EuskalNews – La actualidad sin censura

La actualidad sin censura

ECONOMIA MUNDO REPORTAJES

Se cumplen cincuenta años de la primera gran crisis del petróleo

Se han cumplido 50 años del comienzo de la Guerra del Ramadán (para los árabes) o Yom Kipur (para los israelíes). Duró sólo unos días, pero revolucionó el mercado del petróleo, ya que los países árabes que lo producían, respaldados por la URSS, decidieron penalizar a las potencias occidentales que sostenían a Israel, tal y como adelantan nuestros compañeros de mpr21.

El 6 de octubre de 1973 Egipto y Siria atacaron a Israel para obligarlo a devolver los territorios arrebatados en 1967, durante la Guerra de los Seis Días. Los países árabes aumentaron el precio un 70 por cien. Fijaron el precio del petróleo en 5,75 dólares el barril, frente a los 3 dólares del día anterior. Ayer el precio alcanzó los 83 dólares.

Desde entonces cambió la correlación de fuerzas. Como todos los sectores energéticos, el petróleo es una materia prima estratégica y su precio no sube ni baja por la oferta o la demanda, sino por motivos políticos, como se demostró entonces y se sigue demostrando ahora.

La Comunidad Europea, como se llamaba entonces, se había formado en torno al carbón (Tratado CECA) y la energía nuclear (Tratado Euratom). Pero aún no tenía una política petrolera.

En 1960 se había fundado la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y, cuando en 1967 estalló la Guerra de los Seis Días en el mismo escenario, el petróleo se transformó en un arma política de guerra. Al año siguiente los países árabes amenazaron con nacionalizar los pozos de petróleo antes de que caducaran las adjudicaciones, a menudo válidas hasta finales del siglo XX.

Era una amenaza dirigida contra las multinacionales petroleras anglosajonas. Antes de la crisis, el 80 por cien del petróleo era producido por monopolios privados y sólo el 20 por cien por empresas públicas. En 1970 su poder empezó a tambalearse y con ellas, los imperialistas que las amparaban. La OPEP tomó el control de los precios y las cantidades de petróleo extraído.

Cuando el 23 de octubre la guerra terminó, la OPEP había reducido la producción en un 25 por ciento, pero las potencias imperialistas lo empezaron a buscar en otras regiones del mundo. Las perforaciones se dispararon y tuvieron un cierto éxito. Encontraron un respiro en los yacimientos de países como Nigeria, Libia, Malasia y otros países en los años sesenta. En los Países Bajos, se descubrió gas natural en Groningen, cuya producción se detuvo definitivamente hace unos pocos días. También apareció petróleo y gas en el Mar del Norte, en particular el importante yacimiento noruego de Ekofisk.

Entonces y ahora el petróleo es un arma política. En 1973 los árabes impusieron embargos a los países que consideraban hostiles, es decir, las grandes potencias, las viejas metrópolis coloniales, como Portugal, y los países racistas, como Sudáfrica, “hasta que Israel haya completamente retirados de los territorios árabes ocupados en 1967 y que el pueblo palestino recupere sus derechos”.

La Agencia Internacional de Energía

Las consecuencias económicas de aquella primera crisis petrolera fueron el aumento de la inflación y una recesión económica mundial o, como se dice ahora, un “decrecimiento”.

El capital financiero se superpuso al industrial. Los réditos económicos del crudo, los petrodólares, se multiplicaron, compensando parcialmente a Estados Unidos.

Los imperialistas reaccionaron rápidamente. Frente a la OPEP crearon la Agencia Internacional de Energía, uno de los tantos tinglados opacos de la posguerra mundial con los que el imperialismo ha refinado sus mecanismos de dominación.

Redujeron el consumo de gasolina en medio de una campaña demagógica, como los “domingos sin coche”. Había que hacer de la necesidad virtud: privarse de un artefacto que se estaba vendiendo en masa precisamente para salir de la ciudad los fines de semana.

Buscaron alternativas al petróleo, como los primeros biocombustibles: el etanol derivado de la caña de azúcar en Brasil, la fabricación de gasolina a partir del gran depósito de metano de Maui en Nueva Zelanda, pero también la transformación del carbón en hidrocarburos líquidos o gaseosos.

Aún no habían desatado la paranoia del agotamiento de los recursos, el pico del petróleo o el decrecimiento porque las doctrinas, incluso las más aberrantes, van por detrás de las prácticas y las necesidades apremiantes.

Suscríbete
Notificar sobre
guest
1 Comentario
Más antiguos
Más recientes Más votados
Comentarios embebidos
Ver todos los comentarios
Manolo.
Manolo.
7 meses

” El petroleo es la sangre que fluye por las venas del capitalismo y cuando escasea el petroleo, fluye la sangre ”

Un buen libro: La invencion del pueblo judio. Shlomo Sand.

https://www.casadellibro.com/libro-la-invencion-del-pueblo-judio/9788446032311/1896338

error: Content is protected !!
0
¿Qué opináis? ¡La sección de comentarios está para algo!x
()
x