EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

OPINION

¿DEMOQUÉ? – José Miguel Ruiz Valls

¿DEMOQUÉ?

En la escuela suelen explicarles, a los niños, que la democracia es un sistema de gobierno que concibieron los antiguos griegos y que nosotros heredamos (En los periódicos suelen explicárselo a los adultos). Yo no puedo asegurar que tal idea surgiera en la Grecia clásica; lo que sí puedo asegurar es que no está vigente en la actualidad.

En los libros de historia se suele pasar por alto el hecho de que ningún arqueólogo ha encontrado restos de palacios pertenecientes al periodo clásico. Sabemos que, en aquella época, existieron individuos poderosos: sacerdotes, guerreros (Incluso el concepto tirano es griego, si bien significaba «el que detenta el poder» y no «el que abusa del poder», como ahora); pero también sabemos que aquellos individuos poderosos no vivían en palacios, y eso no puede significar más que, entre los antiguos griegos, estaba mal visto hacer ostentación de riqueza.

Los historiadores acostumbran a juzgar el nivel cultural de un pueblo del pasado en función de sus logros constructivos. No por otra cosa, juzgan, por ejemplo, que los mayas entraron en un periodo de decadencia cuando dejaron de construir grandes edificios pero ¿Y si tal conclusión estuviera errada? Si me pregunto ¿Qué preferiría hacer mañana, irme de excursión con mi pareja, con mi hijo, con mi amigo, o ponerme a construir una pirámide para mayor gloria de mis gobernantes? La respuesta es obvia. Si me pregunto ¿Quién está culturalmente más avanzado, el que es libre de disfrutar con los suyos o el que está obligado a construir palacios para satisfacer egos ajenos? La respuesta es sorprendente.

Para los antiguos griegos, la democracia era el ejercicio del poder por los propios ciudadanos, que se reunían en asamblea para debatir y decidir lo más conveniente para la comunidad. En la actualidad, entendemos por democracia el poder ejercido por unos pocos individuos, a los cuales otorgamos el título de «representantes» pero ¿Quién necesita que otro le represente más que un incapaz? Es obvio pues, que la democracia actual se basa en la suposición de que los ciudadanos no somos seres mentalmente sanos sino seres «retrasados», que por ello, necesitan un tutor.

No estaría del todo mal tener tutores, si los eligiéramos, de entre los más conscientes, de entre los más sabios de la comunidad; pero sabemos que lo que hacemos es justo lo contrario. Sabemos que nuestros gobernantes son seres egoicos, megalómanos que dilapidan los recursos de la comunidad erigiendo “Torres de Babel” con las que pretenden saciar su insaciable vanidad. ¿Y qué hacemos nosotros? Dilapidar nuestra vida trabajando en sus gansadas, siguiendo al dedillo su plan, su agenda, cuando podríamos estar disfrutando de nuestra pareja, de nuestros hijos, de nuestros amigos.

Tal vez los antiguos mayas se dieron cuenta de todo esto, y por eso dejaron que se arruinaran templos y palacios. Tal vez se dieron cuenta de que el auténtico poder no es tanto la posibilidad de elegir tutor como la posibilidad de despedirlo. Tal vez nosotros alcancemos su nivel cultural, y nos demos cuenta de que nunca antes hubo tantos grandes edificios como en la actualidad, ni tanta decadencia.

José Miguel Ruiz Valls

Suscríbete
Notificar sobre
guest
1 Comentario
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Betsy
Betsy
25 días

Poderoso tu texto, como siempre, los tejes con tanto amor que me arrancas suspiros, y a la vez me mueves a observar la cruda realidad con positivismo.
Con todo eso es imposible no fantasear que nos vamos juntos de excursión jaja
Te amo

error: Content is protected !!
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x