EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

MUNDO

De la Guerra de los Balcanes a la Guerra de Ucrania

Para cualquier serbio que no haya perdido la cabeza o que simplemente haya sido atontado por tres décadas de incesante propaganda y mentiras antiserbias que emanan de los centros de poder y de los medios de comunicación del Occidente “libre y democrático”, la rapidez y el alcance totalitario de las medidas antirrusas y la intensidad de la censura antirrusa que se ha impuesto en Occidente no pueden ser una sorpresa. Como declaró el Presidente serbio Aleksandar Vucic unos días antes del inicio de la campaña de desnazificación y desmilitarización de Rusia en Ucrania, cerca del 85 por cien de los serbios “siguen” del lado de Rusia. Aunque en los últimos días Serbia se ha visto sometida a una inmensa presión occidental como único enclave independiente en Europa, una especie de Berlín Occidental del nuevo mundo multipolar en ciernes, rodeada de países de la OTAN y/o de la Unión Europea que han sido, en mayor o menor medida, absorbidos por la actual histeria antirrusa y las sanciones que la acompañan, el cierre del espacio aéreo a los aviones rusos, etc., el hecho de que Serbia siga estando del lado de Rusia no es sorprendente.

La razón es sencilla, incluso si se dejan de lado los lazos espirituales, étnicos y simplemente fraternales que han unido a los dos pueblos durante siglos. Porque los serbios fueron, por así decirlo, los canarios en la mina de carbón en los años posteriores a la proclamación de George Bush padre de un “nuevo orden mundial”. Poco después de la caída del Muro de Berlín, a principios de los años 90, cuando la gente inocente y de buena voluntad aún se maravillaba del anunciado “fin de la historia” y del glorioso triunfo de la “democracia liberal”, en las zonas serbias de Yugoslavia vivíamos, de primera mano, algo completamente diferente, algo oscuro y siniestro.

Asistimos al retorno gradual de la más pura y cínica de las brutales políticas de poder, pero esta vez envuelta en homilías políticamente correctas y diluidas sobre los “derechos humanos”, la “democracia”, la “integración europea” y la “paz”, que, como pronto se demostró, no eran más que una niebla de guerra “liberal”, como fuego de artillería retórico, diplomático y mediático preparatorio para legitimar el autoproclamado derecho de Occidente a definir lo que es bueno y lo que no lo es y, sobre la base de las nuevas definiciones prescritas, interferir y ampliar sus intereses centrales puramente pragmáticos allí donde pueda.

El Occidente victorioso era el amo del mundo, y la “expansión de la democracia” era su nueva cuasi-religión, dando un barniz moral a su flamante acción geopolítica, una versión modernizada de la “carga del hombre blanco” (1) formulada en la nueva terminología de una era supuestamente post-ideológica.

Así, durante el violento desmembramiento de Yugoslavia, sus principales instigadores y facilitadores externos -encabezados por Alemania y Austria, con la ayuda esencial del embajador de Estados Unidos en Yugoslavia- pudieron, gracias a su amplio dominio del espacio mediático-informativo, presentarse como “mediadores de la paz” y, lo que es aún más enfermizo, como árbitros morales.

La hipocresía de los propagandistas de la OTAN

El nuevo-viejo Occidente expansionista podía presentarse ante los desinformados y crédulos como una especie de fuerza del bien, mientras que presentaba al enemigo -los serbios entonces, los rusos ahora- como la encarnación del mal. Fue sobre las cenizas de la destrucción de Yugoslavia promovida por Occidente que el mito de la “indispensable OTAN”, la “benévola Unión Europea” y el “buen Occidente” recibió gran parte de su posterior afirmación y poder blando de la posguerra fría. Y es en gran medida por esta razón por la que no se han tomado en serio, o al menos no lo suficiente, los repetidos llamamientos y exigencias amables de Rusia -y no sólo de Rusia- para detener la continua expansión del pacto militar del Atlántico Norte hacia el este, por una masa crítica de personas que no tenían conocimiento directo de la realidad de estos lobos occidentales con piel de cordero, como sí lo tenían los serbios (y los sirios, libios, iraquíes, afganos, yemeníes, somalíes, venezolanos, etc.). En otras palabras, Occidente estaba empezando a gastar el enorme capital moral que había acumulado como vencedor en una lucha global contra un “imperio del mal”, y los resquicios de la armadura (fabricada artificialmente) eran todavía demasiado pequeños para que el ojo ordinario, inexperto y bienintencionado los detectara.

Ni siquiera el bombardeo ilegal de la OTAN sobre la República Federal de Yugoslavia en la primavera de 1999, en nombre de la “prevención del genocidio” en la histórica y sagrada provincia serbia de Kosovo -del que nunca se han presentado pruebas en los 23 años transcurridos desde entonces- ha despertado una masa crítica de la opinión pública y los responsables occidentales suficiente como para reconsiderar la conveniencia y la necesidad de continuar por el camino de, esencialmente, un nuevo “Drang nach Osten” (sin embargo, visto lo ocurrido con Trump mucho más tarde, es más que evidente que los resultados electorales y la toma de decisiones en Occidente han sido anexionados por el complejo militar-industrial, como predijo Eisenhower en 1961).

Pero finalmente despertó a Moscú, allanando el camino para la llegada de Vladimir Putin al más alto cargo de Rusia el último día de ese fatídico año.

Al igual que los serbios, los rusos aún recordaban los verdaderos horrores de la última guerra mundial y podían reconocer patrones demasiado familiares con mucha más facilidad que la mayoría de los habitantes del continente europeo. Desgraciadamente, Moscú no pudo hacer mucho al principio, salvo lanzar incesantes advertencias, empezando por Múnich a principios de 2007, pedir una reevaluación general y una renegociación de la seguridad común europea y -consciente de que sus advertencias, sugerencias y amables propuestas eran alegremente ignoradas en las principales capitales occidentales- rearmarse y prepararse para lo inevitable. Esto ocurrió finalmente con la negativa colectiva de Occidente a discutir la neutralidad de Ucrania y detener la expansión de la OTAN, junto con la amenaza del presidente títere ucraniano de adquirir armas nucleares para Ucrania.

¿Por qué aceptaría Moscú la posibilidad muy real de que se desplieguen misiles nucleares en sus fronteras que podrían alcanzarla en 7-8 minutos (y, en el caso de los futuros misiles hipersónicos, en 5-6 minutos)? ¿Por qué iba a confiar en los centros de poder (reales) de la OTAN, cuyos testaferros le aseguraron que no se tomaría ni un centímetro del este cuando el Pacto de Varsovia se estaba autodisolviendo, para luego hacer exactamente lo contrario?

Así que no, las interminables garantías verbales y la retórica vacía de las últimas tres décadas ya no funcionaron, porque todo lo que Rusia consiguió fue una alianza hostil similar a la del Eje en sus fronteras y una campaña de demonización cada vez mayor que en los últimos tiempos ha superado en muchos aspectos a la experimentada por la URSS en el punto álgido de la Guerra Fría. Cuando se le amenazó con misiles nucleares a las puertas de Cuba, Estados Unidos estuvo dispuesto a lanzar una guerra nuclear para evitarlo. Rusia no amenazó con nada de eso.

La posición de Serbia sobre la Guerra de Ucrania

Un día después del inicio de la campaña de desmilitarización y desnazificación rusa, el Presidente de Serbia anunció la posición oficial de Serbia sobre la situación en Ucrania, descrita en las conclusiones del Consejo de Seguridad Nacional serbio. En esencia, la posición de Serbia es que respeta la integridad territorial de Ucrania como respeta la integridad territorial de todos los Estados, de acuerdo con la Carta de la ONU y el Acta de Helsinki de 1975, que considera “muy mala” la violación de la integridad territorial de cualquier Estado, incluida Ucrania, pero que no impondrá sanciones a la Federación Rusa.

Basta con mirar el mapa político actual de Europa para ver la importancia, el valor y la dificultad de la decisión de Serbia. Serbia y la vecina Bosnia y Herzegovina (BiH) son islas en el mar de la OTAN que las rodea, y BiH no es miembro de la OTAN sólo por la oposición local serbia liderada por el miembro serbio de la presidencia de BiH, Milorad Dodik. Además, todos los Estados del entorno se han sumado a las condenas occidentales de la intervención rusa en Ucrania y se han asociado o han expresado su apoyo a las últimas sanciones impuestas a Rusia, incluido el cierre del espacio aéreo de la Unión Europea a los aviones rusos.

Como era de esperar, en los últimos días, tal y como atestigua el propio Vucic, Serbia ha estado sometida a una “intensa” presión occidental para que se sume al frente de sanciones y condenas contra Rusia. El ponente del Parlamento Europeo para Serbia, Vladimir Bilchik, ya declaró que la decisión de Serbia de no sumarse a las sanciones de la Unión Europea contra Rusia es una “decisión de política exterior decisiva para la relación mucho más amplia entre la Unión Europea y Serbia”.

El ex ministro de Asuntos Exteriores y primer ministro sueco y primer Alto Representante para Bosnia y Herzegovina, Carl Bildt, tuiteó que Serbia se había “descalificado de facto del proceso de adhesión a la Unión Europea”, ya que se supone que los nuevos miembros deben compartir los “valores e intereses fundamentales” de la Unión Europea. Los portavoces de la Comisión Europea Ana Pisonero y Eric Mamer también expresaron su esperanza de que Serbia se sume a la política de sanciones de la Unión Europea.

Estas palabras son ominosas, y no porque nadie en Serbia, salvo un puñado de incondicionales bien pagados y casos perdidos, crea realmente que el país vaya a ser admitido en el autoproclamado “proyecto de paz más exitoso de la historia de la humanidad” (que aprobó expresamente el envío de aviones de combate a los “demócratas” neonazis de Ucrania), sino porque la mentalidad de “o estás con nosotros o estás contra nosotros” de las élites occidentales fuera de control seguramente encontrará la manera de hacer pagar a todos los disidentes su disgusto. Especialmente para un asediado enclave amigo de Rusia que se niega obstinadamente a sumarse a la histeria antirrusa que se azuza en todo el panorama “liberal” occidental.

¿Quién lloró cuando Serbia fue sádicamente bombardeada por la OTAN en 1999?

Después de todo, Serbia fue sádica e ilegalmente bombardeada por la OTAN en 1999 por no aceptar voluntariamente su propia ocupación por la alianza de “valores democráticos”. Desde entonces, la alianza ha ganado 11 miembros más y unos mil kilómetros al este. Así que esperaremos a ver en los próximos días y semanas qué medidas concretas de castigo o censura aplicará la Unión Europea (y la OTAN) contra Serbia, que es candidata oficial a la adhesión a la Unión Europea desde 2012 y, por tanto, está obligada a armonizar progresivamente sus políticas, incluida la exterior, con la unión “pacífica”.

Rusia expresó su aprecio y comprensión por la posición de Serbia. En su reacción a la posición oficial de Serbia, el embajador ruso en Belgrado dijo que Rusia “entiende que Serbia está bajo presión y no pide nada”, siendo muy consciente del respeto y la confianza mutua entre el presidente Vucic y el presidente ruso Putin, y que Serbia “respeta el interés nacional de Rusia”. Rusia está “en paz” con la posición y la política exterior de Serbia.

Además, tal y como se recoge en las conclusiones del Consejo de Seguridad Nacional, la propia Serbia fue víctima de las sanciones occidentales durante la década de 1990 y, lo que es más importante, de la agresión de 19 Estados de la OTAN en 1999, precisamente por defender su propia integridad territorial. En otras palabras, Serbia no sólo se niega a sumarse a las sanciones occidentales contra un amigo y aliado tradicional, sino también a formar parte del tradicional doble rasero de Occidente, que ha experimentado de primera mano en el pasado y en el presente. Para ello, el presidente del Parlamento serbio, Ivica Dacic, ha declarado claramente que, a diferencia del resto de la Europa “democrática”, Serbia no se sumará a los métodos “totalitarios” y no cerrará ni censurará ni Sputnik ni RT. Por lo tanto, el último puesto europeo no ruso de Sputnik está en Belgrado, que todavía no es lo suficientemente “democrático” como para ser aceptado por los burócratas librepensadores de Bruselas.

En la misma línea, porque nunca se tiene demasiada hipocresía transatlántica, la embajada de Estados Unidos en Belgrado también reaccionó a la posición de Serbia sobre la intervención rusa en Ucrania tuiteando que Estados Unidos “celebra la reiterada posición de Serbia y del presidente Aleksandar Vucic de apoyar la integridad territorial de Ucrania, que ha sido violada por los ataques ilegales y totalmente irracionales de Rusia”.

Además de la desvergonzada distorsión y de la absoluta invención en la que ha incurrido la embajada de Estados Unidos -pues ningún funcionario serbio ha utilizado palabras duras para describir la intervención de Rusia-, los diplomáticos estadounidenses ignoran convenientemente el hecho de que su propio país ha violado sistemática y agresivamente la integridad territorial de Serbia desde febrero de 2008, cuando Estados Unidos reconoció la independencia de la histórica y sagrada provincia serbia de Kosovo (Kosovo y Metohija es el nombre completo de la provincia, según la constitución serbia).

Y, por supuesto, con la excepción de los cinco Estados de la Unión Europea que se negaron a reconocer la secesión del llamado Kosovo de Serbia (Grecia, Chipre, Rumanía, España y Eslovaquia), el resto de la Unión Europea, encabezada por sus miembros más poderosos (Alemania, Francia, Italia y los países del Benelux), también hace gala de su habitual hipocresía al esperar que Serbia condene las violaciones del territorio ajeno cuando la mayoría de sus propios Estados miembros también han reconocido la violación de la integridad territorial de Serbia al reconocer “Kosovo” y, de hecho, promoviendo activamente su “independencia” -que en la práctica es inexistente, ya que el territorio es un agujero negro de tráfico de drogas y personas, cuyos políticos reciben órdenes del extranjero, y que alberga una importante base militar estadounidense construida en tierras robadas a los serbios.

En 1944 Yugoslavia se liberó de la ocupación nazi con la ayuda del Ejército Rojo

La decisión inicial de los dirigentes serbios fue apoyada por la gran mayoría de la opinión pública serbia, que sin embargo es muy consciente de la difícil posición de Serbia. Sin embargo, el 2 de marzo, Serbia se unió a la mayoría de la Asamblea General de la ONU y condenó la “agresión rusa contra Ucrania”. En una penosa postura pública de victimismo, Vucic trató de justificar este voto en una rueda de prensa explicando que Serbia seguía rechazando los llamamientos a sumarse a las sanciones antirrusas, y resistiendo a las nuevas presiones occidentales para nacionalizar las propiedades rusas en Serbia. Aun así, su popularidad se resentirá, pero los intereses occidentales saldrán ganando en Belgrado, ya que siempre prefieren a los líderes débiles, a los que hablan poco y, por tanto, son susceptibles de recibir presiones externas.

La posición actual de Serbia recuerda inquietantemente a su posición en la primavera de 1941. También en aquella época, la élite serbia del Reino de Yugoslavia era la única voz del país que se oponía a unirse a las potencias del Eje, aunque la propia Yugoslavia estaba, junto con Grecia, rodeada de países que habían caído bajo la ocupación o la dominación política de las potencias del Eje. Tras el golpe de Estado del 27 de marzo de 1941, organizado por oficiales serbios opuestos a un pacto con el Eje, Yugoslavia fue atacada por Alemania y sus aliados el 6 de abril de 1941, el propio país fue desmembrado y ocupado, y la población serbia fue sometida a la represión política y a la aniquilación genocida durante los cuatro años siguientes. Aunque los serbios organizaron dos grandes frentes de guerrilla para la liberación, sólo con la ayuda del Ejército Rojo soviético se liberó totalmente el territorio de Yugoslavia en el otoño de 1944. Sólo los serbios de los antiguos pueblos de Yugoslavia (que también incluían a croatas, eslovenos y musulmanes eslavos, así como grandes minorías albanesas y húngaras) siguen recordando esto, al igual que muchos rusos recuerdan que sólo los serbios se negaron a unirse a las tropas alemanas nazis en el Frente Oriental contra la URSS.

¿No es esto, en palabras inmortales de Yogi Berra (2), otro déjà vu?

(1) La “carga del hombre blanco” es una expresión acuñada por Rudyard Kipling. Significa que, según él, los blancos tienen la dura tarea de civilizar a los salvajes.
(2) Yogi Berra fue un jugador de béisbol estadounidense. La expresión “otro déjà vu” ha entrado en la cultura de Estados Unidos.

Suscríbete
Notificar sobre
guest
1 Comentario
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Aitor
Aitor
2 meses

Muy buen artículo. La OTAN bombardeó 78 noches consecutivas Serbia, causando más víctimas entre civiles, que entre militares. La propia OTAN reconoce al menos 1500 muertos civiles, mientras que Belgrado llega a 6.000, por menos de mi militares muertos. Además, se le arrancó a Serbia la provincia de Kosovo, cuna histórica de la nación serbia, y se la metió en la OTAN a pesar de no tener ni ejercito… La OTAN no contó con el apoyo la ONU y además violó sus propios estatuto al intervenir en Serbia.

La excusa del “genocidio kosovar,” resultó tan falsa como las armas de destrucción masiva de Irak. Simplemente otra excusa para el agresivo avance de la OTAN, o sea, los EE.UU. en esa zona, con la idea desde Clinton de cercar Rusia por todos los lados a pesar de las seguridades que se le habían dado de que eso no ocurriría… Eso explica la docena de estados del antiguo pacto de Varsovia o ex republicas soviéticas que en los últimos 20 años los yanquis han metido en la OTAN, una política de cerco similar a la que los turcos hicieron con el Imperio Bizantino, y que acabó la destrucción de éste en el siglo XV. Paralelamente, los yanquis saqueaban la economía rusa a través de sus grandes empresas que aterrizaron en Rusia como buitres durante la etapa del borrachín de Yeltsin. Lo de Ucrania masacrando a los rusos de Lugansk y del Dombass con la ayuda occidental, y grupos nazis propios como el batallon Azov, y la amenaza de incluirla en la OTAN, convirtiéndola así en un perfecto territorio para atacar Rusia, dado que un misil nuclear lanzado desde Kiev tardaría 5 minutos en impactar en Moscu y otros puntos clave de Rusia, inhabilitando toda capacidad de respuesta rusa, fue la gota que colmó el vaso.

Estados Unidos se ha obsesionado desde hace décadas con crear un cisma entre la UE y Rusia, porque cuanto más unidas estén ambas, menos influencia tendrán los yanquis, en la UE, y eso es algo que no pueden permitir. Desgraciadamente, los gobiernos europeos están más atentos a servir los intereses de EE.UU, y los poderes globalistas que a sus propios ciudadanos. Son simples mascotas.

En cuanto a Serbia, el presidente serbio podrá recibir todas las presiones de occidente, pero es muy consciente de que el 85% de los serbios está con Rusia. Y eso es algo que los globalistas y su brazo armado, la OTAN, no pueden cambiar. Y al final, quienes votan en Serbia son los serbios.

error: Content is protected !!
1
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x