OPINIÓN

“Quem quaeritis? ¿A quién buscáis?” (Segunda parte) – Teresita Ávila

  • Escrito por Teresita Ávila
  • Si queréis que publiquemos vuestros artículos de opinión (tanto en castellano como en euskera), podéis enviarlos a info@euskalnews.com

Quem quaeritis? ¿A quién buscáis? (Segunda parte) -por Teresita Ávila

Enlace a la primera parte: EuskalNews

27 de noviembre de 2021

Si vivimos en un estado de miedo constante, ¿podemos seguir siendo humanos?

Aleksandr Solzhenitsyn, The First Circle

Los censurados

De lo que he ido registrando, analizando, leyendo durante estos meses, atesoro varias cosas que formarán para siempre parte de mi vida. No todo es negativo. Muy por encima, un sinfín de personas valientes, acalladas por los medios, que han contribuido enormemente a aclarar muchas sombras con sus conocimientos, difundiendo y jugándose la reputación -incluso los haberes- con juicios sumarísimos que han pretendido destruirlos. A ellos, también necesarios, mi aplauso y homenaje desde estas líneas.

En primer lugar, a la californiana Rosa Koire, prematuramente desaparecida, conocedora de los objetivos de las Agenda 2021 y 2030, que esconden sus verdaderas intenciones con el eufemismo de lo sostenible, cuestión no baladí, puesto que se trata de la implementación de un control exhaustivo tras la etiqueta de lo verde -bien referido a lo climático como a los famosos permisos (el Green Pass) objeto de debate por la restricción de derechos fundamentales-. En pormenorizada descripción, Koire nos abría los ojos sobre el neofeudalismo o tecnofeudalismo que acecha imparable. “Es ahora, es el momento de reaccionar” -decía-. Desarrollo Sostenible es el plan de acción implementado en todo el mundo para inventariar y controlar toda la tierra, toda el agua, todos los minerales, todas las plantas, todos los animales, toda la construcción, todos los medios de producción, toda la energía, toda la educación, toda la información y todos los seres humanos en el mundo. INVENTARIO Y CONTROL. Las smart cities como el marco ideal para llevarlo a cabo a través del asociacionismo -de un aparente “consenso”- en el que el ciudadano queda cada vez más difuminado hasta prácticamente su desaparición, con todo en contra y sometido al escrutinio del vecindario (como recogí en el artículo publicado en este medio: “Se vende Humanidad. Razón, aquí”, al referirme a la metáfora del Panóptico, de Michel Foucault). Ciertamente, las restricciones nunca hubieran sido aceptadas sin que operase un hechizo colectivo para llevar al mundo a la locura, mientras las corporaciones hacían el agosto y conseguían un aumento, una concentración de riqueza sin parangón, en tiempo récord.

Arrasada en lágrimas, logró conmovernos con su sinceridad la también canadiense Julie Ponesse, profesora de ética y filosofía antigua que ejercía en el Huron University College de Ontario durante 20 años. De nada valía su intachable trayectoria como docente frente al mandato de vacunación para acceder al campus universitario. Hace escasamente un mes, ha retomado su actividad como defensora de las libertades civiles en la organización The Democracy Fund, desde la que ha transmitido un mensaje de esperanza.

Afortunadamente, médicos y científicos con carreras consolidadas se han puesto en pie y desafiado el relato único que, por desgracia, ha permanecido oculto mucho tiempo, censurado hasta lo intolerable, y que para hacerse oír han tenido que recurrir a plataformas, medios alternativos, redes sociales, porque -de no hacerlo- jamás llegarían a un posible auditorio. Por citar a algunos, puesto que la lista es extensa, destacaré a Luc Montaigner, Sucharit Bhakdi, Michael Yeadon, Peter Doshi, Deepta Bhattacharya, Kamran Abbasi, John P. Ioannidis, Elena Surkova, Vladyslav Nikolayevskyy, Francis Drobniewski, Clare Craig

Del 1 al 4 de octubre de 2020, tuvo lugar una importante reunión para abordar los problemas derivados de la emergencia global, contando con los principales epidemiólogos, economistas y periodistas, debido a la coacción estatal impuesta en el manejo de la pandemia, hecho que no tenía precedentes. De ahí surgió la  Declaración de Great Barrington cuyos firmantes son el Dr. Martin Kulldorff, profesor de medicina en la Universidad de Harvard, bioestadístico y epidemiólogo con experiencia en la detección y seguimiento de brotes de enfermedades infecciosas y evaluaciones de seguridad de vacunas; la Dra. Sunetra Gupta , profesora de la Universidad de Oxford, epidemióloga con experiencia en inmunología, desarrollo de vacunas y modelos matemáticos de enfermedades infecciosas; y el Dr. Jay Bhattacharya , profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, médico, epidemiólogo, economista de la salud y experto en políticas de salud pública que se centra en enfermedades infecciosas y poblaciones vulnerables. (Citado de la gbdeclaration.org)

¿Alguien puede indicar -particulares o medios- qué clase de cobertura, de difusión, se le ha dado a este acontecimiento, al que se han adherido -hasta la actualidad- un total de 871.093 firmantes, de los cuales 15.091 son médicos de salud pública y científicos (investigadores muy reputados), 44.541 son médicos en ejercicio, y también 811.461 ciudadanos preocupados, pertenecientes a diferentes ámbitos (entre los que yo misma me encuentro)?…

Sin entrar en polémicas que no proceden, tanto en Hispanoamérica como en España han dado un paso al frente médicos, biólogos e inmunólogos tales como: Chinda Brandolino, Roxana Bruno, Luis Marcelo Martínez, Karina Acevedo, Jon Ander Etxebarría, José Luis Sevillano, Almudena Zaragoza, Fernando López-Mirones, Mª José Albarracín, Natalia Prego, Juanjo Martínez, Ángel Ruiz Valdepeñas, Luis Miguel Benito y Antonio Alarcos -entre otros.

Tengo que decir que lo que más llama la atención en la construcción de este relato es el empleo de un tono absolutamente admonitorio, pleno de soberbia, a todas luces improcedente de los que -como una sola voz, un solo hombre- han aprovechado sus tribunas para imponer consignas que han cosechado, por desgracia, un gran éxito al aniquilar la poca voluntad de muchos, amedrentando y coaccionando. Incluso han llegado a una degradación de lo moralmente aceptable o ético al incitar a unos contra otros, promoviendo desde canales de televisión, radios o prensa el odio dirigido al que -mucho más informado que la gran mayoría- se atreve a cuestionar a los esbirros del totalitarismo futuro. Y me pregunto: ¿a qué tipo de chantaje están siendo sometidos para socavar tan gravemente códigos deontológicos que deberían reverenciar? ¿Bajo qué amenazas se encuentran?

Por fortuna, no todos se rinden a esos dictados. Honran la profesión muchos medios y periodistas en los que hemos visto dignidad y verdad. Y que han sido, gracias a Dios, el paraguas bajo el que refugiarnos y obtener la información tan escamoteada torticeramente por aquellos otros. Y también desde la política hemos sabido de personas que han defendido a personas -a Nosotros, los necesarios: Vitorio Sgarbi y Sara Cunial, desde Italia. Randy Hillier, en Canadá; Luz Belinda Rodríguez, en España -que ha llevado al Parlamento andaluz el Informe de Pablo Campra y ha preguntado en dicha sede, ante un visiblemente incómodo Consejero de sanidad, el porqué de la presencia de óxido de grafeno (un tóxico) en los viales analizados, sin obtener respuesta-. Y desde el Parlamento Europeo, hace unas semanas causaron un gran impacto las declaraciones del rumano Cristian Terhes, quien mostró el contrato firmado por la UE con las farmacéuticas, lleno de tachaduras, que invitan a una desconfianza más que fundada.

Para no extenderme más, quiero terminar con una petición: es absolutamente imperativa una verdadera transparencia desde las instituciones y organismos oficiales -si desean tener credibilidad-. Y debo traer aquí la entrevista de Jon Rappoport a Christine Massey, El virus inexistente: una entrevista explosiva con Christine Massey, una mujer sumamente valiosa, con experiencia en bioestadística, que ha estado utilizando solicitudes de Libertad de Información (FOIA) en numerosos asuntos (no solamente en cuanto al Sars-cov-2). Su actividad sobre el tema que nos concierne comenzó en mayo de 2020 cuando supo que David Crowe y los doctores Andrew Kauffman, Stefan Lanka y Thomas Cowan habían cuestionado la existencia del nuevo virus Sars-cov-2, y comenzó a presentar solicitudes de FOI-Libertad de Información para cualquier registro en poder de los organismos que pudieran responder acerca del aislamiento/purificación del presunto virus. Han sido un total de 22 instituciones canadienses de salud pública consultadas, y también los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en EE. UU., y el NIAID de Anthony Fauci (Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas). Añade que en la recopilación de respuestas han participado otros colaboradores desde otros lugares (Marc Horn, en el Reino Unido; Bettina Galo en Uruguay, que me honra con su amistad). En total, han obtenido respuestas de FOI de 104 instituciones en más de 20 países hasta la fecha. (la entrevista citada de Rappoport es del 7 de octubre). En ella, Christine Massey responde: “Todas las instituciones, sin excepción, no han proporcionado ni citado ni siquiera un registro que describa la purificación del presunto virus ni de siquiera una muestra del paciente”.

Visto el panorama, es necesaria una reflexión que conviene tomarse muy en serio. Todo esto no sería posible sin gente que pensase como el Lazarillo: En este tiempo estaba en mi prosperidad y en la cumbre de toda buena fortuna. Tan acomodados y ensimismados, tan ausentes, tan apegados a una sola realidad, tan indefensos…

Teresita Ávila

4 COMENTARIOS

  1. «Mas yo me reservaré en Israel siete mil varones que nunca doblaron su rodilla ante Baal, ninguno de los cuales ha besado su propia mano, y extendídola después en señal de adorarle» (1 Reyes 19:18).

    Algunos de los «siete mil» que no se han arrodillado ante la dictadura covidiana y la Agenda 2030. «Siete mil» que se han atrevido a mirar por el telescopio y que han renunciado a ser del género lanar

    Gracias por iluminarnos con pelos y señales… con datos.

  2. Muchas gracias Teresa que gran homenaje a todos estos valientes que ahora serán mis nuevos referentes entre los que te incluyo. Además das un mensaje de esperanza….

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!