EUSKADI

Persecución de película en Bilbao: roba un coche en Cantabria y lo acaba empotrando contra la Ertzaintza

Dos agentes de la Ertzaintza y el propio sospechoso han resultado heridos

Agentes de la Ertzaintza han detenido, esta mañana en la carretera BI-636 en el término municipal de Bilbao, a un individuo de 37 años acusado de dos delitos de sustracción de vehículo a motor, atentado contra agentes de la autoridad y conducción temeraria, después de que hubiera provocado un accidente de tráfico con una patrulla de la Ertzaintza en el que los agentes y él mismo resultaban heridos, de que hubiera embestido a otra patrulla, causando lesiones leves a otro agente, y después de que hubiera intentado sacar de la carretera a un conductor particular, poniéndolo en claro riesgo de vida. Previamente, el sospechoso habría evitado un control de la Ertzaintza en Muskiz, lo que provocaba una persecución que lo llevaba a Cantabria. Una vez allí, robaba otro coche y volvía hacia Bizkaia, donde era detectado por una patrulla de la Ertzaintza, dando lugar a una nueva persecución que finalizaba con el accidente en la BI-636. La Ertzaintza investiga si los sucesos protagonizados por el SEAT Ibiza y los protagonizados por el Audi A6 han sido perpetrados por la misma persona, según ha informado el Servicio de Prensa de la Ertzaintza.

Sobre la una menos cuarto de esta pasada madrugada, los agentes de la Ertzaintza que se encontraban en un control de tráfico en la N-634 en Muskiz, establecido para controlar el tránsito de posibles particulares hacia Cantabria, saltándose las normas de confinamiento establecidas por el estado de alarma vigente, detectaban la presencia de un turismo SEAT Ibiza que intentaba esquivar el control mientras circulaba por la citada carretera.

De inmediato, los agentes daban cuenta por radio de lo sucedido, así como la descripción del coche, lo que movilizaba varias patrullas por las cercanías para intentar detectarlo. Así, posteriormente el vehículo era localizado por otra dotación policial en Ortuella, dándose así inicio a una persecución que finalizaba cuando el coche en cuestión embestía a la patrulla de la Ertzaintza que lo perseguía en una carretera local en la zona de Oriñón, en Cantabria. En esta colisión, uno de los agentes sufría diversas contusiones y heridas de carácter leve. Además, a causa de la colisión ambos coches quedaban inutilizados para seguir circulando, de manera que el conductor del Ibiza huía a pie del lugar.

La Guardia Civil de Cantabria, que había sido informada de todo lo ocurrido, daba cuenta posteriormente de que el sospechoso había robado un coche, un Audi A6, en la zona de la playa de Sonabia, muy cerca de Oriñón. La Guardia Civil informaba asimismo que el Audi había sido detectado dirigiéndose de nuevo hacia Bizkaia por la autopista A-8.

Esto hacía que varias patrullas de la Ertzaintza se apostaran a lo largo de esta vía para intentar localizarlo. Así, una patrulla lo avistaba circulando a la altura de Barakaldo, dándose una nueva persecución. Durante la misma, el conductor del Audi embestía a la patrulla en dos ocasiones para intentar sacarlo de la carretera, poniendo en riesgo la integridad de los ertzainas, e intentaba igualmente sacar de la carretera a un vehículo particular, estando muy cerca de conseguirlo, lo que habría tenido probablemente consecuencias graves para sus ocupantes.

La persecución llegaba hasta el acceso de la A-8 al Corredor del Cadagua, carretera BI-636, en sentido hacia Balmaseda, donde el Audi intentaba sacar de la carretera al coche patrulla por tercera vez. En esta ocasión el vehículo oficial sufría la embestida, pero era el Audi el que se salía de la calzada y caía por un pequeño terraplén. Como consecuencia de ello, tanto los ertzainas como el presunto delincuente resultaban heridos de carácter leve. Una vez extraido el sospechoso de su coche, los agentes procedían a su detención bajo la acusación de los delitos de robo de vehículo a motor, atentado contra agentes de la autoridad y conducción temeraria, causando peligro cierto para la integridad de otros conductores. Tras ser atendidos en el lugar por los servicios sanitarios enviados por Osakidetza, los agentes de la Ertzaintza eran trasladados a un centro hospitalario de Mutualia, mientras que el presunto delincuente lo era al Hospital de Basurto.

En este momento, la Ertzaintza mantiene abierta la investigación para confirmar que los sucesos protagonizados con el SEAT Ibiza y los llevados a cabo con el Audi A6 han sido perpetrados por la misma persona o si habría más personas implicadas. Por ahora desconocemos más datos sobre la persona detenida, como puede ser su nacionalidad o si cuenta con antecedentes policiales. Si logramos recabar estos datos, los aportaremos ampliando la noticia.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!