EUSKADI

Impiden la entrada a un niño en un colegio de Irun porque estuvo en «contacto estrecho» con un positivo COVID, algo que no es cierto

Un padre de Irun se ha puesto en contacto con la redacción de #EuskalNews para informarnos sobre un suceso en el que, por desgracia, se ha visto envuelto. Más que un suceso, un atropello a los derechos fundamentales, el cual a los miembros de esta redacción… digamos que nos ha puesto de muy mal humor. Por dejarlo suavecito, ya que la principal víctima del suceso es un niño de tan sólo 9 años.

Resulta que ayer a su hijo se le negó la entrada en su colegio de Irun por el estúpido protocolo ilegal que aún sigue vigente en Euskadi a pesar de que, tal y como no nos cansamos (ni lo haremos) de repetir, es absolutamente ilegal. No hay ninguna declaración de Estado de Excepción, de Estado de Alarma (aunque sean inconstitucionales, tal y como dictaminó el Tribunal Constitucional)… ¡ni siquiera la emergencia sanitaria en Euskadi! Pero, aún así, los profesores siguen imponiendo unos protocolos tan ilegales como inútiles, los cuales se les han impuesto desde un Departamento de Educación con tan poca educación como competencia.

«Hoy le han negado la entrada al cole a mi hijo de 9 años en un colegio de Irun. Le llamaron ayer a la madre desde un número desconocido para decirle que no podía ir por ser un contacto estrecho, pero yo no hecho caso y al verle en la fila al crío ha venido la directora a hablar conmigo», relata el padre. Todo por un supuesto «contacto estrecho»… que ni siquiera es tan estrecho. Lo explicamos al detalle relatando el testimonio que nos ha contado el mencionado ‘Aita’. Seguimos con la historia.

En ese momento, después de las habituales excusas («es el protocolo», «no tenemos nada que ver» y «a nosotros también nos gustaría que todo esto se acabase ya»), el padre, claramente indignado, les comenta que «no ve normal todo esto» y que a ver qué soluciones le ofrecen, ya que ambos progenitores tienen que trabajar (entre otras cosas, para pagar los impuestos con los que se paga el gasto en Educación y, por ende, los sueldos y salarios del profesorado) para levantar el país y no se pueden encargar de su hijo, quien debería estar donde debe estar a esas horas, es decir, adquiriendo conocimiento en el aula.

Evidentemente, la directora y una profesora allí presente se han lavado las manos. No iba con ellas. De hecho, han tenido el valor de decirle que ya le habían avisado ayer a su mujer. Sin embargo, no se ha quedado ahí. Ante la insistencia de un padre que no puede estar sin saber cuándo su hijo podrá volver a las aulas, las profesoras han comenzado a responder con malas palabras y un tono… digamos… innecesario.

Asimismo, cuando el padre les ha reprochado que la madre recibiera «una llamada con número oculto el domingo», es decir, tan sólo un día antes del día en el que ocurrieron los hechos (ayer, lunes), se han excusado diciendo que no tienen por qué dar esa información «por algo de la privacidad de datos» (no tenían ni idea de lo que le estaban diciendo al pobre padre, al que dejaron absolutamente estupefacto, al margen de indignado, evidentemente).

«¡Menuda impotencia!», nos comenta el padre. Lo más gracioso de todo es que no es verdad que su hijo haya estado en «contacto estrecho» (la definición es, cuando menos, indefinida) con el supuesto alumno que, nuevamente, supuestamente, tiene COVID. Más bien, un niño que ha dado positivo en un test que falla más que una escopeta de feria, tal y como demostró el billonario Elon Musk.

Cuando el padre les ha reprochado esto, es decir, que su hijo no ha estado en contacto estrecho con el supuesto contagiado, le han dicho que «en el jantoki sí» y que «esto va por grupos» en función del lugar en el que se sientan el el comedor. Según denuncia su hijo, esto también es mentira. No se sienta junto al supuesto alumno que ha dado positivo.»Me ha quedado claro que ahora van a por los niños… Todo un sinsentido», añade el padre indignado.

¿Hasta cuándo vamos a permitir toda esta barbarie liberticida alejada de la evidencia científica? ¿Cuándo vamos a parar esta locura? Tiene pinta que no será pronto, al menos en Euskadi. Os aninamos a dejarnos vuestra opinión en la sección de comentarios que os facilitamos al final de esta noticia.

4 COMENTARIOS

  1. Son Nazis de manual. Y para las dictaduras hacen falta colaboradores necesarios. Los funcionarios en la alemania nazi eran los lacayos y chivatos principales siempre escondidos esperando sus migajas no sea que ‘pierda mi empleo’. Eran los que compraban la cubertería de los judíos y sus ropas cuando los llevaban al matadero.
    El empleo no perderán los lacayos pero se verán ellos y sus hijos en una dictadura que nl alcanzan a imaginar siguiendo con estas mal llamadas ‘normas’ que no son más que ‘condicionamientos y torturas’ para acatar lo que viene.
    La mascarilla es el mayor condicionador de conducta para acatar la sumisión.. La ciencia en su uso infaltil es una tortura de libro.

    Una vuelta por China abriría los ojitos a más de uno que se vanagloria de llevar un pin de colores en la solapa ‘por el planeta’.
    Han vendido el. País con la gente dentro…. Vacunar a todos es parte de su trato. No va de derechas o izquierdas sino de libertad.

  2. No hay que contestar al teléfono de ningún número que no tengamos / queramos. Si se está esperando una llamada y se contesta y dicen que son de osakidetza, se cuelga directamente y se bloquea el número. Si se va a la escuela y allá lo apartan informándonos en ese momento de todas estas cosas, se pide una notificación oficial y el informe médico jurídico técnico en el que se basan para esto, y que se va a llevar al niño todos los días a la escuela hasta que no se notifique todo, con informe incluido, oficialmente. Y si se insiste en este proceder, se contactará con un abogado para presentar la correspondiente denuncia contra la persona responsable de la escuela que sin notificación oficial e informe justificativo ha tomado la decisión de no permitir la entrada al centro del niño. Hace falta asesoramiento de un abogado para que redacte una manera de proceder y algún documento para darle a la dirección y que lo firme, o se niegue a ello. Luego las acciones legales.

  3. Mucho ánimo y paciencia al padre. Tiempos difíciles para nuestros hijos… Hay mucho, pero muchísimo profesor con complejo de autoridad, y no solamente para sus alumnos, pero como los padres les tratan como si fueran autoridades… se suben a la chepa como si nada, y no entienden que nadie les pueda plantar cara. En estos tiempos, si se puede mejor huir de la educación pública, esa que nos machacan diciendo que es la mejor (como la sanidad, je) pero que se ha tornado más adoctrinamiento ideológico que nada. Parece que pagar indirectamente la educación pública mediante impuestos, crea como una línea divisoria imaginaria en las mentes de profesores y padres, donde los primeros creen que no tienen que responder ante los segundos por nada, y los segundos creen que tienen una suerte loca de contar con un sistema educativo tan bueno gratis. Con esas ideas de bombero asentadas y retroalimentándose, lo dicho… si se puede, mejor huir de lo público, al menos hoy por hoy.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!