POLÍTICA

Las 22 razones de peso para rechazar la «vacuna» COVID

A continuación nos gustaría compartir con todos vosotros, nuestros queridos lectores, el siguiente listado que hemos encontrado en Telegram. Se trata de una lista con 22 puntos contundentes para todos aquellos que se encuentren con dudas de vacunarse. Lo sabemos, es un poco tarde, ya que ahora mismo ese segmento de la población (el de los que dudan si vacunarse o no) es casi inexistente: estamos los pocos que no nos hemos vacunado, y luego el resto, la mayoría, es decir, los que se han inoculado un medicamento experimental porque así lo ha recomendado la clase política, sin ninguna evidencia científica en la que basarse, por supuesto.

Sin embargo, nos sigue pareciendo interesante compartirlo, por si todavía hay algún rezagado. Eso sí, no podemos mencionar al autor de esos interesantes 22 puntos, ya que desconocemos de quién se trata. Los hemos encontrado en el canal de Telegram del reconocido Dr. Ángel Ruiz Valdepeñas, pero no creemos que sean suyos ya que hemos visto que los ha compartido de otro canal (el cual tampoco menciona a su autor). Si alguien sabe de quién es esta obra maestra de recopilación de argumentos, que nos lo haga saber, ya que queremos mencionarle. Dicho esto, ahí va la mencionada recopilación:

  • No las necesita. A menos que tenga más de 69 años con una condición de salud preexistente, ni siquiera necesita una ‘vacuna’ COVID-19 que lo proteja, ya que el SARS-CoV-2 tiene una tasa de mortalidad media por infección del 5.5% si tiene más de 69 años, bajando a 0.59% si tiene 60-69, 0.27% si tiene 50-59, 0.082% si tiene 40-49, 0.031% si tiene 30-39, 0.014% si tiene entre 20 y 29 años y 0,0027% si tiene menos de 20 años.
  • No te protegen. Las afirmaciones de las empresas farmacéuticas de fabricación de que sus ‘vacunas’ COVID-19 ofrecen, en el caso de Pfizer, una ‘protección del 95 por ciento’ contra el SARS-CoV-2 son falsas, ya que se basan en cifras inexactas y manipuladas sobre la reducción relativa del riesgo derivado de ensayos clínicos inadecuados, con una reducción absoluta del riesgo en toda la población entre el 0,84 y el 1,3 por ciento.
  • No protegen a los demás. No hay evidencia que indique que las ‘vacunas’ COVID-19 detengan la transmisión del SARS-CoV-2, para el cual no se desarrollaron y no se probaron clínicamente, y la transmisión de un virus por personas sanas sin síntomas es tan rara que representan un mito de ‘transmisión asintomática’ creado para difundir la crisis del coronavirus, pero sin precedentes en la historia de las epidemias. Entonces, si no está enfermo y no tiene síntomas, no es un «caso» y no representa una amenaza para la salud de los demás.
  • Autorización de uso temporal. El uso de la autorización temporal que se otorga no para grupos médicamente vulnerables sino para un programa de ‘vacunación’ masivo independientemente de la vulnerabilidad, el riesgo o la inmunidad existente no tiene precedentes, y solo está autorizado por cambios injustificados a la legislación existente por los cuales el gobierno debería haberse guiado, no libre de cambiar sobre la base de una amenaza para la salud del público del Reino Unido que nunca ha existido.
  • Son peligrosos. La tasa de reacciones adversas a todas las ‘vacunas’ COVID-19 es muchas veces más alta de lo que es habitual para las vacunas que han pasado por muchos años e incluso décadas de desarrollo y ensayos, con reacciones adversas en el Reino Unido que ocurren en hasta 1 de cada 5 de los «vacunados», las muertes inmediatamente después de la «vacunación» superaron las 1.680, y un número desconocido de muertes en 28 días o más. Todas menos tres de las muertes después de la inyección con una ‘vacuna’ COVID-19 que he relatado en las tres partes de este artículo ocurrieron más de 7 días después de la ‘vacunación’ y, por lo tanto, ni siquiera serán registradas por la MHRA. solo designado como muerte por «vacuna».
  • Negación de sus efectos. A pesar de la creciente evidencia, todos nuestros cuerpos médicos, sin excepción, han negado rotundamente cualquier conexión causal entre las ‘vacunas’ experimentales de COVID-19 que están administrando y el número sin precedentes de reacciones adversas graves y muertes poco después de la inyección que para cualquier otro medicamento o la vacuna ocasionaría su retirada inmediata.
  • Se desconocen los efectos a largo plazo. Debido a que han sido autorizados para uso temporal antes de que concluyan los ensayos, y no se probaron en mujeres embarazadas, ancianos o personas ya infectadas con SARS-CoV-2, no hay datos sobre las consecuencias que tendrán las ‘vacunas’ COVID-19. tener en el futuro para la salud y la vida de las personas inyectadas. Todas estas «vacunas» emplean biotecnología que nunca antes había sido aprobada para su uso en humanos como parte de un programa de vacunación masiva. Además, dado que se han inyectado tantas personas, el virus ha mutado, lo que hace que los ensayos clínicos en curso, que no se completarán hasta octubre de 2022 y mayo de 2023, sean difíciles, si no imposibles, de completar.
  • Nadie es responsable de las consecuencias. La legislación británica existente sobre el desarrollo, la fabricación, la promoción y la administración de vacunas se ha modificado para indemnizar a todos los agentes del programa de « vacunación » del Reino Unido contra la responsabilidad legal por todas las reacciones adversas, incluida la muerte, por las cuales, además, se ha compensado económicamente. ha sido limitado y correrá a cargo del erario público. Es muy difícil, si no imposible, creer que los científicos que desarrollan las ‘vacunas’ de COVID-19, las compañías farmacéuticas que las fabrican, los asesores médicos que las promueven y los médicos que las administran lo hagan con tanta falta de atención al problema. consecuencias si se enfrentaran a casos civiles y enjuiciamientos penales por parte de los millones de ciudadanos del Reino Unido afectados negativamente por estas drogas experimentales y los miles que han muerto tras la inyección.
  • Corrupción en la industria farmacéutica. Las ‘vacunas’ COVID-19 han sido desarrolladas, producidas y, bajo cambios en las regulaciones, anunciadas por una industria sinónimo de negligencia, soborno, cabildeo, mentiras, lesiones, muertes y juicios de los cuales solo sus grandes ganancias le permiten escapar de la persecución. y cuyas empresas e inversores están dispuestos a ganar miles de millones con la obligación de sus productos a nivel mundial y a perpetuidad.
  • Conflictos de intereses. La influencia financiera de la industria farmacéutica sobre las agencias reguladoras que financian, que incluye a los asesores médicos y científicos del Gobierno, y que a cambio autorizan sus productos y garantizan su seguridad, hace que cualquier cosa que esas agencias o asesores digan sobre la eficacia o seguridad o necesidad de COVID-19 ‘vacunas’ no confiables y sujetas a conflictos de intereses.
  • Campaña de propaganda. Las «vacunas» no se están poniendo a disposición de las personas realmente vulnerables al COVID-19 de forma voluntaria, como lo estaría una vacuna contra la influenza estacional. Tampoco las personas que se ofrecen voluntariamente para ser «vacunadas» se someten primero a pruebas de inmunidad existente. En cambio, estos medicamentos experimentales se comercializan agresivamente en toda la población del Reino Unido mediante una campaña de propaganda sin precedentes que se ha adoptado y difundido en todos los niveles de la sociedad civil del Reino Unido, y que el Gobierno prevé que continúe en el futuro previsible como parte de los requisitos. de ciudadanía dentro del estado de bioseguridad del Reino Unido.
  • Adoctrinamiento en dependencia. El programa de vacunación '' del Reino Unido está adoctrinando a la población del Reino Unido, y en particular a nuestros adultos jóvenes y niños, en una cultura de salud y seguridad » al estilo estadounidense en la que se promueve la primera a través de la dependencia de medicamentos clínicos y la segunda en la propagación. de miedos irracionales que han aterrorizado a la población y la han llevado a un cumplimiento irreflexivo.
  • Inmunidad existente. La inyección perpetua con una ‘vacuna’ COVID-19 se está convirtiendo en una condición para la ciudadanía del Reino Unido independientemente de la inmunidad debido a una infección previa con uno de los coronavirus que han estado circulando en el Reino Unido durante al menos los últimos cincuenta años o por infección y recuperación de SARS-CoV-2 en los últimos 18 meses, sin que ninguno de los dos haya sido verificado antes de la inyección con las ‘vacunas’ COVID-19 o constituyendo una prueba de inmunidad, y a pesar de que ambos ofrecen niveles mucho más altos y una mayor duración de inmunidad que estas ‘vacunas’ fabricadas artificialmente. probado para ofrecer.
  • Armados. Las ‘vacunas’ COVID-19 no se administran con fines médicos, sino que se han convertido en armas como parte de la amenaza del gobierno de volver a imponer las restricciones de bloqueo que ya han matado a decenas de miles de ciudadanos del Reino Unido a los que se les negó el diagnóstico, el tratamiento y la atención médica, hasta que todo el se inyecta población.
  • Motivado ideológicamente. Incluso aquellos que se inyectan dos o más ‘vacunas’ COVID-19 no están exentos del cumplimiento de requisitos dañinos y médicamente insignificantes, como cubrirse la cara obligatoriamente y pruebas de antígenos de flujo lateral, lo que indica que la función real de estas ‘medidas’ no es médica sino ideológica. y político, alentando el cumplimiento de regulaciones futuras y más severas que eliminan aún más nuestros derechos humanos y libertades civiles.
  • Pasaportes de «vacunas». Como confirmación de que, como un porcentaje creciente de la población se ha inyectado con una o más dosis de las ‘vacunas’ COVID-19, el NHS COVID Pass, pulseras de estado de vacunación en universidades y, en un futuro próximo, vacuna obligatoria. -sólo la certificación de estado COVID ya ha sido o se está convirtiendo en una condición de nuestra ciudadanía, acceso a la vida pública y a los servicios, incluidos los viajes, el trabajo, la educación y la atención médica, en contravención de las leyes internacionales y del Reino Unido y las mejores prácticas del NHS.
  • Habilitación de la discriminación. El requisito de ser inyectado con una ‘vacuna’ COVID-19 repetidamente y a perpetuidad cambiará nuestro estatus como ciudadanos bajo la ley del Reino Unido para siempre, eliminando efectivamente las libertades civiles y los derechos humanos de aquellos que se niegan a cumplir y, por lo tanto, reduciéndolos a segunda clase. ciudadanos, en contravención de todos los acuerdos internacionales sobre bioética de los que el Reino Unido es signatario.
  • Armados. Las ‘vacunas’ COVID-19 no se administran con fines médicos, sino que se han convertido en armas como parte de la amenaza del gobierno de volver a imponer las restricciones de bloqueo que ya han matado a decenas de miles de ciudadanos del Reino Unido a los que se les negó el diagnóstico, el tratamiento y la atención médica, hasta que todo el se inyecta población.
  • Motivado ideológicamente. Incluso aquellos que se inyectan dos o más ‘vacunas’ COVID-19 no están exentos del cumplimiento de requisitos dañinos y médicamente insignificantes, como cubrirse la cara obligatoriamente y pruebas de antígenos de flujo lateral, lo que indica que la función real de estas ‘medidas’ no es médica sino ideológica. y político, alentando el cumplimiento de regulaciones futuras y más severas que eliminan aún más nuestros derechos humanos y libertades civiles.
  • Pasaportes de «vacunas». Como confirmación de que, como un porcentaje creciente de la población se ha inyectado con una o más dosis de las ‘vacunas’ COVID-19, el NHS COVID Pass, pulseras de estado de vacunación en universidades y, en un futuro próximo, vacuna obligatoria. -sólo la certificación de estado COVID ya ha sido o se está convirtiendo en una condición de nuestra ciudadanía, acceso a la vida pública y a los servicios, incluidos los viajes, el trabajo, la educación y la atención médica, en contravención de las leyes internacionales y del Reino Unido y las mejores prácticas del NHS.
  • Habilitación de la discriminación. El requisito de ser inyectado con una ‘vacuna’ COVID-19 repetidamente y a perpetuidad cambiará nuestro estatus como ciudadanos bajo la ley del Reino Unido para siempre, eliminando efectivamente las libertades civiles y los derechos humanos de aquellos que se niegan a cumplir y, por lo tanto, reduciéndolos a segunda clase. ciudadanos, en contravención de todos los acuerdos internacionales sobre bioética de los que el Reino Unido es signatario.
  • Desinformación pública y falta de información. Casi todo lo que el gobierno del Reino Unido, sus asesores médicos, el Departamento de Salud y Asistencia Social, Salud Pública de Inglaterra y el Servicio Nacional de Salud le han dicho al público sobre las ‘vacunas’ COVID-19 ha contenido lo que se ha demostrado que no tiene sentido médico. mentiras deliberadamente engañosas y poco científicas, que ponen en duda aún más su honestidad y probidad y la influencia financiera de los desarrolladores e inversores en estas ‘vacunas’.
  • Totalitarismo. Actualizada con los requisitos de bioseguridad que se nos impongan en el futuro, la vigilancia digital y el monitoreo de nuestro ‘estado’ de salud, que no tiene nada que ver con nuestro estado de salud actual, nuestros movimientos, nuestra ubicación, nuestros contactos, nuestras asociaciones y Nuestros gastos crearán un sistema totalitario de control sobre toda la población del Reino Unido que, una vez establecido, será casi imposible de eliminar. Si nuestras identidades digitales están vinculadas a cámaras de reconocimiento facial, cualquier forma de protesta o incumplimiento de las regulaciones y programas de bioseguridad resultará en la eliminación del desobediente del marco digital y, para usar el término de George Orwell, «sin persona».
  • Supresión del debate. Como imagen de lo cual, todo aquel que plantee alguno de estos motivos es denunciado por amigos, familiares, en las redes sociales, en los principales medios de comunicación, por médicos, asesores médicos senior y ministros de Gobierno como ‘anti-vaxx’ y ‘refuseniks’, acusó. de ‘vacilación vacunal’, denigrado como ‘anti-ciencia’, descartado como ‘Covidiots’, acusado de poner en peligro la vida de otros, y decenas de otras formas de evitar responder racionalmente y con evidencia a las preocupaciones que plantean.
  • Censura. El consentimiento informado es un requisito del tratamiento médico según el derecho internacional y del Reino Unido, sin el cual quienes lo administran pueden ser acusados ​​de agresión; Sin embargo, cualquier persona que comparta información o argumentos que cuestionen o contradigan la desinformación y la falta de información endémica en la promoción del programa de ‘vacunación’ del Reino Unido es censurada y la información se elimina con el argumento de que está poniendo en peligro la vida de otros, perjudicando el éxito de la programa de ‘vacunación’ y otras excusas para imponer la completa obediencia al estado de bioseguridad del Reino Unido.
  • Aplicación futura. En la actualidad, para hacer obligatorias las “vacunas” contra COVID-19 y cualquier intervención médica futura, se requeriría una legislación primaria; pero una vez que un porcentaje suficiente de la población ha sido intimidada, amenazada y castigada con la pérdida de derechos, libertades o mera conveniencia por no cumplir con la ortodoxia de la ‘vacuna’, y el público del Reino Unido se ha acostumbrado y se ha acostumbrado a que se trate a los que no cumplen Como ciudadanos de segunda clase dentro de un sistema de apartheid de discriminación sancionada por el estado, no hay nada que impida que el peor Parlamento en la historia del Reino Unido vote una nueva Ley de Bioseguridad que haga obligatoria cualquier intervención médica futura.
    ☝️☝️☝️☝️☝️☝️☝️☝️☝️☝️☝️
    https://architectsforsocialhousing.co.uk/2021/10/01/the-uk-vaccination-programme-part-3-resistance/

1 COMENTARIO

  1. El autor es Simon Elmer. Su nombre aparece al final del artículo. Es un arquitecto del Reino Unido y ha escrito mucho sobre el tema durante el último año y medio. Una de las pocas voces disidentes de izquierdas.

    P.D: Por favor, corregid los párrafos que aparecen repetidos. Tampoco estaría mal que los enumeraseis. Me parece importante compartir esta información con el mayor número de gente posible y, dado que va a producir una seria disonancia cognitiva en la mayoría de ellos, hay que cuidar la presentación lo máximo posible.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!