EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

POLITICA

El ex Decano del Colegio de Biólogos de Euskadi escribe un artículo demoledor “dirigido a la profesión sanitaria”

  • Escrito por Jon Ander Etxebarria, ex Decano del Colegio de Biólogos de Euskadi
  • Enlace a su blog: El Dato Mata el Relato

Profesión sanitaria: ¿quo vadis?

De perder la esencia que diferenciaba profesionalmente como era la atención al paciente, escucharle, palpando las sintomatologías… a abrazar el mundo médico de los protocolos dictados por las multinacionales farmacéuticas.

Lo primero que quiero decir es que este escrito va dirigido a la profesión sanitaria, que como todo en la vida, siempre existen excepciones, que como se suele decir cumplen la regla. La profesión sanitaria, en especial la médica, era una profesión con alta estima dentro de la sociedad; quizá una componente de esa alta estima sea el propio egoísmo humano del miedo a la enfermedad y a la muerte.

La realidad de esta profesión médica es que lleva años (ya antes de la pandemia) que ha ido perdiendo esa esencia que le diferenciaba profesionalmente como era la atención al paciente, escucharle, palpando las sintomatologías, etc. De ahí pasó a abrazar el mundo médico de los protocolos dictados por las multinacionales farmacéuticas, hipotecándose a ellas, y perdiendo con ello, de forma paulatina, la aplicación de sus conocimientos de la medicina, entrando en el mundo de lo que todos conocemos como los conflictos de interés.

Con la pandemia, a este elenco profesional, en mi opinión, de forma equivocada se les aplaudió en los balcones, empoderándoles de tal manera que desde la visión de la sociedad, todo lo que hicieron fue lo correcto, cuando la realidad es que no fue así, ya que, en primer lugar, nos hablan de una enfermedad vírica diagnosticada mediante una técnica, la PCR, que no sirve para diagnosticar si el resultado no se verifica mediante cultivo.

Así, pues, hay que decir que los profesionales de la medicina no tienen conocimiento de la técnica de PCR; es decir, el primer elemento de endiosamiento por parte de esta profesión es no haber reconocido que no son conocedores de esta técnica y que, por lo tanto, deberían realizar el diagnostico de la enfermedad como siempre se había realizado en épocas anteriores, antes de que se introdujesen en el mundo mercantilista de las farmacéuticas.

Siguiendo con ese endiosamiento, este elenco profesional realiza unos tratamientos que no tienen nada qué ver con los tratamientos normales para controlar enfermedades respiratorias de tipo vírico; tratamientos equivocados que, implícitamente, algunos de los profesionales lo han reconocido.

Llega el despropósito de esta profesión hasta tal punto, que nos dicen que no se realizarían autopsias debido al poder contagioso y letal del virus, dándonos a entender que tampoco tiene conocimiento de los virus, ya que lo primero que tienen que saber es que un virus para poder permanecer activo, necesita de la célula viva, y los fallecidos al hacerlo, tienen todas sus células muertas. Luego el virus, en ningún momento podría continuar activo y, por lo tanto, en ningún momento podría ser contagioso y letal, no teniendo sentido aplicar una legislación como si hubiese fallecido por radiación, en cuyo caso sí se justificaría no hacer autopsias porque un tejido muerto puede continuar emitiendo radiación.

Esta profesión médica, como he dicho empoderada por la propia sociedad, vuelve a demostrar su propia falta de conocimiento científico, al decirnos que la única solución son las vacunas, cuando para elaborar una vacuna se necesita tiempo, cosa que como estamos viendo se está reconociendo que esto no ha sido así.

Defiende totalmente la vacunación, sin tener conocimiento real de lo que son las vacunas, poniéndose al servicio de la estrategia política de la administración sanitaria y llegando al esperpento de participar en tal despropósito, como han sido las consecutivas inoculaciones con sus correspondientes efectos adversos y, por desgracia, los fallecimientos ocasionados. Y ello siempre, sin que en ningún caso hayan firmado con nombre, apellidos y nº de colegiado receta alguna para prescribir que el paciente tenía que recibir la correspondiente dosis. ¿Si ellos creían en la bondad de las vacunas, por qué no las prescribieron?, ¿han estado nuevamente plegados, en este caso tanto al poder político como a los conflictos de interés con las farmacéuticas?

Una vez procedido con las correspondientes inoculaciones, estos profesionales no han sido capaces de ver, o bien no han querido estudiar lo que estaba ocurriendo con las mismas, cuando se ha visto, de forma clara, que a más inoculaciones, más casos positivos y más fallecidos por/con covid. De la misma forma que se ha visto que según se avanzaba con las inoculaciones, se estaban dando muchos más casos de ictus, trombos, miocarditis, pericarditis, aceleraciones metastásicas, etc.

Ante una vacuna que las mismas farmacéuticas reconocen que es experimental, estos profesionales sanitarios (y en base a que en ciencia cualquier experimento tiene fecha de caducidad) tendrían que haber alzado la voz paralizando las inoculaciones, para tomar una decisión después de estudiar todos los datos, no solo los oficiales, que están claros, sino también todos los que ellos pueden tener por mera comparativa de estos efectos adversos y fallecidos ya comentados, antes de las inoculaciones y con posterioridad a las mismas.

El endiosamiento de esta profesión ha llegado a tal punto que con la demagogia establecida por los políticos de todo el espectro ideológico, nos han querido vender que lo primero es el bien común y que vacunándose se está protegiendo a los demás. Este eslogan demagógico es de tal cinismo que llegó a establecer un pasaporte nazi, como fue el pasaporte covid, diciendo que los no vacunados podíamos contagiar, cuando la realidad es que los que verdaderamente se contagiaban eran los vacunados. Amén de decir que se debía vacunar a los menores para proteger a mayores incluso con tercera inoculación.

Sres. profesionales de la medicina, cómo Vds. han podido ser capaces de defender este tipo de disposiciones, que nada tienen qué ver con la ciencia y sí con medidas de corte totalmente político, ¿es que han participado de esta estrategia política a cambio de intereses crematísticos?, ¿es que han incumplido su código deontológico?

Finalmente, y siguiendo con esta falsa demagogia del bien común aplicada a la vacunación como medio de protección al de al lado, quisiera que me aclarasen que tiene qué ver con esa falsa demagogia del bien común, el que se prohiba que a un paciente terminal y a sus familiares no se les deje aplicar otro tipo de tratamientos de medicina alternativa, cuando la medicina tradicional ya lo ha catalogado como desahuciado. ¿Qué tiene qué ver esa falsa demagogia utilizada por Vds. en el caso de las vacunas, con los tratamientos que pudiese recibir una persona terminal?, ¿a quién perjudica, a nivel de sociedad, que se apliquen esos tratamientos alternativos?, ¿no se dan cuenta Vds. que con ese tipo de decisiones están colocándose en posiciones totalmente antidemocráticas?

La realidad es que esta profesión sanitaria ha pasado de estar catalogada a un alto nivel en nuestra sociedad a empezar a verla como un enemigo, más que como una profesión que nos va a ayudar en algo propio del ser humano como es el miedo a la enfermedad y a la muerte.

Con este proceder, los profesionales sanitarios (la excepción cumple la regla) han hecho méritos más que suficientes para no aplaudirles en los balcones, como se hizo de forma equivocada, ya que Vds. no dejaban de ejercer su profesión, como la pueden ejercer otras profesiones, como, por ejemplo, pueden ser los bomberos ante incendios realmente peligrosos donde su vida corre un riesgo, pero que no deja de ser su profesión. Junto a los políticos, la sociedad tendrá que pedirles responsabilidades por este proceder que tanto daño nos ha hecho, no solo dejando una sociedad desestructurada, sino también dejando dolor en la misma.

Suscríbete
Notificar sobre
guest
9 Comentarios
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Peter
Peter
3 meses

Cambia profesión por prostitución.

Aunque si el des-gobierno ilegaliza la prostitución nos quedaremos sin políticos y sin gran parte de la profesión de la que habla el ex-decano.
Para que un crimen global se perpetúe hacen falta colaboradores necesarios o prostitutas , prostitutos o prostitutes (muy de moda ahora) bien untados de dinero.

Alguno empieza a ver el bosque y de que calaña esta hecho.

Jose luis
3 meses

No le quito ni una coma excelente artículo solo añadiría que el virus jamás se ha aislado ni purificado correctamente a través de un cultivo solo se ha secuenciado en una base de datos informática

maximiliano
maximiliano
3 meses

al fin un medico que pela la chota de una vexz manga de hijos de puta la gran mayoria codiciosos mentirosos hijos de puta. aplausos a este biologo etico. la verdad nos hara libres. colguemos a los culpables

sabin
sabin
3 meses

Un ACTO CLINICO se define como el acto medico a la cabecera de la cama del enfermo, esto es:

Anmnesis: antecedentes del paciente

Exploracion

Diagnostico,

Pronostico o posible evolucion

tratamiento que puede abarcar distintos aspectos

Higienico dietetico

Medico

quirurgico

Acupuntura

fitoterapia

Lo unico que debemos exigir es:

Honestidad

las explicaciones pertinentes para que el paciente sea SOBERANO y conscientemente decida sobre si mismo (verdadero CONSENTIMIENTO INFORMADO) y que

el facultativo responsable del caso clinico despliegue todo su ARTE Y BUEN HACER ,para aliviar y solucionar el padecimiento o enfermedad

Esto se contradice bastante con los protocolos y estadisticas a que ultimamente nos tienen acostumbrados

Ursula Wulff
Ursula Wulff
3 meses

Gracias. Excelente articulo, reflexiones y dudas irreprochables sobre la capacidad hasta en conocimientos básicos de los profesionales de la medicina. Con la palabra ‘enclenco’ ya está todo dicho. Para repartir entre los que aun defienden la actuación oficial del sector sanitario. Le felicito!!!

el ogro cabreado
el ogro cabreado
3 meses

Así es… a mis ojos al menos la profesion medica ha perdido muchisimo

Han declarado a gritos que son mas funcionarios que sanitarios o medicos.

Montse
Montse
3 meses

Yo voy a utilizar una palabra mortaja, como hacen ellos… Esto ha sido y sigue siendo un genocidio. Gracias Sr. Etxebarria, porque sus palabras aún pueden abrir los ojos a muchas personas y cuanto menos, cargar las conciencias de otras.

FRANCISCO
FRANCISCO
3 meses
Respuesta a  Montse

Todo medico que dice y afirma que , las vacunas experimentales covid – 19 son necesarias , eficaces y seguras , esta mintiendo descaradamente o es un idiota profundo.

Los mal llamados profesionales de la salud se han convertido en seres cobardes , miserables , inhumanos y muy corruptos .Desde el inicio de esta falsa pandemia han vulnerado , pisoteado y escupido al Juramento Hipocratico . Aceptan y cumplen protocolos y tratamiento aberrantes a sabiendas que llevaran al paciente a la muerte .

Ojala exista un lugar especial en el infierno para todos estos asesinos y sus complices .

Siempre afirmare que las inyecciones experimentales covid – 19 son armas de guerra biologica contra la poblacion . Cuando pasen unos años , sabremos que fueron el mayor crimen contra la Humanidad .Desgraciadamente el tiempo me dara la razon . Saludos

Josu naberan
Josu naberan
2 meses
Respuesta a  FRANCISCO

Uno de los participantes del CRIMEN de la PLANDEMIA, ha sido precisamente la OMS, directora de la Clase Médica .

Todo médico que ha transmitido su mensaje o lo haya llevado a cabo en la práctica, ha sido un MERCENARIO DE LA ÉLITE, sin darse cuenta o a sabiendas (que es peor)

error: Content is protected !!
1
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x