EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

MUNDO OPINION

El momento de la verdad en la Guerra de Ucrania

  • Escrito por M.K. Bhadrakumar
  • Traducido por mpr21

La niebla de la guerra envuelve la “contraofensiva” ucraniana en la región sur de Jerson, donde Kiev espera recuperar el territorio perdido. Pero en el sexto día de operaciones, la cámara de eco de Occidente se ha callado. No hay grandes reivindicaciones.

La actualización de hoy del Ministerio de Defensa británico prefiere insistir en cuestiones de “moral y disciplina” en el ejército ruso, en general, en sus modestos salarios y en el equipamiento básico, como “uniformes adecuados”, armas y raciones, en lugar de en la contraofensiva de Jerson.

Hay un apagón mediático en Ucrania. Todo lo que sabemos son convoyes militares de ambulancias con las sirenas a todo volumen por las calles de la ciudad de Odessa, hospitales en las regiones de Odessa y Nikolai desbordados de militares heridos y extraños llamamientos públicos a la donación de sangre. La región de Transcapatia, en el oeste de Ucrania, desde donde la 128 Brigada de Asalto a la Montaña, reclutada localmente, fue redesplegada al frente de Jerson, declaró un día de luto por sus valientes hijos que perdieron la vida.

Mientras tanto, la última palabra de Kiev es que su contraofensiva es una “operación metódica” para degradar a las fuerzas rusas en el sur, más que para obtener ganancias territoriales. El presidente Volodymyr Zelensky dijo con cierta irritación: “No estoy dispuesto a predecir cuándo ocurrirá esto (la retirada de las fuerzas rusas). No tengo las fechas exactas, pero tengo el conocimiento exacto de cómo lo haremos”.

El jueves (quinto día de la contraofensiva), Zelensky celebró una segunda reunión de la semana en el cuartel general del Comandante Supremo, pero sólo para añadir crípticamente que “también se han tomado algunas decisiones”. Creo que todos podrán ver sus resultados.

Los informes de los medios de comunicación estadounidenses afirman vagamente que las fuerzas ucranianas están logrando “avances tácticos” y se preparan “para una larga y dura batalla antes de que llegue el invierno… Los funcionarios occidentales han advertido que la contraofensiva no expulsará a las fuerzas rusas de Ucrania a corto plazo”.

Sin embargo, lograr retomar la región de Jerson y tomar el control de la orilla occidental del río sería “verdaderamente significativo”, dice la revista Político. “Una victoria así demostraría a los aliados occidentales de Ucrania que tienen razón al seguir enviando miles de millones de dólares en armas y suministros para ayudar a contrarrestar a Rusia”.

Este último punto es el quid del problema. Los suministros de armas de los países europeos a Ucrania prácticamente se han agotado y se observa una tendencia similar con los suministros de Estados Unidos.

El gobierno de Biden pide al Congreso que apruebe una ayuda adicional de 11.700 millones de dólares para Ucrania, pero esto es en previsión de la probabilidad de que el presupuesto de 2023 no se apruebe antes de la fecha límite del 1 de octubre. El anuncio de la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca del 2 de septiembre reconoce que se trata de “una resolución continua a corto plazo para mantener el funcionamiento del gobierno federal”.

El comunicado de la Oficina de la Casa Blanca indica que los fondos de los paquetes anteriores para reforzar el ejército ucraniano se están agotando, con tres cuartas partes distribuidas o comprometidas, y otras más que llegarán el próximo mes. Y lo que es más importante, de los 11.700 millones de dólares solicitados por la Casa Blanca, 4.500 millones de dólares se destinarían a reponer las reservas agotadas del Pentágono, 4.500 millones de dólares a apoyar el presupuesto del gobierno ucraniano, y sólo 2.700 millones de dólares a la ayuda real en materia de defensa e inteligencia. Se espera que esta nueva ronda de ayudas dure hasta diciembre.

Zelensky debe ser un hombre preocupado. Tiene que convencer a Estados Unidos de que esa ayuda militar masiva de miles de millones de dólares merecía la pena. Pero tendrá que mostrar como mínimo un sangriento estancamiento en el frente de guerra del sur. Rusia ya está ganando la partida en el Donbass.

Siempre existe el peligro de que Zelensky vaya demasiado lejos. Los gobiernos occidentales han advertido a Kiev de que no debe dispersar sus fuerzas para capturar la mayor cantidad de territorio posible, ya que los ucranianos deben conservar los beneficios que obtengan. Los funcionarios dijeron que esperan que Ucrania reevalúe sus objetivos militares si recupera Jerson. Sin embargo, la ciudad de Melitopol, también en el sur, sigue estando demasiado lejos de las posiciones ucranianas, por lo que un ataque terrestre a Crimea en esta ofensiva no es plausible.

Ahora, todo esto se yuxtapone con el tono optimista pero la escasa información objetiva que se comparte en las declaraciones oficiales rusas sobre el frente de Jerson. Otros informes rusos indican que la “contraofensiva” ha sido prácticamente amordazada y que las fuerzas ucranianas han sufrido grandes pérdidas que se cuentan por miles. Esto suena como un escenario del día del juicio final, demasiado trágico para contarlo.

El único avance ucraniano que quedaba en la noche del sábado era una cabeza de puente en el río Ingoulets, la llamada cabeza de puente Andreevsky. Se especula que los rusos pueden haber atraído a las tropas ucranianas a una “trampa de fuego”. Los cruces de los ríos han sido cortados y los rusos probablemente están rodeando a las tropas ucranianas atrapadas en el lado occidental de los Ingoulets sin suministros ni refuerzos.

La contraofensiva ha perdido fuerza y ahora se está convirtiendo en batallas posicionales en uno o dos lugares en la dirección de Mykolayv-Krivoy Rog. También se ha mencionado un contraataque ruso en el sentido de que la línea del frente está ahora tocando la “frontera administrativa” de la zona de Mykolayv, que es una ciudad crucial en el camino hacia Odessa. También se informó de un intenso bombardeo de la ciudad de Mykolayev. Los rusos afirman haber destruido grandes cantidades de armas.

El “control de dominio” de Rusia se puede poner en perspectiva: el enemigo, por un lado, es sorprendido en la estepa desnuda y derribado con la abrumadora superioridad de la artillería y la aviación rusas, y, por otro lado, se topa con líneas defensivas bien fortificadas y atrincheradas.

Dicho esto, Zelensky no puede rendirse, ya que necesita desesperadamente una historia de éxito. Kiev aún espera cambiar la situación, pero está por ver si es factible.

Ante este sombrío panorama, cada vez hay más voces escépticas en Estados Unidos sobre la trayectoria política del gobierno Biden. El último es un artículo de opinión publicado en el Wall Street Journal por el general (retirado) Mark Kimmitt, antiguo Subsecretario de Estado para Asuntos Político-Militares en el gobierno Bush. Kimmitt predice que “es improbable que se produzca un avance” y que pronto las “carencias logísticas” podrían forzar un cambio en la estrategia estadounidense.

“La OTAN tendrá que hacer frente a la disminución de las existencias de sistemas de armamento avanzados. Esto probablemente significará hacer frente a una guerra más larga, con más bajas. Significa más presión por parte de las naciones que lo apoyan, una inflación sostenida, menos gas de calefacción y la disminución del apoyo popular”, escribe el general Kimmit.

En principio, las opciones son: 1) “profundizar en los arsenales de la OTAN retenidos para las defensas nacionales“; 2) “aumentar los déficits críticos” invocando la Ley de Producción de Defensa y sus equivalentes europeos; 3) escalar el conflicto apuntando a Crimea y a la propia Rusia; o, 4) obligar a Zelensky a enfrentarse a la sombría realidad de que las “menguantes reposiciones” de armamento contienen en realidad “el mensaje de la disminución del apoyo externo” a la propia guerra.

El general retirado de tendencia republicana concluye: “Empezar la resolución diplomática sería desagradable, y quizás se perciba como derrotista, pero con pocas posibilidades de salir del actual atolladero, puede ser mejor negociar ahora que después… un futuro de guerra prolongada, sistemas de alta tecnología decrecientes y un número creciente de bajas, el Sr. Zelensky y la OTAN se enfrentan a decisiones difíciles antes de que esas decisiones les sean impuestas”.

Suscríbete
Notificar sobre
guest
1 Comentario
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Piltzo
Piltzo
1 año

Por tentador que sea, podría ser un error pensar que el enemigo de nuestro enemigo es nuestro amigo.

No creo que vivir bajo puton sea mucho mejor que sobrevivir bajo la bota globalista. Eso si puton no es otro títere globalista y si el enfrentamiento en Ukrania no es otra farsa como la plandemia. Todo destinado a quitarnos derechos, recortar libertades y llevarnos a la misería y a la esclavitud.

En fin. Parece que este cerdiski está cada vez más cerca de retirarse a Bariloche, Argentina, mientras nos cuentan que se suicidó en su bunker.

error: Content is protected !!
5
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x