EUSKADI

Nuevo fin de semana de tensión entre ciudadanos y Ertzaintza por las incomprensibles restricciones que les hacen imponer

Nuevo ‘finde’ revuelto. Otro fin de semana pasa y nuevo fin de semana más en el que se han procudido diferenes momentos de tensión entre ciudadanos y ertzainas producido por las incomprensibles restricciones que impone el Gobierno Vasco sin justificación alguna en base a criterios sanitarios establecidos por expertos en la materia.

Según fuentes de la Ertzaintza (recordamos el contundente artículo que publicamos contra el Servicio de Prensa de la Ertzaintza en las que hicimos público la nueva política de este medio: poner en cuarentena la información dada por este Servicio de Prensa al que le pillamos mintiendo descarada e interesadamente en un lamentable suceso ocurrido en la Gran Vía de Bilbao hace unas pocas semanas), la Ertzaintza ha imputado a una persona y ha sancionado a otras cincuenta y cinco desde la tarde de ayer, sábado, en las actuaciones llevadas a cabo contra personas que se encontraban supuestamente infrigiendo la normativa ilegal que les hace imponer el Gobierno Vasco.

Decimos ilegales porque por algo no son multas sino «propuestas de sanción» (término que es para reírse) que encima ni siquiera vienen del Departamento Vasco de Seguridad del que dependerían los ertzainas, sino que las supuestas propuestas de sanción las pone el Departamento de Salud (sí, el Gobierno Vasco se salta todo procedimieno a la torera). Pero vamos a dejarlo, que nos desviamos. Seguimos con los sucesos. Según informa la Ertzaintza, minutos después de las cinco de la tarde de ayer la Ertzaintza identificó a siete personas que se encontraban sentadas en la terraza de un bar de Andoain y efectuó siete propuestas de sanción por superar el número máximo de reunión de personas.

Asimismo y repetimos que siempre según el Servicio de Prensa de la Ertzaintza (lo volvemos a poner en duda), a las seis y veinte de la tarde los agentes de la Ertzaintza tuvieron conocimiento, gracias a la colaboración ciudadana, de que supuestamente había muchas personas en un recinto de Bilbao (¡Oh, qué delito más grave! ¡A la hoguera todos!). De inmediato los ertzainas se dirigieron al lugar y localizaron a diecisiete personas, entre ellas nueve adultos, bebiendo bebidas alcohólicas y les pusieron su respectiva ‘propuestucha’ que esperamos que no solo no paguen (si es que llega), sino que la cuelguen con un imán en sus respectivos frigoríficos.

En Donostia, minutos antes de las siete de la tarde una pareja de ‘gudaris’, provistos de unas pancartas y sin mascarillas, comenzaron a incitar a unos jóvenes en el Paseo del Muelle de Donostia para que se quitaran las mascarillas. Los agentes cuando les solicitaron que se las colocaran el varón obedeció la orden mientras que la mujer se negó rotundamente, por lo que quedó en calidad de investigada por un presunto delito de desobediencia leve, algo que ya demostramos con sentencias (curiosamente, de juzgados vascos) que es absolutamente ilegal y que el juez lo archivará al instante: negarse a poner una mascarilla ante la orden de un agente no es desobediencia (el juez entiende que se desobedece la directriz de la normativa y no la orden del agente). Lo que sí que puede hacer un agente es detenerte si te niegas a identificar y encima te puede imputar desobediencia, pero eso es otro tema.

En Irun, hacia las ocho de la tarde, ertzainas (repetimos, según el Servicio de Prensa de la Erzaintza y no este medio) localizaron a catorce personas en una zona rural situada en el barrio Ventas de Irun celebrando un cumpleaños y les abrieron veintisiete LSC al estar más de cuatro personas reunidas y beber alcohol en la vía pública.

Por último, según las mismas fuentes a las que ponemos en cuarentena, al menos por ahora, a las tres y cuarto de esta madrugada los agentes de la Ertzaintza han intervenido en un botellón que once personas estaban celebrando en un garaje de Bergara y se les ha sancionado por superar la limitación sobre la permanencia de personas en un grupo. Asimismo, a lo largo de la madrugada del sábado la Ertzaintza ha detectado varias fiestas ilegales en pisos y locales de diferentes localidades, Bilbao, Donostia, Barakaldo… Entendemos que no como las macrofiestas que se pegan en China y Taiwan mientras aquí sufrimos restricciones dignas de épocas de guerra), pero es que al Servicio de Prensa de la Ertzaintza le encanta exagerar.

¿Es esto lo que quiere el Gobierno Vasco? ¿Es esta la Euskadi que quieres?

1 COMENTARIO

  1. Desde algún centro de control monitorizan y geolocalizan un número determinado de teléfonos móviles, por medio de los móviles «descubren» fiestas reuniones etc. Conviene si nos vamos a reunir envolver los móviles en papel de aluminio con dos vueltas o simplemente saber que el confinamiento lo hicieron para tenernos a todos monitorizados en nuestras casas ahora todo movimiento que hacemos lo está viendo.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!