EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

OPINION POLITICA

Respuesta al artículo “Gobernar la propia vida” de Daniel Innerarity

  • Escrito por Carmelo Santolaya en respuesta a un artículo escrito por Daniel Innerarity y publicado en el Diario de Noticias de Navarra.
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión (tanto en euskera como en castellano), podéis enviarlos a info@euskalnews.com

RESPUESTA AL ARTÍCULO “GOBERNAR LA PROPIA VIDA” DE DANIEL INNERARITY

Me gustaría comentar algunas de las ideas de su artículo “Gobernar la propia vida” en Diario de Noticias. Entra Vd. en el muy actual debate de cuestiones fundamentales como hasta dónde llega nuestra libertad sin empezar a interferir en la de otros, la legitimidad del Estado para imponer obligaciones o condicionarlas en el sentido que considere deseable y las diferentes concepciones al respecto de la izquierda, la derecha, liberales y republicanos. Trae a colación el tema de la carne, la velocidad, el alcohol y la “prescripción” de las vacunas. Entiendo –si bien esto sería muy importante aclararlo– que se refiere Vd. a la obligatoriedad de las vacunas, que otros tertulianos y articulistas ya defienden abiertamente. Además, como se trata de promocionarlas discriminando y restringiendo los derechos y libertades fundamentales y constitucionales de los que no se vacunan, estamos ante una obligatoriedad coactiva indirecta. Más perversa si cabe, por su objetivo de soslayar la grave cuestión de la violación de derechos humanos y ciudadanos consagrados en el derecho occidental, incluidos el español y el foral. Supongo que no desconocerá Vd. el hecho histórico de que la dictadura sanitaria fue uno de los pilares del régimen nazi. Por supuesto, justificada por los elevados ideales del bienestar de la raza alemana. Claro que ni la ciencia ni el derecho acabaron dando la razón a Hitler. Y para evitar que se repitieran sus crímenes tenemos hoy el Código de Nuremberg, en el que se prohíbe expresamente cualquier procedimiento o intervención médica experimental sin el consentimiento informado y libre de su destinatario.

¿Es consciente Vd. de la repercusión que la imposición estatal de estas vacunas o inoculaciones tendría para la salud de toda la población, además de para nuestros derechos y libertades? Una medida de ese tipo haría añicos las bases políticas y sociales de nuestro modelo de Estado y sistema de derechos humanos, civiles y políticos. ¿Considera Vd. como filósofo y enseñante que la situación actual justifica hacer tabula rasa de nuestra milenaria concepción de los derechos humanos?

Como Vd. reconoce, “la legitimidad de esta promoción depende en primer lugar de la justicia de los objetivos y secundariamente de que esa decisión acerca del tipo de sociedad a la que aspiramos resulte de la deliberación colectiva”. Parca salvedad, porque, además de los objetivos y el debate, hay que considerar también la adecuación científica de los medios/instrumentos que se pretenden imponer. No cabe soslayar la urgencia de un debate científico público sobre la composición, eficacia y bases científicas de las vacunas/inoculaciones propuestas.

Espero que reconocerá Vd., como los propios fabricantes, que toda esta serie de vacunas han sido autorizadas por la vía extraordinaria de emergencia y están en fase experimental. Las cobayas son nuestros mayores, nuestros hijos y nosotros mismos. Respecto a la eficacia, y hablo de la versión oficial, tampoco está nada claro que vacunarse evite ni el contagio propio ni contagiar a otros. Por no hablar de otras formas y métodos de atajar la pandemia que han sido silenciados y sacados del tablero de forma brutal y poco democrática, sin debate. Podríamos con más espacio repasar todas las premisas para plantearnos en serio la defensa de la obligatoriedad de estas vacunaciones/inoculaciones.

Con respecto a la justicia e idoneidad de la promoción coactiva u obligación de la vacunación (pasaporte covid-19, etc.), es muy dudoso que en el marco de nuestro sistema jurídico quepa discriminar a una parte de la población por no vacunarse. No cabe hablar de hacer lo que nos dé la gana. Bien sabe Vd. que eso no es la LIBERTAD. No arrastre por el suelo ese sagrado derecho humano.

El manido argumento de que nuestra LIBERTAD quedaría de algún modo condicionada por la LIBERTAD de otros que se verían afectados por nuestra decisión de no vacunarnos no se sostiene sin toda una serie de premisas: que la situación médica sea tan grave como la pintan, que se demuestre el papel atribuido al virus, que la vacuna sea eficaz y sin efectos nocivos graves (que no sea peor el remedio que la enfermedad) y que sea el único remedio posible. Pero la cuestión más apremiante es que, aunque se demostraran todos esos parámetros científicos, como sociedad, la línea infranqueable sigue siendo el principio ético de los derechos humanos individuales. Sólo la tiranía apela a un bienestar general, constructo que ella misma define sin debate ni apelación posible, para justificar el sacrificio de muchas otras vidas.

Daniel Innerarity. fotos hechas en el bodegon Alejandro © Juantxo Egaña (Fuente: Wikipedia)

Cabe reflexionar sobre el comentario, en este mismo periódico, de Koldo Alday respecto a la paradoja de que se pide mucho respeto para todas las minorías, menos para el no vacunado o disidente de la versión oficial vacunera. Se echa de menos la voz de muchos tertulianos defensores de las minorías. Sorprende el clamoroso silencio, de los defensores del diferente. Alarma el descarado mirar para otro lado de tantos tertulianos adalides de los derechos humanos en lo que respecta al derecho de los no-vacunados a decidir qué medidas de salud escogen, sin ser sometidos a graves coacciones y desposeídos de casi todos sus derechos y libertades: al trabajo, el ocio, los viajes, la libertad de movimiento, etc. La primera premisa de justicia falla, Sr. Innerarity.

En cuanto a la segunda premisa que Vd. menciona, la deliberación colectiva, se está silenciando a científicos y médicos disidentes, y no pasa nada. Se censura, ridiculiza e insulta a quienes no comulgan con la rueda de molino estatal, y tampoco pasa nada. Sólo un ejemplo: los medios de comunicación censuran al ex Decano del Colegio de Biólogos de Euskadi; y aquí políticos, sindicatos, tertulianos y filósofos vascos callados. Deliberación colectiva, debate científico público y abierto, Sr Innenariity. Hablemos de esto, abramos el debate sobre la libertad de expresión y de deliberación. Fundamental premisa, esta segunda, que falla también de forma escandalosa.

Me despido con una frase de nuestros ancestros, seguro que le suena. Está en el monumento a Los Fueros de Navarra: “Se erigió este monumento para simbolizar la unión de los navarros en la defensa de sus libertades, LIBERTADES aún más dignas de amar que la propia vida”. Invito a los políticos navarros que apoyaron por activa o por pasiva el CONFINAMIENTO ILEGAL a releerla.

Reflexionemos y actuemos en consecuencia para evitar que vuelvan tiempos oscuros de tiranía, discriminación, ostracismo social y división entre las propias familias. Tiempos en que no ir a misa en un pueblo era un problema grave. ¿Has ido a misa? ¿Te has vacunado? Ahí lo dejo…

Un cordial saludo.
Fdo: Carmelo Santolaya Pérez

Suscríbete
Notificar sobre
guest
4 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Iritzia
Iritzia
1 año

Adierazpen askatasunaren gabezia ikusteko, nahikoa da ikustea nola iritzi mota hau soilik komunikabide oso txikietan eta “desprestigiatuetan” aurki daitekeen eta iritzi honek erantzun dion pertsonarena, audientzia handiena duten komunikabideetan.

Baina hori logikoa da, zeinek eduki dirua, hark nahi duen iritzia gailenduko da.

Juan
Juan
11 meses

Me quito el sombrero y me lo vuelvo a quitar ante este escueto pero contundente artículo de opinión. Se puede decir más alto, pero no más claro.

Miren
Miren
11 meses

Acertada y contundente respuesta de un ciudadano de a pie a un galardonado y prepotente comentarista que parece haber olvidado su responsabilidad como enseñante y supuesto intelectual de alcurnia de contribuir a que se logre un debate informado sobre la increíble violación de nuestros derechos humanos, civiles y políticos y represión que llevamos soportando ya más de un año.

Beatriz
Beatriz
11 meses

Desde Argentina, felicito y agradezco al autor de esta nota, que responde con claridad y sólidos fundamentos a los argumentos malintencionados de un profesor(?) que contribuye a la campaña contra los que decidimos no vacunarnos, queriendo inocularnos el sentimiento de culpa, a los que no han podido convencer con el miedo y el hartazgo.

error: Content is protected !!
1
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x