MUNDO VÍDEOS

Vídeo: Un Vigilante de Seguridad de un centro comercial abusa de una niña de tres años en Australia

Cuando regresó con la menor, reprendió a la madre por haberla dejado sola y desamparada.

Mohammad Hassan Al Bayati, un Vigilante de Seguridad del centro comercial DFO Homebush de Sidney (Australia) abusó de una niña de tres años durante su horario de trabajo, según ha publicado el portal de noticias «Policía Diario» en su página web.

La menor estaba en una zona de juegos y se puso a llorar. El Vigilante de Seguridad aprovechó para acercarse a ella y tranquilizarla. Después, bajo el engaño de que la acompañaría junto a su madre, la cogió de la mano y se la llevó a un lugar retirado, lejos de todas las miradas, de todas las cámaras, a una salida de emergencias.

Allí, tocó la ropa interior de la niña y le «ofreció» su pene.

Once minutos después, regresaron a la zona de juegos, donde esperaba la madre, que había regresado de comprar, y el Vigilante le reprendió duramente al haber dejado a su hija sola mientras lloraba.

También estaba el hermano de la víctima, de 7 años, que lloraba porque no encontraba a su hermana.

Durante el juicio, Al Bayati explicó que acudió a socorrer a la niña porque estaba sola y desamparada. Los hechos ocurrieron en las Navidades de 2016 y el Juez acaba de condenar al agresor a cuatro años de prisión, de los que deberá cumplir íntegros al menos dos y medio.

El Juez alabó la valentía de la niña que, a pesar de su corta edad, denunció lo sucedido y permitió que el Vigilante de Seguridad, de 30 años fuera condenado.

El día de los hechos, la pequeña le relató a su padre que el agresor le había mostrado su «aguja» y que le había intentado besar en el culo. El condenado lo negó todo ante la Policía y durante el juicio, pero el testimonio de la víctima, las imágenes de las cámaras de seguridad del centro comercial -que grabaron cómo el condenado cogía a la niña y se la llevaba de la zona de juegos a un lugar apartado-, además del ADN encontrado en la ropa interior de la niña, fueron suficientes para condenarlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!