Resulta que, tal y cómo informamos en su momento, el golfista de Barrika dio positivo a principios del mes de junio tras recibir el medicamento experimental Johnson&Johnson, y ese positivo ya le produjo un importante perjuicio deportivo, dado que tuvo que retirarse del torneo The Memorial cuando tenía el triunfo en la mano y así perder el millonario premio que se lleva el ganador.

De hecho, estuvo a punto de perderse el US Open que empezaba 10 días después. Trofeo que finalmente se llevó a casa, por cierto. Pero lo más gracioso de todo es que Rahm se vacunó, supuestamente, para asegurarse la presencia en ese torneo. ¿De qué le sirvió? Pues que perdió el The Memorial y su millonario premio. Digamos que le salió cara la vacuna… pero es que encima hay más.

Ahora, a 25 de junio, ha dado positivo y no puede ir a Tokio. Es más, le han hecho tres pruebas PCR y ha sido la tercera la que ha dado positivo, ya que las dos primeras resultaron negativas. Sin embargo, los protocolos impuestos por el totalitarismo covidiano impiden participar al golfista vasco. En otras palabras, que no solo la política de los JJOO es ridícula, al igual que los protocolos de La Liga o de cualquier otro evento deportivo, sino que encima ya no es posible negar la evidencia de que vacunarse no sirve de nada. Más si eres un deportista. El caso de Rahm lo demuestra: esta vacuna le ha costado perder mucho dinero y, también, torneos. Entre ellos, los JJOO.

Según un informe del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid -‘Persistencia y viabilidad del SARS-CoV-2 en laprimoinfección. Reinfecciones’-: «las técnicas de recuperación de genoma vírico pueden seguir siendo positivas hasta casi tres meses, siendo restos inviables para la trasmisión». Por ende, ¿para qué se vacunó? ¿No se supone que lo hizo para no dar positivo en un futuro y asegurarse así su presencia en los torneos en los que iba a participar durante los próximos meses?

El mencionado colegio de médicos señala también que «la reinfección pasado este periodo de tres meses es poco frecuente (inferior al 1%), pero posible […]. La reinfección en general es de curso asintomático o muy benigno». Claro, claro…

2 COMENTARIOS

  1. Pues nada nada. que tome buena Nota aunque sea una putada y que salga de la rueda y apoye a la causa que tantos y tantas ya sabíamos y necesitamos nsu apoyo. Que esperaba??? Que no se la iban a jugar???

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!